Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

El Sueño Cumplido de Luis Muñoz Marín | Por Edwin Ríos

02/04/2018 5:12 PM

Edwin Rios

Puertorriqueño dedicado a la causa de la libertad. Participó por nueve años en las fuerzas armadas de los Estados Unidos. Egresado de la Universidad del Estado de Nueva York y de la Universidad de Phoenix.

Esta semana el secretario de estado de Puerto Rico, Luis Rivera, le dio una carta al diputado opositor de Venezuela, Luis Florido, donde se ofrece a la isla de Puerto Rico como sede de la próxima ronda del diálogo venezolano.

¿Qué podemos entender por esta invitación?

I

 

En Puerto Rico hay tres partidos políticos que se definen a base del estatus de la isla, en relación a los Estados Unidos:

Partido Nuevo Progresista (PNP - partido con tendencia derechista) - Busca la estadidad para la isla.

Partido Popular Democrático (PPD - partido con tendencia centrista) - Partido que promulgó, estableció, y el cual defiende el estatus del Estado Libre Asociado (ELA), formulado en la constitución de 1952. Este partido representa el estatus quo.

Partido Independentista Puertorriqueño (PIP - partido con tendencia centro-izquierdista) - Promueve la independencia de Puerto Rico.

De estos tres partidos, hay dos que afirman que Puerto Rico es una colonia: el Partido Nuevo Progresista y el Partido Independentista Puertorriqueño. Esto también es recalcado de sobremanera por los comunistas de Cuba, de Venezuela, y del mundo entero. Pero el Partido Nuevo Progresista, un partido de derecha, lo hace de igual manera porque los dos partidos quieren un cambio para el estatus de la isla. Pero el cambio de estatus sólo se puede lograr mediante un plebiscito o elección especial, que ya ha sido celebrada en cinco ocasiones distintas (1967, 1993, 1998, 2012, y 2017), y no han podido cambiar ese estatus.

De manera que si tú preguntas por qué Estados Unidos no le ha dado el mismo trato a Puerto Rico, como se lo pudo haber dado a cualquier estado, después del huracán María:

Un independentista obviamente te diría que eso ocurre porque somos una colonia.

Un Popular tal vez te diría que eso ocurre simplemente porque los americanos nos han perdido el respeto, y eso no tiene nada que ver con el estatus; porque en el fondo todos somos ciudadanos estadounidenses, y nos merecemos el mismo trato.

Un PNPeista te diría que eso ocurre porque somos colonia, y porque la fórmula del ELA ya está desgastada y merecemos ser un estado oficial de la nación americana.

II

La idea del colonialismo proviene de que, bajo el Estado Libre Asociado, los puertorriqueños, a pesar de ser todos ciudadanos de Estados Unidos por nacimiento en la isla, no podemos participar desde la isla en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Podemos votar en las presidenciales, por lo general, si somos residentes de uno de los 50 estados constitucionales de la nación americana, pero en Puerto Rico no se celebran elecciones para los comicios presidenciales de Estados Unidos. Además, tampoco tenemos el derecho de los estados en elegir a senadores y congresistas que representan directamente a la isla. O sea, no tenemos ni voz ni voto en el congreso americano.

Todo eso es parte de ese convenio que nos permite tener un "Estado" Libre y Asociado con esa gran nación. Eso suena como una dicotomía ilusoria que un gran mago tal vez pudo extraer de su sombrero como un truco de magia, pero ese fue el plan maestro que nos dejó el primer gobernador electo de la isla, Don Luis Muñoz Marín.

Ahora, yo digo que, desde que ocurrió el huracán María, ya no hay que ir a Puerto Rico de visita. No, porque la isla de Puerto Rico se ha desbordado en la Florida. Se dice que al menos 300,000 boricuas se han trasladado para la Florida después del desastre, pero nadie puede estar seguro. Yo sospecho que esa estadística fue creada con los números que rompen el patrón de crecimiento de la población de las escuelas públicas.

Eso es un dato muy interesante, porque las elecciones presidenciales de Estados Unidos han sido decididas en varias ocasiones por los resultados obtenidos en la Florida. ¿Quién puede olvidarse del chasco que ocurrió en el año 2000 con las contienda entre George W. Bush y AL Gore, que causó tanto revuelo y que no quedó decidida hasta finalizado aquel recuento largo y extendido, de tarjeta por tarjeta, en la Florida?

De manera que la Florida tiene la capacidad de decidir el destino de la nación americana. ¿Y cuáles son los electores más influyentes de la Florida? ¿Los que pueden cambiar el balance completo de una elección presidencial desde un lado hacia el otro? En un tiempo atrás eran los cubanos residentes en el sur de la Florida, pero ahora la diferencia la hacen los electores del corredor de la Carretera Interestatal Número 4, que conecta a Tampa con Orlando. ¿Y dónde vive la mayoría de los boricuas en la Florida? En Orlando y en Tampa, arropando a los distritos de ese corredor.

Por ende, esa fuerza política que los boricuas no tienen en la isla para elegir a un presidente, se ha transferido a otras regiones de la nación americana. Y de esa misma manera hay otros políticos puertorriqueños en Estados Unidos que han representado a distritos dentro del congreso americano, pero que por proxy también representan los intereses de Puerto Rico: como Luis Gutiérrez, Nydia Velázquez, José Serrano, y otros. De manera que algún control tenemos sobre la nación americana, a pesar de no tener representación directa, y a pesar de no poder participar de los comicios presidenciales, dentro de la isla.

De hecho, yo tengo la visión de que algún día, los propios norteamericanos se han de preguntar; ¿Cómo es que estos boricuas, siendo ciudadanos de segunda clase, pueden tener tanta influencia sobre nuestra política? Cuando eso ocurra, entonces podríamos afirmar que el sueño de Luis Muñoz Marín se ha cumplido.

¿En qué consiste ese sueño? En darse a respetar por lo que eres, y no por lo que representas.

Eso es clave, sin dudas, porque si hay algo que une a todos los boricuas es la idea de no querer ser tratados como ciudadanos de segunda categoría, bajo ninguna circunstancia. De manera que yo creo que Donald Trump puede llevarse tremenda sorpresa en las elecciones del 2020. Que se cuide, que si no lo cogimos en la subida, lo cogemos de seguro en la bajada.

III

Claro, pero queda pendiente la pregunta de por qué el secretario de estado de Puerto Rico quiere extender una invitación para que la isla sirva como sede del próximo diálogo venezolano. Hay que entender, primero, que el gobierno actual de la isla está controlado por el Partido Nuevo Progresista. Y el PNP, como el Partido Independentista Puertorriqueño, igual a todos los comunistas del caribe, están más que dispuestos a recalcar que Puerto Rico es una colonia.

Ahora, no recuerdo la última vez que un secretario de estado de Puerto Rico haya resuelto un conflicto internacional, o por lo menos uno al nivel criollo dentro de la cuenca del Caribe. Ese puesto de la secretaría de estado fue creado a partir de la constitución de 1952 del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Tiene una función como de "canciller light", entendiendo que Puerto Rico es un territorio de los Estados Unidos. Su función principal es la de asumir la gobernación, en caso de inhabilitarse el gobernador de la isla. De manera que el secretario de estado de Puerto Rico, Luis Rivera, es el segundo en mando y hace las veces de un teniente-gobernador.

Pero, algo muy curioso que me llama la atención es el nombre completo de este secretario de estado de Puerto Rico, que es Luis Rivera Marín. En los diarios de la isla hay una tendencia a llamarlo “Rivera Marín”. Claro, recordemos que Luis Muñoz Marín fue el prócer político del ELA y creador del Partido Popular Democrático. El papá de Luis Muñoz Marín, fue Luis Muñoz Rivera, quien fue un poeta, periodista, y escritor, también reconocido como un prócer importante para la historia de la isla. Ahora, tú puedes encontrar a una persona con el apellido Rivera en cada esquina de la isla. “Hacen orillas” como suele decirse en Puerto Rico, pero aquellos con el apellido Marín son muy contados. Aun así, es curioso como al secretario de estado de Puerto Rico se le desgasta el apellido Marín, en las referencias que se hacen hacia él, a pesar de que es parte de un gobierno PNPeista, opuesto al Partido Popular, que es de donde procede Luis Muñoz Marín. De manera que no me está claro si este personaje tiene vínculos directos con la familia de Muñoz Marín, pero por lo visto le gusta el lustre del nombre para propósitos políticos.

En su posición de "cancillería light”, el departamento de estado de Puerto Rico está subyugado al departamento de estado de Estados Unidos. O sea, la ley federal, que tiene que ver con las fronteras e inmigración, rige sobre Puerto Rico. De manera que considero muy cuestionable el hecho de que Puerto Rico pueda invitar a un grupo de narcotraficantes de Venezuela a una cumbre de conversaciones en la isla. A lo cual debe haber, si todavía no ha ocurrido, una objeción oficial del departamento de estado de Estados Unidos ante tal invitación, o por lo menos del FBI o de la DEA. Cuando eso ocurra, el Partido Nuevo Progresista va a tener una nueva oportunidad para reclamar que Puerto Rico es una colonia, y que debemos entonces votar en un nuevo plebiscito a favor de la estadidad de la isla.

Claro, pero eso también depende de la sinceridad y seriedad con que ellos han hecho esta nueva propuesta para el diálogo. Porque también está claro que otra función de la oficina del secretario de estado de Puerto Rico es la de administrar juntas examinadoras. O sea, expide licencias para el ejercicio de profesiones u oficios reglamentados por el estado a través de las juntas. De manera que si usted es agrimensor, estilista, o barbero, tiene que ser certificado con una licencia del departamento de estado de Puerto Rico, para practicar su arte en la isla.

Lo que yo no sabía es, que además de reconocer a profesionales, ellos también parecen ser responsables por coordinar y certificar las operaciones de esos circos rodantes que suelen ir y venir a la isla. Porque con esa invitación, estamos claros que lo único que se está promoviendo, como se dice en el argot del circo, es un mega-espectáculo; mágico, divertido e impresionante, de algo "¡NUNCA ANTES VISTO!"

De manera que ese circo beneficia económicamente a la isla, después de la crisis del huracán; pero, de una vez, el departamento de estado debe darle, con mucha seriedad, la licenciatura y reconocimiento oficial al diálogo de Venezuela como lo que verdaderamente es; un circo.

Eso es lo que debe ocurrir si el secretario de estado de Puerto Rico procede de manera seria y responsable, entendiendo de que él también es maestro y especialista de las juntas examinadoras. Ahora, si la intención verdadera de Rivera Marín es la de cuidar a los intereses del Partido Nuevo Progresista, promoviendo una vez más la idea de la colonia de Puerto Rico, entonces en ese punto se revelará como un charlatán y oportunista, igual que todos los que participan en ese diálogo venezolano.

Verdaderamente lo que debemos preguntar con este nuevo diálogo es: ¿Se trata de una nueva treta charlatana, o de una nueva treta charlatana?

Lo único que da pena en todo este proceso, es que los apellidos Rivera y Marín hayan caído presos en esa misma redada.