Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

En defensa de la autonomía universitaria | Por Ángel Domínguez

Las universidades venezolanas siguen en lucha permanente por su autonomía, con los estudiantes a la cabeza 30/10/2017 10:27 AM

Ángel Dominguez

Abogado de la UCV especialista en Derecho Administrativo. Docente en el área, fue dirigente estudiantil en su alma máter. Actualmente ejerce el derecho en los EEUU

La Autonomía Universitaria ha sido a lo largo de nuestra historia moderna, un bastión de las autoridades, estudiantes y egresados de las Universidades Autónomas, así como de los miembros de la sociedad civil, quienes han manifestado su defensa férrea, a uno de los sectores con mayor auge y reputación en los últimos tiempos, como es la Universidad y sus estudiantes.

Cuando se escuchan abuelos, adultos y jóvenes hablar de los estudiantes y de la Universidad, se nota inmediatamente el orgullo, la satisfacción y la esperanza de un país puesta en ellos y no es un sentimiento ganado de la noche a la mañana, sino que ha sido fruto de la lucha constante, decidida y frontal que han llevado nuestros estudiantes y lo cual se ha traducido en múltiples e importantes victorias y no solo en el campo electoral, sino también en el campo social y reivindicativo, siendo una de las más importantes, haber logrado unir a la población en sentimiento en torno a ellos y por ende el reconocimiento nacional e internacional.

Hoy la Universidad está siendo víctima de ataques a su autonomía, pero no ataques convencionales, como ocurría en el pasado, cuando se trataba de tomar por la fuerza la Universidad; sino que esta vez nos enfrentamos a ataques continuos, de menor impacto, pero que afectan gravemente su gobernabilidad y funcionalidad, como han sido la no aprobación del presupuesto universitario, la suspensión de elecciones de gobierno y cogobierno estudiantil, así como de autoridades rectorales, la intervención en el sistema de asignación de cupos y más reciente, pero no menos importante, a través de sentencias judiciales, que pretenden aniquilar el sistema de concursos para ingresar a la carrera académica e investigativa.

Todos esos ataques, tienen como fin único reducir el impacto social que posee la Universidad y sus estudiantes; disminuir su campo de incidencia y debilitar a través de la desmotivación a la masa estudiantil, quien es la única capaz de movilizar y despertar a un pueblo para lograr las reivindicaciones y los cambios necesarios en el país.

Es por ello, que las autoridades Universitarias, los profesores, estudiantes, empleados y egresados de las Universidades Autónomas tienen la obligación de denunciar todo aquello que afecte a la Universidad y su autonomía, por muy pequeño o específico que sea, de manera que la sociedad que vive y cree en ella, pueda unirse en su defensa y así lograr que se siga malogrando a la Universidad.

La defensa de la Universidad y sus estudiantes, es la protección del país, no olvidemos que no en vano siempre se ha dicho que la Universidad es el reflejo del país.