Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

De autogoles e infiltrados | Por Víctor A. Bolívar

El hueso de las regionales encontró a perros fieles dispuestos a morderlo. (Ilustración @EmeJotaArt) 12/10/2017 1:00 PM

Victor Bolívar

Víctor Bolívar es abogado y profesor universitario de dilatada trayectoria. Fue presidente de Acción Democrática

Las elecciones regionales arrojarán un poder compartido que creará una nueva gobernanza en el país. Alcanzar una buena cantidad de gobernaciones pudiera representar para la dirigencia opositora un apalancamiento para intereses futuros.

Sin embargo, la coexistencia de esta cuota de poder con los poderes nacionales, regionales y locales, en manos del régimen, tiene sus bemoles. Mención aparte, a ese efecto, cabe hacer del mamotreto constituyente y de los Generales de nuestras FANB . Internacionalmente tendrá su lectura. En ese contexto, el costo político de entrar por el aro electoral pudiera ser muy alto si esa dinámica desnaturaliza los objetivos trazados, que por imperiosos no otorgan margen de espera.

Puede ser un lugar común, pero hay que enfatizar que el país está en la ruina y que vamos inevitablemente a un colapso que puede pasarle factura a propios y extraños. Es entonces como asumimos que en una gobernanza compartida la responsabilidad troca a una corresponsabilidad limitante en la visión y en la acción. El discurso de las soluciones inmediatas se desinflará y la viabilidad de un proceso que ponga fuera de combate a esta mafia, se disipará en una maraña de toma y dame, en un angustioso e interminable clinch del que difícilmente salgamos airosos.

Me disculpa el diputado Freddy Guevara, pero no es cierto que sea un autogol la decisión de no participar. Nos metimos un autogol desde el momento mismo cuando decidieron cambiar de caballo a mitad del río. No pueden calificar de abstencionistas a quienes acudimos masivamente a la consulta popular del 16J, sería un contrasentido. Tampoco a los que no acudimos a validar ese adefesio de “ANC”, hubiese sido un despropósito. Como tampoco podemos adjetivar de infiltrados a quienes erróneamente impusieron la no participación del 2005, para ellos sería una “autoflagelación”.

Con estas elecciones regionales en dictadura, que no presidenciales, reiteradamente sin condiciones y con su “piquete”, se nos hace el tiro largo para salir de esta pesadilla. El ejercicio del voto es un derecho y si usted lector lo quiere ejercer el voto está en su derecho. A los candidatos solo nos queda desearles la mejor de las suertes. Respeto como una decisión digna a quienes no deseen hacerlo por convicción.