Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

El Injerto Socialista y la Sopa Transicional | Por Aura Palermo

Desde 1992, pasando por Yare y la UCV, el plan de destrucción del país viene estructurado para crear incertidumbre que lleve al caos (Foto: Cristian Hernández @FortuneCris) 03/08/2017 11:30 AM

Aura Palermo

Aura Marina Palermo, es analista de entorno y de evaluación de riesgo, especializada en el contexto político, social y económico de Latinoamérica. En twitter es: @APIntegra

Es tiempo de que les explique lo que es la Agenda Alternativa Bolivariana (AAB), su importancia y porque la considero la matriz de todo este "zaperoco" que a muchos parece cosas de "locos", y que responde al nombre de "Construcción del Socialismo Bolivariano". En ese "folleto" (la AAB) se diseñó el tránsito de un "país a una patria", y su importancia es de tal magnitud, que su estudio es indispensable para entender, comprender, analizar, y porque no, hasta pronosticar el futuro inmediato y las acciones que vendrán con la aprobación del decreto de emergencia económica vía estado de excepción, el cual debería conllevar un conjunto de medidas que Nicolás Maduro ya anunció que anunciaría, señalando que la ruta que seguiría para "salir de este laberinto" seria precisamente, la de la Agenda Alternativa Bolivariana

Pero antes de abordar la Agenda Alternativa Bolivariana, es bueno recordar su génesis que radica en los decretos del 4F de 1992, redactados por Kléber Ramírez con la colaboración y coordinación de Francisco Arias Cárdenas.

La AAB no es documento nuevo (1996) y fue desarrollado en la cárcel de Yare por Hugo Chávez, Jorge Giordani, Héctor Navarro y otros profesores de la UCV del Grupo Garibaldi, con el fin de servir de guía referencial en el proceso de cambio de régimen político y modelo económico, concebido para convertir a Venezuela en una nación "Socialista Bolivariana del Siglo XXI" siguiendo un modelo de corte marxista, antimperialista y "chavista".

La AAB es la pieza programática fundamental del chavismo y sirvió de base para la gestión de gobierno que Chávez emprendió, una vez que toma el poder en 1999.

La AAB es el mapa de una ruta metodológica que se ha venido desarrollando año tras año de manera consecuente, con la Constitución Bolivariana y el Plan De Desarrollo de los 5 Equilibrios, en 1999, y luego con el Proyecto Nacional Simón Bolívar del 2006 para el período 2007-2013, concluyendo con la Ley del Plan de la Patria 2013-2019. A esto habría que sumarle los más de 275 Decretos Leyes que por vía habilitante, se han promulgado en estos 17 años.

Por lo tanto, se puede afirmar categóricamente que la AAB conforma la base de la transición venezolana al socialismo, que es lo que estamos viviendo en los actuales momentos y viviremos en un futuro cercano. Según Jorge Giordani, coautor de la AAB y de todos los Planes de la Nación de la Mano de Hugo Chávez, la “salida del laberinto” (el subtítulo de la AAB) implica que: “debemos salir del capitalismo rentista petrolero para construir el socialismo productivo venezolano, pero existen dos grandes riesgos y dos opciones que compiten: el socialismo productivo venezolano versus el socialismo rentístico venezolano”.

Según los autores, esta transición finalizará con la quiebra del modelo anterior y la instalación de uno nuevo (crisis orgánica) . Este proceso de institucionalización progresivo, de carácter formal-legal, se viene desarrollando con la aplicación de una estrategia gradualista de convivencia temporal de modelos, denominada "Injerto Socialista" (Definición de Chávez para la transición al Socialismo fundamentada en las teorías del libro Más allá del capital de István Mészáros).

Por lo tanto, este período de transición política se caracteriza justamente por su ambigüedad, derivada tanto de la persistencia de normas y actitudes del anterior ordenamiento institucional, como por la aplicación de una plataforma ideológica-programática para la toma del poder y la construcción del "Socialismo Bolivariano del Siglo XXI", la cual consiste no sólo de la AAB, sino también se debe incluir la doctrina chavista contenida en el Proyecto Nacional Simón Bolívar (PNSB) y en la Ley del Plan de la Patria (LPP), tríada cuya diferenciación obedece a que la AAB es la "agenda en construcción a 20 años", mientras que en el PNSB se exponen las líneas generales del primer plan socialista de desarrollo económico y social de la nación, para el período entre 2007 y 2013, y en la LPP nos encontramos con el segundo plan socialista, a ser desarrollado a partir del 2013 hasta el 2019, completando así la transición final al "socialismo democrático post-capitalista".

La AAB fue la propuesta programática de Hugo Chávez como candidato presidencial en 1998, como contraparte a la agenda Venezuela de Caldera, mientras que el PNSB y la LPP representan su materialización en dos fases o planes de acción, que se consumirán en 20 años (1999/2019) mediante la convivencia de formas socialistas con otras propias del anterior régimen capitalista (el injerto) que es lo que produce la ambigüedad ya expuesta, y la proliferación, a nivel de opinión pública, de mitos colectivos como el de la "improvisación", “la ineptitud” y el "esto no era predecible…" preconceptos que impiden la percepción de un verdadero diseño táctico/estratégico en donde se evidencia la visión militar, tanto en lo político, como en lo social, como en lo económico.

En conclusión, la transición no se percibe en su debido contexto estratégico, con presencia de diversos planes -y planos- de acción, en donde diversos ingredientes parecieran flotar en combinación aparentemente inconexa, incluso incoherente, constituyendo lo que se podría definir como una “sopa transicional”, combinación que prefigura un nuevo elemento asociado al actual proceso de transición política: la incertidumbre.