Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

A 100 años de la Revolución Rusa ¿Para qué sirvió? | Por Juan Pablo Torres

Aunque parezca insólito, aún hay quien se atreve a celebrar la Revolución Rusa, sin valorar sus atrocidades. 03/11/2017 10:48 AM

Juan Pablo Torres

Abogado venezolano. Estudioso de la historia, fue trotskista y conociendo el comunismo, se declara hoy capitalista y defensor de las libertades y amante de la democracia. En twitter es @ExTrosko

Cuando me enteré, por el anuncio que hizo el mandatario Maduro, que el régimen que mal gobierna mi país, iba a festejar "por todo lo alto" la conmemoración del inicio de la Revolución Rusa hace un siglo, creí que era mi deber emitir una opinión acerca de ese hecho. Lo que me llevó a considerar importante escribir sobre la susodicha revolución no fue el que considerara a ese acontecimiento, como muchos, "el más trascendental del S. XX". De ninguna manera lo fue, pues, hubo procesos o situaciones más relevantes y que de una u otra manera trajeron beneficios y avances para la humanidad, tales como: el triunfo de los aliados en la segunda guerra mundial, el fin de la colonización, los avances científicos y tecnológicos, el enorme desarrollo en materia de informática y telecomunicaciones, la globalización y el gran desarrollo del capitalismo que permitió sacar de la pobreza a millones de personas, etcétera. No obstante, tardía y lamentablemente, aún la Revolución Rusa sigue influyendo - fenómeno éste inexplicable pues resultó un fiasco - a organizaciones políticas que controlan países. Este es nuestro caso en Venezuela, desgraciadamente, y por esta razón, creo conveniente dar una opinión sobre el aludido proceso.

Este artículo no pretende señalar pormenorizadamente la historia de la mencionada revolución, pues eso no sería posible por razones de espacio, propios de un artículo; sólo busca reseñar a grandes rasgos sucesos que marcaron el desarrollo y eventual desaparición de dicho fenómeno histórico y político. Acerca de la Revolución Rusa, hay diferencias cronológicas en cuanto a su inicio, ya que, para los soviéticos y bolcheviques ésta comenzó la noche del 25 de octubre de 1917 (de acuerdo con el calendario juliano, vigente en Rusia en ese momento) y para los países occidentales la revolución comenzó el 7 de noviembre del mismo año, de acuerdo con el calendario gregoriano. Dicha revolución, no fue más que un golpe de estado contra un gobierno - el de A. Kerensky - que quería instaurar en Rusia una república democrática. El golpe fue urdido por Lenin y Trotski, principales dirigentes del partido bolchevique, que, aprovechándose de la anarquía reinante en el país - como consecuencia de la guerra y debilidad del gobierno - y presionado éste por sectores pro-zaristas y comunistas y en medio de una situación económica terrible, lograron derribar a dicho gobierno de una manera bastante sencilla y sin que éste ofreciera resistencia alguna. Luego de esto, con Lenin y Trotski a la cabeza, los bolcheviques proclamaron la revolución comunista.

Ahora bien, ¿Que produjo la Revolución Rusa? Inicialmente instauraron un Estado policial que desató una gran represión y confiscación de las propiedades y tierras privadas. Había que comenzar con la implantación de la "Dictadura del Proletariado", que, a la postre, no fue más que la dictadura de la dirección del partido bolchevique, en principio Lenin y Trotski y eventualmente, Stalin. Desde luego que, una situación de este tipo generó resistencia: una guerra civil que duró tres años y que finalizó con el triunfo de los comunistas, luego de producirse miles de muertos y la ruina total del país.

Luego de finalizada la guerra civil, los comunistas lograron consolidar su régimen a base de mucha represión y hambrunas, provocadas éstas en unos casos por sus pésimas políticas económicas y en otras ex professo por el régimen de Stalin, tal como ocurrió en Ucrania en donde se produjo un genocidio (murieron millones de personas) por medio del hambre a inicios de la década de los años treinta. De modo que, estos fueron unos de los primeros "grandes" logros de la revolución: ruina de la Republica Soviética y hambre generalizada en todo el país.

De igual modo, también tuvo la Revolucíon Rusa otros "éxitos": la construcción de centenares de campos de concentración a todo lo largo de la Unión Soviética llamados "Gulag" y el confinamiento en éstos de presos políticos provocando la muerte de millones de ellos; provocar diversas purgas en el partido comunista con su consiguiente cantidad de miles de muertes y prisioneros; sabotear, por medio de intrigas y la represión, la resistencia republicana contra las fuerzas franquistas durante la guerra civil española; hacer un pacto de no agresión con Hitler en 1939 - hecho este poco divulgado, pero sumamente grave - por medio del cual los alemanes y soviéticos se repartieron Polonia y Finlandia y que, a la postre, dicho pacto (conocido como Tratado Molotov-Ribbentrop) estimuló las agresiones de Hitler que condujeron a la II Guerra Mundial; producir grandes chapucerías industriales o de construcción como lo fue la del canal Mar Blanco - Mar Báltico, construido por prisioneros del "Gulag" y en el que murieron miles de presos y que resultó un rotundo fracaso; el asesinato masivo de miles de oficiales del ejercito polaco en 1940 (masacre de Katyn); arruinar la economía de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (U.R.S.S.), al punto que, a principios de los años 60 podían colocar un hombre en el espacio pero no había pan en la mesa de los rusos o soviéticos; construir una gigantesca industria armentística sólo para sojuzgar a los países de su periferia y para mantener la carrera armantista con E.E.U.U.; Invadir países (la U.R.S.S. al igual que ahora Rusia, fue el país imperialista por antonomasia), tal fue el caso de Polonia y Finlandia en 1939, Hungría en 1956, Checoslavaquia en 1968 y Afganistan (su Viet-Nam durante diez años) en 1979.

Resulta drámatico que la pretensión de individuos como Lenin, Trotski, Stalin, Bujarin y otros, de aplicar los postulados del marxismo a partir de octubre de 1917 en Rusia y lograr construir en ese país una sociedad sin clases sociales, sin explotados, en la que todos vivieran felices, en fin una sociedad comunista, terminara conviertiédose dicho Estado en un paradigma, junto con la Alemania nazi, de lo que fue el "Totalitarismo", tal como lo describió espléndidamente Hannah Arendt en su magistral obra "Los orígenes de totalitarismo".

Ahora bien, lo aquí afirmado en relación a las atrocidades que se cometieron durante el tiempo en que duró el ensayo comunista en la U.R.S.S., no es sólo la opinión de personas que adversan la ideología socialista o comunista, sino que fueron corroboradas muchas de ellas en el informe presentado en el "XX Congreso del Partido Comunista" de la Unión Sovietica por Nikita Kruschev en 1956, en el que él denunció los crímenes y atrocidades cometidas por Stalin durante el régimen de éste, desde 1924 a 1953, año en que falleció. También corroboran estas barbaridades, la munumental obra de Alexander Solzhenitsyn "Archipiélago Gulag", en la que detalla las purgas o eliminación física o social de millones de disidentes en el "paraiso" comunista, además de la vida en los campos de concentración en los que vivió como prisionero su autor y lo confirman también, los documentos oficiales que fueron desclasificados luego de la desaparición en 1991 de la U.R.S.S..

La mencionada revolución terminó 74 años después de haber comenzado y fue producto de un desmoronamiento: se cayó por si sola, asfixiada como una ballena en una piscina para niños. Esto ocurrió luego de que, a partir de 1989, cayeran también las dictaduras comunistas de los países aliados de la U.R.S.S.: Rumania, Checoslovaquia, Polonia, Alemania del Este, los países Bálticos y de que, se impusiera en el régimen el sentido común de un hombre sensato y realista: Mijail Gorvachov.

De modo que, la humanidad y acá en Venezuela menos, nada tenemos que celebrar o conmemorar en relación a la Revolución Rusa, pues esta resultó ser un verdadero desastre histórico. Cabe la pregunta: ¿A alguién se ocurriría conmemorar el advenimiento de Hitler al poder en 1933? Desde luego que no, pues sería recordar o festejar algo aberrante: el nazismo. Entoces, ¿tenemos motivos los venezolanos para celebrar el aconteciemiento del que trata este artículo? De ninguna manera, pues nuestro país, está arruinado por el empeño absurdo de querer aplicar una ideología arcaica y fracasada, la de la Revulución Rusa. Por el contrario, esperamos que el aniversario de dicha revolución pase en el mundo, sin pena ni gloria y que siga descansando en paz ¡Amen!