Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Actos constituyentes: la legitimación del horror | Por Aura Palermo

Las "operaciones de Liberación del Pueblo" no fueron más que el entrenamiento para el terror revolucionario que se aplicaría de forma masiva contra la población 25/07/2017 7:56 AM

Aura Palermo

Aura Marina Palermo, es analista de entorno y de evaluación de riesgo, especializada en el contexto político, social y económico de Latinoamérica. En twitter es: @APIntegra

“La Constituyente es el poder que puede regenerarlo todo” 
Nicolás Maduro

Los regímenes totalitarios como es el caso del Socialismo del Siglo XXI (Castro Chavismo) secuestran la libertad, quiebran el espíritu y la voluntad, es la inexistencia y consecuente negación de la persona como individuo, transformando a la sociedad en seres sumisos, autómatas, adocenados y sectarios que no poseen libre albedrio.  

El objetivo de dominación de Fidel Castro al igual que el de Hugo Chávez, lo maquillan con cantos de sirena, con la exaltación del amor por el pueblo, a los pobres del mundo, la salvación del planeta, la promesa de la tierra prometida y un "mundo feliz", un ejemplo de ello es la expresión: "Chávez corazón del pueblo". 

Los gobiernos del mal funcionan como una secta religiosa, fomentan la destrucción del pensamiento porque la ciudadanía debe ser aplastada, o masacrada, solo debe existir una población de seres que "odien mucho y no piensen nada", un grupo homogéneamente convencido sobre la veracidad indiscutible del Chavismo como doctrina de salvación, porque el comunismo funciona como una religión, que se juramenta "hasta la victoria siempre" anteponiendo el fin a los medios.

Es por ello que pensar sin miedo y con libertad, se convierte en un delito de altísima peligrosidad, un "delito de estado" para las sectas totalitarias, porque eso viola el pensamiento único del líder supremo, por eso se rotula al “desafecto” con epítetos mohosos como el de "Traidor a la Patria". 

Esta táctica no es nueva, ha sido muy utilizada por tiranías como la cubana y la soviética, y en líneas generales por todos los regímenes totalitarios del siglo XX y XXI, esto obedece a que la noción ideológica de los comunistas no contempla convivencia, entendimiento ni reconciliación, con quienes no aceptan el socialismo y el ideario revolucionario del "Líder Supremo", razón por la cual deben ser silenciados con exilio, prisión, tortura o muerte.

Venezuela es un país enfermo en su moral que desfiguró la justicia y la puso al servicio de los intereses políticos, desde 1993 con el golpe de estado judicial a CAP2, que degeneró a lo largo de los años, en un golpe de estado constitucional a la Republica, con la ilegal ANC de 1999 que dio origen a la actual constitución Castro Chavista: La "Bicha", un nombre muy apropiado por cierto, para un instrumento jurídico diseñado para que en medio de intrigas, estrategias y manejos, avanzar en la construcción de un régimen castro comunista con fachada democrática.

Para ello, el Chavismo ha usado recursos variados, más allá de una constitución hecha a la medida: leyes habilitantes, enmienda constitucional, estado de excepción, decreto de emergencia económica, y lo mas reciente, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de nuevo, donde los "actos constituyentes", serán el principal objetivo que les permitirá "poner orden", y  profundizar  el "Estado Social" de la "Bicha", adecuándola para esta nueva fase de transición al comunismo: El Estado Comunal, Estado de Misiones Socialistas y Democracia Popular.

Mediante los actos constituyentes (decisiones y/o acciones), el régimen reformará el Estado saltándose la consulta ciudadana, y sin ninguna institución que pueda oponerse, siendo los mismos, de aplicación inmediata.
Veremos cómo leyes viejas serán reformadas (por ejemplo el Código de Comercio), las que ya fueron dictadas por el régimen entre 1999-2017, serán adecuadas a los nuevos tiempos (como el Código Orgánico Procesal Penal), otras, serán sustituidas, e innovarán con leyes  nuevas como lo será una Ley Contra Actos de "Terrorismo", la ley de reordenamiento Territorial (reordenamiento comunista de la geopolítica de la nación), en el marco de la profundización de la CRBV, para desarrollar los mandatos constitucionales de la "democracia popular bolivariana”, es decir, comunismo puro y duro.

Los actos constituyentes vía ANC, legalizarán las persecuciones, y los derechos más elementales, como el ser opositor fuera del sistema de partidos validados, será un crimen penado por jueces y fiscales militares, el número de presos políticos se multiplicará abruptamente bajo el imperio de las Leyes Comunistas y el "jurismo del horror". 

Operaciones como la de Liberación del Pueblo (OLP) y la Operación "Tun Tun", mostrarán su verdadera razón de ser, "escuadrones del terror y de la muerte" para exterminar a la ciudadanía que tenga la osadía, de no acatar los designios de la tiranía. 

El caso emblemático del asalto terrorista a las Residencias Los Verdes, en la urbanización El Paraíso de Caracas, por parte de los esbirros del régimen, es solo la punta del iceberg de lo que veremos, una vez que se de inicio a los actos constituyentes, una vez instalada la Asamblea Nacional Constituyente.

De allí la recurrencia de Chávez decir que “dentro de la Constitución Bolivariana todo, fuera de la Constitución Bolivariana nada”, porque en los regímenes totalitarios, los crímenes de estado más siniestros, siempre se harán dentro de un marco complejo de "leyes", hechas a la medida de la tiranía.