Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Diálogo y Oxígeno para Maduro | Por Angélica Mora Beals.

La MUD, el gran respirador artificial proveedor de oxígeno para la tiranía de Maduro (Foto: Cristian Hernández @FortuneCris) 07/12/2017 10:00 AM

Angélica Mora Beals

Periodista chilena. Residenciada en New York, EEUU. Interesada por la política de su país natal, de Cuba, Venezuela y EEUU. Ha ejercido para medios como Radio Martí y La Voz de América

Nuevamente la oposición venezolana anuncia, con bombos y platillos, que se reunirá con representantes del gobierno de Nicolás Maduro a partir del primero de diciembre, para buscar una salida a la crisis que vive la nación bolivariana.

Nuevamente la oposición parece que cree en "pajaritos preñados". (Quizás por lo del pajarito Chávez, que se le aparecía a Maduro, pero que lo ha abandonado, porque -que se sepa- no se ha aparecido más nunca).

No se sabe si los miembros de la Mesa de la Unidad Democrática, MUD, son ingenuos hasta las lágrimas o están jugando un juego subterráneo, de cara a sus propios futuros, vendiendo una vez más los destinos de la sufrida Venezuela.

¡Cómo alguien puede creer, a estas alturas de la crisis, que Nicolás Maduro es sincero!, cuando lo único que quiere el dictador es ganar tiempo, limpiar el ambiente en su contra e implantar la estrategia para las truculentas elecciones presidenciales que piensa llevar a cabo el próximo año, en contuberbio con la Cúpula gobernante cubana.

Resalta el hecho que, en los puntos a tratar en los encuentros de Santo Domingo, no figura la liberación de los presos políticos, como tema de las conversaciones.

Maduro, pese a sus estupideces, parece el más sagaz del grupo. Por algo está todavía aferrado al poder.

Hasta el momento, pareciera que lo único que derribará a Maduro y su Corte de los Milagros, será el Comején Económico, que se está comiendo la entera nación, por más que se coloque en los diques a generales a cargo del chorro petrolero. Se razona que si los militares vendieron la Patria, mal pueden ahora tratar de tapar los abismantes agujeros financieros con sucios dedos.