Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

¡Aquí no ha pasado nada! | Por Víctor A. Bolívar

Hoy las fuerzas del régimen se han reorganizado en un PSUV que agonizaba (Foto Cristian Hernández) 05/09/2017 11:30 AM

Victor Bolívar

Víctor Bolívar es abogado y profesor universitario de dilatada trayectoria. Fue presidente de Acción Democrática

A mi amigo Iván Marcano, un contestatario que se ha ido

Antes del anuncio de participar en unas elecciones regionales nadie daba un céntimo por el castromadurismo. Cierto, salvo la presencia en la calle de las fuerzas represoras, militares y paramilitares, los demás afectos al régimen brillaban por su ausencia mientras se mantenía, con todos los altibajos, una importante protesta de la oposición.

Le vino como anillo al dedo del dictador Maduro que se detuviera ese proceso que le estaba minando su permanencia en el trono; no en balde, se ha convertido en el promotor y vocero principal de esos comicios. Las heroicas jornadas de protesta, con su lamentable saldo de fallecidos, heridos, desaparecidos, torturados y detenidos, sirvieron de poco para medir el lance temerario. Así como sirvió de poco la inédita consulta del 16J, que tendrá un lugar importante en la historia por escribir.

El reconocimiento tácito de la ANC, por vía del reconocimiento expreso de un fraudulento CNE por ella ratificado, al igual que el acatado adelanto de las elecciones, tendrá sus consecuencias. Como las tendrá la decisión de acudir incondicionalmente con ese órgano deslegitimado en su origen y desempeño.

Y no tildo por ello de colaboracionista a la MUD, pues generalizar al respecto sería injusto. Sería no reconocerle haber puesto al pueblo en la calle con las protestas y la consulta. Solo apunto a que también vació la calle, en una errada estrategia que en mi criterio causó estragos en las fuerzas opositoras. No es precisamente la MUD la que puede ahora calificar de divisionistas a quienes le acompañaron en esas luchas y dejados por ella en la orfandad, no es justo.

Hoy las fuerzas del régimen, con ocasión al aún enigmático evento electoral, se han reorganizado en un PSUV que agonizaba. Se nuclean en torno a candidatos, con mensajes, lemas y afiches, todo en un dudoso proceso que es el propio sombrero de pumpá del que pueden salir como trucos conejos, sapos y culebras, hasta la propia roca de Sísifo para la oposición.

Aún si obviáramos por un instante la diabólica ANC, dentro de las variables manejadas por el régimen solo caben los escenarios que les convengan. De tal forma que de realizarse, aún con un resultado en el que obtenga varias gobernaciones, derivaría en un reconocimiento internacional, con una alta incidencia en el manejo de la situación interna. La presión internacional y las medidas serán cosas del pasado en el marco de otros escenarios electorales para los consejos legislativos, alcaldías, concejos municipales y presidenciales a finales del 2018.

¡Aquí no ha pasado nada!