Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

2017: Muchas Pifias y Pocos Logros | Por Víctor A. Bolívar

"El pueblo en la calle, sin dirección, queda a merced y sin ningún doliente en su legítima protesta, a merced de sus verdugos" (Foto: Vladimir Marcano) 28/12/2017 11:44 AM

Victor Bolívar

Víctor Bolívar es abogado y profesor universitario de dilatada trayectoria. Fue presidente de Acción Democrática. En twitter es @vabolivar

Hacer un diagnóstico de lo que está pasando en el país es un tema redundante. Los hechos son tan contundentes que ello resulta inoficioso. Con repetir que acabaron con el país abarcamos las nefastas consecuencias de tener a un malandraje en el poder.

Lo medular es pensar en lo que tenemos que hacer para salir de ellos e inmediatamente acometer la reconstrucción de Venezuela. Y es allí, en la receta, donde está la discordancia. En el transcurrir de este año, los intentos de aplicar algunas no resultaron y hoy estamos en una peor situación que hace dos años. Dieron al traste las fórmulas que se le presentaron al país.

Por una u otra razón el revocatorio, la declaratoria de ausencia del cargo presidencial, la consulta popular, las elecciones de gobernadores y de alcaldes no cuajaron como eventos que determinaran un futuro distinto. No se dio el certero golpe de timón para cambiar el rumbo.

Fue doloroso el saldo de muertes que la represión causó en una generación que con seguridad formaría parte del relevo que necesitará el país en esa reconstrucción. Como también ha sido dolorosa la diáspora de nuestros jóvenes quienes por igual representan ese relevo generacional. En la receta debemos privilegiar esta problemática.

El liderazgo político opositor, ausente muchas veces y con pocos aciertos, se encuentra en vías de un colapso que los obliga corregir desafortunadas ejecutorias. Están bajo la lupa de todo el país con el que se encuentran en mora. El escepticismo de la gente debe ser interpretado por esos dirigentes como una señal de alarma de que tienen que cumplir con su rol y darle respuestas al país. Erigirse en líderes los compromete en la responsabilidad de entender a todo el país, entre ellos a quienes ejercen la crítica como una forma de evaluación.

De no asumir lo que el pueblo espera de ellos también serían responsables, por omisión, de  lo que avizoran los hechos recientes. Se agudizará una protesta generalizada que traerá un caos total y una represión sin límites. Esperamos que el país pueda salir de esa situación sin la lamentable suerte que hasta ahora ha sufrido.

Resumiendo, el pueblo en la calle, sin dirección, queda a merced y sin ningún doliente en su legítima protesta, a merced de sus verdugos.