Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

El Rey Perla del Hambre | Por Edwin Rios

"Daniel interpreta el primer sueño de Nabucodonosor" Mattia Preti 27/11/2017 10:30 AM

Edwin Rios

Puertorriqueño dedicado a la causa de la libertad. Participó por nueve años en las fuerzas armadas de los Estados Unidos. Egresado de la Universidad del Estado de Nueva York y de la Universidad de Phoenix.

Este último par de semanas fue de escapes. Por un lado se dió la noticia de un soldado que se fugó de Corea del Norte por la frontera del paralelo 38. El soldado norcoreano de apellido Oh, venía a toda velocidad en una especie de Jeep militar, hacia el llamado puente 72. Se baja del vehículo y recibió por lo menos 5 disparos. A pesar de estar herido, siguió corriendo hasta caer moribundo dentro de la zona desmilitarizada. Sus contrapartes que lo perseguían tuvieron que retirarse, ya que se habían pasado más allá del punto permitido para el patrullaje en la frontera con Corea del Sur. El soldado Oh fue entonces rescatado por soldados surcoreanos, y de inmediato fue llevado a cirugía para repararle sus órganos internos y hacer todo lo posible por mantenerlo vivo. Tuvo por lo menos tres cirugías, y se ha descubierto que sus intestinos estaban llenos de gusanos.

Ciertamente, un escape de película.

Luego vino el escape del alcalde Ledezma. ¿Qué sabemos de ese escape? Paso por 29 alcabalas, trochas, picadas de ojos, y un pasaporte ponchado. Un evento que también fue autocalificado como “de película”.

La intención del escape es salir ileso al otro lado. Es posible que los dos hayan sido de película, y que uno fue mejor calculado que el otro. Si hay que pagarle a un soldado en alguna alcabala para seguir hacia delante, entonces se paga, pero se vive; y eso también se convierte en parte de la película. Para aquellos que ponemos a la preservación de la vida en primer lugar, hay méritos que justifican lo más preciado. Por lo menos podemos decir que Ledezma no recibió una candidatura como condición a su libertad.

Todos los escapes dignos de las dictaduras son de película.

*******

Como esclavos o perlas, todos queremos llegar ilesos al otro lado de la película, antes que aparezcan los créditos del film. Lo que sí podemos estar de acuerdo es que si se produce un escape espectacular, hay que presumir que se huye de la maldad. No importa si el cuento del escape es uno que ocurrió hoy o tres mil años atrás. Siempre preguntamos lo mismo: “¿De qué reino del mal viene huyendo esta gente?” Esa pregunta la hacemos en el caso de los esclavos que escapan. Pero, ¿cuál es la pregunta que debemos hacer en relación a los perlas de la maldad? ¿A los déspotas asesinos que matan a su propio pueblo?

En ese sentido buscamos rastros de legitimación. Y cuando vemos a un rey legitimándose una y otra vez, nos damos cuenta que él también huye de la suerte de ser ajusticiado por su propio pueblo… y preguntamos, ¿qué clase de perla habrá sido este tipo?

Claro, un demócrata se legitima con la fiabilidad del voto. Eso es sencillo. Pero a mí me parece que la legitimación de un rey, o de un dictador, es mucho más complicada. Los reyes se justifican en el poder con el temor más grande del ser humano; el temor a Dios. Se legitiman con Dios, y el problema está en cómo se justifica esa legitimación.

Imagínense un lugar como Babilonia, que debió haber tenido una confluencia grande de creencias distintas. Bueno, después que la práctica del politeísmo sea aceptable, el rey lo único que tiene que hacer es creer en el dios que representa el sabor del día. Hah, pero hay un problemita. Tan pronto se te presenta una religión monoteísta, tienes que buscar la manera de hacerte legítimo ante ella también. Y siempre que esa religión monoteísta sea la de menor rango, tú buscas la manera de jugar con ambos bandos, aunque mantengas lealtad hacia los dioses del politeísmo. Pero en caso de darse el evento que la religión monoteísta crezca y se convierta en una fuerza arrollante y demoledora; en ese caso te cambias de religión y aprovechas para darle un sentido de oficialidad a la religión monoteista para el culto.

Eso ocurrió con Constantino I, quien fue emperador de Roma y reinó hasta el año 337 DC. En su reino mitológico, él tuvo un crecimiento exponencial de cristianos. Curiosamente, para el año 312 el emperador Constantino tuvo “La Visión de la Santa Cruz”. Fue una revelación de Dios, pero el emperador no se convirtió al cristianismo de inmediato. Como resultado de esa revelación, en el año 313 se produjo el Edicto de de Milán, que permitió a los cristianos a seguir su fe sin temor a la persecución. También la historia nos narra que: “Todas las propiedades que habían sido confiscadas a la iglesia fueron devueltas, y se hicieron inversiones para la construcción de nuevas iglesias y seminarios. Al mismo tiempo, Constantino comenzó a instalar a los cristianos en puestos de alto cargo y responsabilidad.” Pero este juego de conveniencias políticas es un juego que, como dictador, te persigue toda la vida. Se dice que fue hasta su lecho de muerte, cuando Constantino fue bautizado y aceptó de lleno al cristianismo.

*******

Yo creo que el rey Nabucodonosor debe ser el logista más importante de la humanidad. Él pudo haber pasado la vida jugando el juego infinito de la legitimidad entre bandos religiosos, pero no lo hizo. Este rey de Babilonia, aproximadamente para el año 500 AC, formuló un plan perfecto que le habría de aliviar todo ese empeño. En efecto, ejecutó una trifecta dentro de la lógica humana que bendijo la tranquilidad de su reino por años.

El segundo capítulo del libro de Daniel, en la Biblia, nos narra que un día Nabucodonosor llamó a los magos, astrólogos, encantadores y caldeos de su reino para que le explicaran un sueño. Imaginense eso, las cuatro potencias de los poderes de la adivinación. Pero ese ejercicio vino con una condición muy importante. El rey le dijo a los pitonisos, que si el poder de adivinar de ellos era real, entonces ellos deberían ser capaces de adivinar, no sólo el significado del sueño, sino el sueño mismo que el rey había tenido. Eso parece un ejercicio con mucho sentido. Si tú eres adivinador, entonces deberías tener el poder de adivinar el mismo sueño, sin el rey tener que decirte qué fue lo que soñó. ¡Genial!

La condición era clara, y esto le permitía al rey “legitimar” a estos profetas, antes de aceptar la explicación del sueño mismo. Pero aun con esa legitimación, yo supongo que los adivinadores empezaron a ver ciertos riesgos. Qué tal si uno de ellos logra dar al punto con el sueño, y luego lo explica, pero la explicación no es algo del agrado para el rey. Podría morir, aunque haya adivinado la raíz del sueño. No habría nada que le indique a los magos que esa era la narración correcta del sueño. O que tal si otro mago no da con la raíz del sueño, pero le hecha bendiciones al rey con su explicación, indicando que el rey es favorecido para reinar por muchos años. El rey podría aceptar ese relato y elogiar al mago. Pero luego el mago puede salir a explicarle a los otros pitonisos que se inventó el relato completo, para tratar de superar la furia del rey. En cuyo caso el rey quedaría mal. ¿Cómo se controla eso? Dándole un buen puesto dentro de un “ministerio” fabuloso para el mago. Hay que mantenerlo cerca y ponerlo a guisar.

¿Pero cómo se limitan estos riesgos, a pesar de que los pitonisos pudiesen dar con la narrativa entera y correcta del sueño y de su explicación? Yo le pediría al rey que escribiera el sueño en un papel antes de contárselo y explicarlo. Y más tarde el rey tendría que revelar lo escrito, para ver si se acertó en la narrativa del sueño. Pero hay un problemita. El papel aún no existía en la humanidad. De hecho, había papiro desde los tiempos de Egipto, aunque era muy escaso y no comenzó a ser universal hasta la época de Alejandro Magno (siglo IV AC). O sea, para el mismo tiempo en que ocurría la historia de Nabucodonosor. Tal vez era una comodidad muy cara y escasa, y tal vez los magos no querían enojar al rey más de la cuenta, y le pidieron en dos ocasiones: “...di el sueño a tus siervos, y te mostraremos la interpretación.”

Además de escribir o narrar el sueño a sus siervos, yo también le hubiese pedido al rey que todos nos traslademos a la República Dominicana para discutir ese asunto del sueño. En ese sentido, para salvarse el pellejo, vale la pena ir a bailar merengue. Pero si el caso es que los magos son todos colaboracionistas, cuál es el afán de ir a la república, como ocurre hoy en Venezuela. El único afán que veo en todo esto es que pueden mover dinero entre cuentas bancarias dentro un país extranjero, lo cual más tarde sería fácil de descubrir en Venezuela, cuando se caiga la dictadura. Pero en el caso de Nabucodonosor, eso hubiese sido una condición ideal para los magos.

Pero el rey no aceptó la contraoferta de los pitonisos para resolver el problema. Yo no lo culpo, porque si el rey se lo narrara a un siervo, ¿cómo se sabe que ese siervo no va a estar corrompido, para de alguna forma hacerle llegar la información a los magos, antes de ellos regresar a narrar el sueño? De hecho, el rey los acusó de crear dilaciones. O sea, el rey los acusaba de pretender ganar tiempo, cuando era él mismo quien manipulaba el tiempo a su favor. Era el rey quien buscaba ganar tiempo con la legitimación. Las cartas ya estaban servidas, y si no aparecia un pitoniso que efectivamente narrara el sueño correcto y su explicación, el rey habría de matar a todos los magos, astrólogos, encantadores y caldeos del reino.

Bajo el impase y la condición de esta amenaza es que aparece Daniel para explicarle el sueño al rey Nabucodonosor. Pero Daniel no era un pitoniso cualquiera. El primer capítulo del libro de Daniel nos narra que él estaba en Babilonia en condición de exiliado. El rey había acogido personalmente en refugio a algunos judíos, e inclusive trató de darles dietas, pero las dietas no fueron aceptadas por Daniel. Imaginense eso, un hombre de una religión diametralmente opuesta a la del rey (siendo Daniel monoteísta, mientras que el rey era politeísta), exiliado, y que de ninguna manera le aceptó un cestaticket al rey de Babilonia (prefería comer legumbres, antes de aceptar los manjares ofrecidos por el rey), y que ahora venía a interpretar el sueño del rey, de frente a frente, y sin temor que de lo que ello pueda provocar. Este era el candidato perfectamente creíble que debió llegar ante el rey para resolver el enigma.

Yo pregunto, ¿si la interpretación del destino del rey es favorable, aunque Daniel no dé en el blanco con la narración del sueño mismo, tú crees que el rey va a negarse en aceptarlo? No creo que lo haga, y después terminaría ofreciéndole a Daniel el guiso de un “ministerio” jugoso. Y si Daniel se niega en aceptarlo, como hizo anteriormente con los cestatickets, entonces el rey lo podría mandar a matar, por malagradecido, y el rey aún quedaría virtuoso.

En efecto, el resultado fue favorable. La narrativa fue maravillosa y le daba largos años de vida al rey en su trono, el cual Daniel señaló en su narración como una “cabeza de oro”. La narración fue aceptada por el rey, quien cayó en su cara alabando al Dios de Daniel.

Quién ganó en ese intercambio. Ganó el rey Nabucodonosor, quien obtuvo un margen muy amplio de legitimidad. Ganaron los pitonisos, que no murieron bajo la persecución del rey. Ganó Daniel, quien obtuvo un trato favorable en la corte del rey. Y ganó Dios, quien a su vez quedó justificado como el único Dios que puede darle legitimidad a los reyes; porque Dios es quien los pone y los quita. La trifecta lógica ocurrió entre Nabucodonosor, Dios, y Daniel, quienes tuvieron una conexión palpable con el sueño. Y es la lógica, y no la pasión, o las emociones, las que logran legitimar al rey.

Nosotros podemos aceptar estos eventos por fe. ¿Pero quién te dice que ocurrieron tal y como están descritos? Pero aunque los eventos hayan o no sido reales, la inspiración de la historia me parece fidedigna. Es como si Dios nos quisiera alertar de las legitimaciones inadvertidas que podemos darle a estos dictadores y de las consecuencias que eso representa para nosotros.

*******

Volviendo a nuestros tiempos, quedan dos preguntas pendientes relativas a Maduro. Es maduro un perla dictatorial. Si consideramos todos los eventos donde Maduro se ha forjado en ser legitimado ilegalmente e inconstitucionalmente, y lo seguidito que lo ha hecho, la respuesta clara es que Maduro sí es un perla. La segunda pregunta es, cuál es el ambiente de desesperación creado por este perla para que la gente huya, y para que él mismo tenga que legitimarse continuamente.

Increíblemente esto también puede ser difícil de cifrar aún en nuestros tiempos, debido a que ellos esconden las estadísticas. Venezuela es un país donde el reportero tiene que ir a la morgue a buscar una suerte de números de muerte violentas, porque la policía no te la ofrece. No hay números creíbles en ningún lado. Si tú le preguntas al gobierno, el hambre no existe.

Bueno, algo que existe hoy, que no existía miles de años atrás, son las redes sociales. Tal vez el gobierno no nos da número oficiales en cuanto a la situación del hambre, pero la gente habla en las redes, y mientras más hablan de un tema, podemos presumir que más serio se ha tornado ese problema, por el vínculo mismo de la discusión. ¿Y cómo podemos contabilizar ese vínculo? Mediante los motores de búsquedas de las redes sociales, como Google, Bing, etc.

Por ejemplo, el 25 de noviembre de 2017, yo hice una serie de búsquedas en google con las palabras “hambre” y “Venezuela”. Las búsquedas se realizaron en ciertos periodos, lo cual indica las fechas en que las páginas, que hablan sobre esos temas, fueron publicadas. Además, hice las búsquedas específicamente sobre páginas de noticias en el motor de Google. No la hice de todas los temas, lo cual hubiese sido más dramático, sino solamente en aquellas páginas sobre las noticias que enfocan interés en el tema del hambre en Venezuela. El resultado de cada búsqueda es el número de página encontradas el Google por el período detallado.

 

Desde el 2013, el tema del hambre ha sido un tema de ardua discusión en las noticias relacionadas con Venezuela. Vean el aumento vertiginoso que ocurre después del 2015. El año 2016 terminó con aproximadamente 47,000 páginas de noticias que hablan del hambre en Venezuela, comparado con 251 páginas diez años más temprano. Recuerden que el resultado son las páginas publicadas por periodo, en la base de datos de Google. Mientras más alto sea el conflicto social de un tema, más se discute en las noticias. El total de páginas encontradas para todo el periodo de diez años fue de 101,924 páginas.

Para poner estos números en contexto, podemos considerar lo siguiente:

1. El caso PDVAL, mejor conocido como PUDREVAL, ocurre a mediados de 2010, cuando hallaron miles de toneladas de alimentos con fecha de caducidad expirada en puertos de Venezuela.

2. A finales de agosto de 2010, muere Franklin Brito, el primer Venezolano en huelga de hambre contra Chávez.

3. En abril de 2013 Nicolás Maduro queda instalado en la presidencia de Venezuela.

4. En febrero de 2014 se dieron inicio a una serie de protestas en Venezuela contra el gobierno de Maduro. Mueren 43 víctimas.

5. Las elecciones parlamentarias de diciembre 2015 marcan la primera victoria de la oposición en 17 años, obteniendo una ventaja abrumadora en la asamblea nacional.

6. Las bolsas CLAP son implementadas por Maduro en abril del 2016 para vender bolsas de alimentos a precios subsidiados y combatir el desabastecimiento.

7. A finales del 2016 Maduro instala el carnet de la patria, un programa de canje de hambre por votos.

8. La rebelión de abril 2017 deja un saldo de 163 asesinatos por el gobierno de Maduro.

En la siguiente gráfica podemos ver los resultados de este año 2017.

Yo considero que con el escándalo de PDVAL y la muerte de Franklin Brito, ya estaba asentada la insensibilidad de este régimen comunista en lo que se refiere al tema de la seguridad alimentaria. Los controles de precios han aniquilado la producción nacional, y el régimen depende del petróleo para alimentar a la gente con importaciones, en medio de una crisis enorme de corrupción nacional.

En los primeros 10 meses de 2017 han habido más páginas de noticias que hablan del hambre en Venezuela, que en los diez años previos. Hay un total de 101,924 páginas que hablan del hambre en los diez años anteriores, pero este año ya hemos tenido 134,070. Eso representa un promedio de 13,407 por mes en 2017, comparado con un promedio de 3,917 páginas por mes hasta el año 2016.

El problema es muy serio y explica, entre otras cosas, a qué le huye el dictador Maduro con tantos esfuerzos de legitimación. Obviamente, el éxito de Maduro no está en su ejecución como mandatario, sino en su ejecución como legitimador de su maldad. Y ese éxito tiene que ver más con nosotros, que con él mismo. No hay que extrañarse si, algún día, los ciudadanos más importantes para la dictadura, los soldados, también tengan sus intestinos llenos de gusanos.

Hay tanta corrupción y tanta ineficiencia en el sistema, que este régimen parece venirse al suelo por sí mismo. La única razón que nos queda para un diálogo es para demandar una transferencia de poderes a un gobierno de transición. El problema es grave, el lenguaje es claro, y el rey no está en una posición sana para dictar condiciones a los magos. El sátrapa del hambre vive del tiempo que le presta su pueblo, y es el dictador quien busca dilaciones a su propio destino.

Si algo importante aprendimos de Daniel fue que enfrentó al rey en su propio gallinero y sin miedo a las consecuencias, y no interpuso condiciones para llevar un mensaje fiable y verdadero. El mensaje inicial fue favorable al rey, pero en otras ocasiones las interpretaciones fueron muy críticas, aunque siempre venían acompañadas de recomendaciones. La única recomendación posible que se le puede llevar al déspota en este punto es; renuncia Maduro.

¿Dónde están los magos consistentes y creíbles del reino de Venezuela?