Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

De la Masacre de El Junquito a la Masacre Electoral | Por Agustín Blanco Muñoz

La censurada caricatura de Rayma Suprani, que causó el hackeo de su página, ilustra este artículo como apoyo a la artista censurada y repudio al censurador. 29/01/2018 10:30 AM

Agustín Blanco Muñoz

Historiador venezolano. Dedicado durante décadas al estudio de la historia violenta de Venezuela, ejerce la docencia en la UCV, coordina el Centro de Estudios de Historia Actual y la Cátedra Pío Tamayo de la UCV

Este 15 de Enero quedó grabado en la mente de la mayoría de los venezolanos una acción sin precedentes. Seis hombres y una mujer rodeados y materialmente condenados a muerte, hacen público, vía redes, la secuencia de una enorme tragedia. La expresión “estamos rendidos, no disparen” se dijo muchas veces. Se mostró los rostros ya heridos mientras se pedía negociación.

Las fuentes gubernamentales señalan que el propósito era la captura de los miembros de la Resistencia que, en armas, habían manifestado su decisión de enfrentar al régimen. Pero en la realidad todo estaba dispuesto para cumplir la orden presidencial de echarle plomo sin contemplación a los alzados contra “la república”.

Un pequeño grupo de alzados condenado a muerte sin contemplaciones.

El pequeño grupo de alzados, refugiados en un débil chalet en el kilómetro 16 de El Junquito, estaba condenado a muerte. A esto abona algunos errores en su actuación y ser objetivo de la delación interna. Y ellos parecían presentirlo. Por esto, tal vez, dejaron testimonio de sus últimos pasos por la vida. Una comunicación que el régimen no impide. ¿Le interesaba para que la disidencia sepa lo que le espera en caso de ir más allá de la raya permitida?

¿Pero llegaron estos combatientes a la convicción de que podían ser masacrados en la forma más bestial y en medio de la más ruda iracundia? En la primera hora del inmenso cerco militar y policial, cuando se produce la conversación entre el jefe de la operación, mayor Rafael Enrique Bastardo Mendoza, Óscar Pérez y otro compañero del grupo atacado, parecía haber salida pacífica.

El oficial dice que tiene orden presidencial de resguardarles la vida y los sublevados hacen valer su condición de patriotas que luchan por una mejor Venezuela. Y llegan a pedir al oficial que se sume a esta pelea contra los males que aquejan hasta su propia familia. En las horas que siguen se reveló la verdad. La orden emitida era muy concreta: ¡asesinar!

Por los momentos no es posible reconstruir la secuencia que se sigue para llegar a la masacre. Pero no hay duda de que hubo una programación tendente al logro de este objetivo que se consideraba fundamental para avisar a quien se proponga actuar por la vía de las armas el fin que le espera. Esto lo deja claramente establecido el “Fiscal” (FGR) cuando después de un largo silencio justifica la masacre porque eso le espera a todo aquel que se proponga un cambio por las armas y no por los votos.

Tal vez estos jóvenes no tenían conciencia de la condición de farsantes y perversos que caracteriza a todo masacrante. El proceso de exterminio que ha estado presente a lo largo de la historia de este ex país la distingue la trampa y el engaño.

Esta historia de invasión y masacre tiene ya una data superior a los 500 años. En 1492 se inicia en estas tierras ese proceso destructor. Hombres y frutos caen bajo el imperio de la fuerza en nombre de un falso descubrimiento. Un engaño que sirve de disfraz al programa de toma invasora de esta realidad para ponerla al servicio de intereses coloniales. No hay sociedades cubiertas ni descubiertas. Y por eso se puede afirmar que Nadie descubre a Nadie.

Del aplastamiento capitalista al socialista.

Pero los civilizadores, usurpadores y destructores se mantienen aún en nuestros días. Y hoy se hacen llamar socialistas. Otro ropaje para la misma imposición, el mismo despojo, la misma humillación. El propio aplastamiento capitalista trasladado a otro imperio que dice ser humanista, democrático, igualitario, solidario, independiente, soberano y republicano.

A lo largo del proceso social de lo que hoy es un ex país, han quedado registrados todos los niveles de masacres-exterminios. Independencia o república, las supuestas democracias o las dictaduras tienen los más variados y acusadores registros. Y en el período reciente la situación se mantiene.

El 23 de Enero de 1958 se proclamó la llegada e implantación de la democracia y la libertad en Venezuela. Quedaba supuestamente atrás, al fin, el lastre dictatorial que tan firmemente había marcado esta historia. El festejo de aquel momento se hizo inolvidable. El colectivo-pueblo siguió en la calle pero ya no en plan de combate a la dictadura sino como guardián de la naciente democracia.

Este es un tiempo en el cual se reitera permanentemente el rechazo a los procedimientos de terror, crímenes o masacres propias de las dictaduras. Pero en la realidad esto no se cumple. Pronto se vio que la aplicación de la fuerza por encima del derecho continuaba, pero ahora con un atuendo democrático.

De la tiranía perezjimenista a la dictadura democrática

Por tanto, la violación de los Derechos Humanos y las libertades en general, la censura, la represión, la persecución, la tortura, las ejecuciones, las masacres se mantienen en un corto plazo en términos supuestamente moderados, pero conservando su esencia de degeneración y perversión. Posteriormente se pone de lado el disfraz democrático y se pasa a la actuación dictatorial.

El 04Oct-1959 se comenzó a disparar al colectivo-pueblo. Betancourt ordena detener la protesta por la eliminación del Plan de Emergencia que instala la junta de gobierno del 58 para subsidiar a los desempleados. En la plaza La Concordia caen los primeros muertos por razones políticas y, con la lucha armada de los 60 y sus secuelas hasta los 90, se llegará al registro de unos 5000 muertos. Este es un rasgo fundamental de la llamada democracia punto-fijista: poner a un lado el Estado de Derecho.

La masacre democrática se convierte en institución

La masacre sigue siendo de este modo una “respetable institución”. Prevalece la orden presidencial de disparar a matar a quienes promuevan inestabilidad. Y en esta dirección a lo largo del período se registra el asesinato individual y el colectivo. Es el caso, por ejemplo, de Chico Velásquez y Livia Gouverneur muertos en 1961.

A la hora del Carupanazo y el Porteñazo se masacra. El diciembre del 63 se masacra a propósito del boicot electoral decretado por las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN).

Se cumple igual cometido con los Teatros de Operaciones Antiguerrilleros (T0), los torturados, asesinados y desaparecidos en tiempos de Raúl Leoni. El pacificador Rafael Caldera produjo masacres urbanas. Carlos Andrés Pérez sigue la masacre: matan en tortura a Jorge Rodríguez. Con Luis Herrera Campins se dan las masacres de Yumare y Cantaura. Con Carlos Andrés Pérez II se produce la masacre del 27F-89.

Chávez llega a la presidencia con los muertos del 04F y 27N 1992

Chávez llega a la presidencia con los antecedentes de los muertos del 4F y el 27N-92. Y a lo largo de su gobierno se suma la masacre del 11A-02, de La Paragua y del Barrio “El 70”, y el “gas del bueno”. Con Maduro ocurren las represiones con carácter de masacres del 12F-14, del año 17 y la masacre de Tumeremo.

En este momento se produce la Masacre del Junquito.

En este contexto se inscribe la masacre del 15E-18 en El Junquito. Y lo primero es recordar el ingreso de Óscar Pérez al escenario político. Esto ocurre el 27/06/17 cuando secuestra un helicóptero perteneciente al CICPC, cuerpo policial en el cual prestó servicios por 16 años.

Con la nave procede a lanzar algunos disparos contra el edificio sede del Min. Interiores para luego hacer estallar algunas bombas contra el edificio sede del TSJ y mostrar una pancarta llamando al pueblo a rebelarse contra el gobierno. En la operación no hubo víctimas.

Oscar Pérez y el secuestro del helicóptero del CICPC

El avión fue abandonado y localizado en Osma-Estado Vargas. El lugar está sembrado de plátanos y cambures. Se comentó entonces que el piloto secuestrador huyó en una lancha con rumbo desconocido. Nada se sabía de su paradero.

En este momento sale a relucir la condición de actor de este piloto que actúa en el film Muerte suspendida en el cual se presenta en plan del héroe que rescata del secuestro a un empresario venezolano. No ha faltado, en consecuencia, quienes señalen que OP intenta llevar a la realidad lo que vivió a nivel cinematográfico, pero con un propósito distinto: rescatar su Venezuela.

Oscar Pérez reaparece el 17 de julio del 17 en la Plaza Altamira

Sin embargo, el ministro del interior, el 28/06/17, ve las cosas de manera diferente e informa que el desertor del CICPC está vinculado a la CIA. Es decir, que es una ficha a favor de los planes antigubernamentales del imperio. Y agrega el alto funcionario, que sobre Pérez se ha activado la alarma roja internacional. ¿Esto quiere decir que Pérez estaba infiltrado en el seno del CICPC?

El 13/07/17 reaparece OP en la Plaza Altamira durante un homenaje que se rendía a los caídos en las jornadas de protestas antigubernamentales. Concede entrevistas a medios nacionales e internacionales y se retira del lugar sin problemas, luego de referir los objetivos que persigue el movimiento al que pertenece. Se comentó que se movilizaba en moto y con acompañantes.

Mucha gente no creía en Oscar Pérez

Este proceder despertó algunas interrogantes: ¿cómo explicar que el avión secuestrado no haya sido perseguido y que, en consecuencia, pudo aterrizar sin problemas y su piloto ponerse a salvo sin ningún obstáculo? Y este tipo de preguntas estuvo acompañado de comentarios humorísticos y dubitativos: ¿qué es esto que estamos viendo? ¿Un secuestro sin secuestro o permitido? Mucha gente no creía en OP. Pero a la hora de su asesinato fueron muchos los arrepentidos de haber proferido burlas y falsas acusaciones.

Sin embargo Pérez siguió por los medios difundiendo un mensaje retador y radical

Durante cuatro meses la actuación pública de Pérez se hizo por los medios. Allí se le vio hablando sobre los planes de su equipo para enfrentar el gobierno. Un discurso frontal, retador y radical. Dijo de manera reiterada que a este régimen y sus líderes les había llegado su fin porque el movimiento que dirigía los liquidaría.

El 18 de diciembre asalta un puesto de la GNB para obtener armas

El 18/12/17 OP comanda el grupo que asalta un puesto de la GNB en Los Teques. Obtiene armas en una operación sin bajas. De inmediato, el 19/12/17, en el marco de la reunión con los alcaldes recién electos, Nicolás Maduro dijo: He ordenado “tolerancia cero” con los responsables del robo de armas en el Comando de la GNB de San Pedro de Los Altos.

La orden de Nicolás Maduro: Plomo con los grupos terroristas

Y agrega: He ordenado a las FANB que donde se aparezcan “plomo con los grupos terroristas”. Importante precisar: Tolerancia cero significa en este contexto echarle plomo sin contemplación a los terroristas. Y esta orden de disparar a matar se ratifica el 28/12/17.

Entonces exige a su aparato represivo “eficacia y velocidad para capturar y desmantelar la célula terrorista”. Para aplastar a plomo al terrorismo. Y esto es lo que entiende por eficacia.

¿Y cómo y por qué esta decisión? Maduro parece entender que este movimiento libertario no nace y termina en un puñado de muchachos. Entiende que detrás de ellos hay toda una maquinaria interna y externa que tiene muy claros intereses y aporta recursos para adelantar una política antigubernamental. Y eso se considera con mayor rigor a propósito del discurso de OP que lleva a pensar en un movimiento opositor de fuerza y trascendencia.

Sin embargo a la hora de confrontar al gobierno se le dejó materialmente solo

Por esto no había inclinación a pensar que a la hora de confrontar con el gobierno se le podría ver materialmente solo en esa difícil misión. Y esto plantea serias interrogantes: ¿Tiene alguna lógica que un reducido grupo se proponga como objetivo enfrentar una maquinaria asesino-destructora? ¿Es por esto que nadie salió en su auxilio?

¿Es tal la ingenuidad de Pérez y su grupo que además se acompaña de un voluntarismo que alimenta la espontaneidad y las salidas mecánico-idealistas? ¿Es esto lo que explica los llamados que hacen Pérez y sus compañeros reiterativamente, para que el pueblo se subleve y los acompañe en sus tareas liberadoras? En definitiva ¿estamos en presencia de un grupo al cual se le abandonó a su suerte?

¿Como explicar que 600 militares y policías fuertemente armados no pudieron neutralizar a un grupo tan reducido?

Y esto tiene que ver con la dimensión de la masacre. Para los organismos de inteligencia oficialistas está claro que el de OP es un movimiento débil y limitado. Por ello, la orden de Maduro termina en un escenario de muchas interrogantes: ¿Cómo explicar que un alto contingente militar-policial de entre 500 y 600 militares y policías fuertemente armados no pudiese neutralizar y capturar un debilitado grupo de 7 a 12 personas?

¿Es más que evidente que el plan de captura en ningún momento estuvo en los planes del gobierno? Si no es así ¿cómo explicar el uso de armas como el lanza cohetes que destruye el chalet que hace de refugio y con cuyo impacto quedan agónicos los alzados? ¿Esto forma parte de lo programado para llegar al remate del tiro en la cabeza?

¿Y que función cumplía la presencia y protagonismo de colectiso?

¿Por qué se hace impreciso, confuso y contradictorio el comando de la operación? ¿Comandaba en realidad el Mayor Bastardo Mendoza? Si es así ¿cómo se explica la presencia y protagonismo de colectivos y en particular del jefe del colectivo Las tres raíces, que hace vida en el 23 de Enero?

¿Y como es que aparece Mayker Vásquez con un tiro en la espalda?

¿Cómo es eso de que Mayker Vásquez hace acto de presencia en la escena porque es llamado por uno de los alzados para dialogar? ¿Cómo es esto de que un opositor rendido escoge, por encima del mando de la operación, con quién va a negociar?

¿Cómo explicar, en base a que lógica, que en plena negociación se le dispare por la espalda a Mayker Vásquez? ¿Por qué es Freddy Bernal quien anuncia la muerte de Vásquez, uno de sus lugartenientes en los CLAP?

¿Fue un sacrificado?

¿Tiene algún asidero el comentario de que este hombre se le fue de control a Bernal quien se vio obligado al correspondiente “sacrificio”? Y para más confusión: ¿cómo explicar que a la hora de identificar las víctimas del oficialismo, la Policía Nacional Bolivariana señale los nombres de los supervisores: Andreu Gárate y Roger González y el ministro Reverol dice que los muertos son S/J Adrián Domingo Ugarte Ferrera y O/A Nelson Antonio Chirinos La Cruz? ¿Por qué no menciona para nada el nombre de Mayker Vásquez?

Mayker: ¿Dirigente de los colectivos y policía?

¿Por qué le corresponde a Mario Silva de “La Hojilla” clarificar que Vásquez además de dirigir un colectivo también es policía? ¿Será verdad que Mayker fue llevado a este escenario por su experiencia en hacer el “trabajo sucio” y por ello, se le encarga de terminar con la vida de los sublevados?

¿Es este el mismo autor de los disparos en la cabeza o ya para ese momento había sido liquidado? ¿Por qué si era policía se le entierra con los rituales de los colectivos? ¿Cómo y cuándo fue el sepelio del otro policía fallecido?

¿Y por qué no se entregan los cadáveres a sus familiares?

Y una vez producida la masacre ¿por qué se deja pasar cerca de 24 horas para dar el boletín oficial de la muerte (asesinato) de los siete sublevados que se encontraban en el escondite destruido? ¿Por qué no se hace entrega de los cadáveres a los respectivos familiares para la sepultura? ¿Con una arbitrariedad se quiere tapar la anterior?

 

Y después de la masacre viene el anuncio del adelanto de las presidenciales

Y es tal la programación que parece seguirse, que apenas enterrado forzosamente OP el 21/01/18, se comienza a montar el escenario para un espectáculo que ocupa todo el espectro publicitario: el adelanto de las elecciones presidenciales.

La noticia se hace preponderante en forma inmediata. En pocas horas la Masacre de El Junquito empieza a perder fuerza como elemento de y para la denuncia de una de las más atroces violaciones de los DDHH en la historia de este ex país.

Se quiere hacer prevalecer la programación para terminar con un grupo de enemigos que se atrevieron a “levantar armas contra la república”, razón por la cual se les acribilló sin contemplación, tal y como había ordenado Nicolás Maduro.

Los Monstruos gubernamental y opositor silencian el asesinato y festejan la democracia electoral y masacradora

Se entiende que este operativo criminal tiene un claro mensaje, un espejo, para todo aquel que se lance por el camino radical a enfrentar esta dictadura militar-policial-narco-delincuencial-civil. Y en esta decisión anti violencia y “por la paz” el gobierno no está solo.

Además de contar con todas sus instituciones, tiene el agregado de unas oposiciones que también temen a toda expresión violenta que intente apartarla de su vía electoral. En este punto hay perfecta comunión entre el monstruo gubernamental y el opositor.

La disidencia violenta es y será un enemigo a vencer en todo momento y circunstancia. Sólo la vía democrático-electoral tiene sentido y pertinencia para conducir todo lo relativo a la vida de la nación.

Y frente a este discurso ¿cómo establecer una línea de inflexión? ¿Cómo determinar si hay alguna diferencia entre las posiciones? Esto es algo particularmente difícil. De allí la confusión que se ha generado en la gran mayoría del colectivo-pueblo que a esta hora tiende a identificar esas dos fuerzas y verlas como los grandes actores de la tragedia que actualmente se padece.

Ningún diputado de la AN corrió el riesgo de ir a El Junquito pero ayudaron a reclamar los cadáveres en la morgue.

Y eso queda en evidencia en el registro que puede hacerse sobre el silencio generalizado y con escasas excepciones que hizo la MUD de este genocidio 15E-18, de esta masacre programada, síntesis de 60 años de masacres, para que sirva de espejo en el que se mire todo aquel que se atreva a atentar contra esta gran república sin república del siglo XXI.

Los diputados MUD, al igual que la gran prensa, actúan discretamente. No hay noticia de que algún diputado haya hecho acto de presencia en El Junquito ni que medio alguno haya intentado siquiera trasmitir “en vivo y directo”. Esto si lo hacen desde la Morgue de Bello Monte. Pocos diputados estuvieron en el lugar para apoyar a los familiares en el reclamo de los cadáveres. Y, por supuesto la Asamblea Nacional nombró una comisión para clarificar los hechos.

La ANC convocó ahora a la masacre electoral con el apoyo de la MUD

El asesinato y la complicidad se juntan de la manera más grotesca. Apartado este escenario de violencia, la Asamblea Nacional Constituyente convoca a elecciones presidenciales para continuar el programa de masacres, ahora para aumentar la dominación sobre el colectivo-pueblo y cumplir para ello con el sagrado deber de ratificar esta dictadura, considerada como “moderna” y que nada tiene que envidiar a las más criminales del mundo.

La opinión internacional se opone a la masacre electoral pero no la MUD de la complicidad-ambiciones

Y este escenario, donde no había concluido el entierro de los masacrados, los candidatos MUD, encabezados por Ramos Allup anunciaban sus candidaturas para enfrentar al candidato masacrante que ya está listo para imponer su reelección con el apoyo y legitimación que le otorgan esas oposiciones. La opinión internacional se opone a esta convocatoria. Se sabe de antemano que será una masacre electoral. Pero los cómplices MUD levantan con mucha firmeza y decisión las banderas de la complicidad.

Frente a la soledad y desprendimiento de Óscar Pérez y su grupo está la entrega de los monstruos supuestamente opositores

Por todas partes se percibe la soledad de OP y su grupo. Un gesto con dirección al sacrificio que habrá que recordar y seguir en su estudio para aprender del mismo. Un dramático y terrible acontecer que, ojalá no sólo quede grabado en la mente de esta triste realidad sino que sirva como otra lección de desprendimiento y capacidad de lucha en el registro de la historia con sentido y proyección de porvenir.

Al frente de esta actuación que nadie podrá desvalorizar están las fuerzas que, tomadas por la infamante complicidad no muestran ni siquiera intención de deslinde. Son simplemente los monstruos gubernamentales y opositores. ¿Cómo pensar aquí en cambio en el corto o mediano plazo?

Esta revolución es síntesis de todas las miserias

El mayor enemigo de este régimen masacrante podría estar en el disparo del hambre. Pero este gobierno ya tiene dispuesto un enorme y creciente aparato de control basado en el Partido CLAP-Carnet de la Patria para llevar al cementerio revolucionario, bolivariano, socialista a todo pobre que no se acoja a las bolsas del chantaje y la humillación que sintetizan todas todas las miserias.

Una realidad por la que tendrán que responder los dos monstruos de la destrucción. ¡Qué historia amigos!