Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Encuentro y Espíritu del 23 de Enero | Por Víctor Bolívar

"Nada que ver con el espíritu del 23 de enero de 1958, cuando se aventó a una dictadura militar como la actual" 07/01/2018 10:00 AM

Victor Bolívar

Víctor Bolívar es abogado y profesor universitario de dilatada trayectoria. Fue presidente de Acción Democrática. En twitter es @vabolivar

En el próximo encuentro quedaría refrendado el acuerdo resultante de las negociaciones del oficialismo con los dirigentes de los partidos que controlan a la MUD. La recíproca cláusula de confidencialidad, justificada por sus actores para evitar lo que entorpezca la discusión de sus términos, tiene el común objetivo de priorizar a cualquier costo el aceleramiento de las elecciones presidenciales.

De lo que se trata, en definitiva, es del fast track electoral que quiere imprimírsele ante la inminencia de un mayor caos social que provoque, con antelación al acto electoral, las consecuencias de tierra arrasada para ambos bandos. Es una carrera contrarreloj en la que se juegan el premio gordo. Por eso es vital, para ellos, que cuanto antes se enganche al país en la dinámica electorera con sus pitos, slogans y jingles, para que solape la tragedia de la supervivencia.

Esa barajita, con la que juegan, es la misma que sirvió para sofocar la protesta mas contundente que hasta hoy se haya dado contra esta dictadura.  Al régimen le convenía anestesiar la calle, y a la dirigencia  de esos partidos de la MUD, unas elecciones regionales que le aseguraran su cuota parte. De esa manera los gobernantes, como siempre,  negocian pequeñas devoluciones del despojo total de las instituciones en un falso gesto de magnanimidad.

Pero el caso es que hoy este país, hundido en el tremedal al que lo ha llevado este castrochavismo, tiene un reclamo impostergable como el hambre que va mas allá de las legítimas consignas anteriores y que ameritaría una solución hoy irrealizable por las actuales circunstancias.

Pese a ello, el oficialismo avanza prevalido de su poder cuando utiliza la regla de oro: “el que tiene el oro pone las reglas”. Es imposición y elección, así de simple. Basta con ver la insólita cotidianidad con la  que se desenvuelve la “ANC”, prima ínter par y avecindada de la AN, para entender que poco se le tiene que envidiar al Macondo de García Márquez.

Nada que ver con el espíritu del 23 de enero de 1958, cuando se aventó a una dictadura militar como la actual. Como tampoco con el del 23 de enero 2008, cuando conmemorativamente quedó constituida la MUD y ya referíamos, entre otros aspectos, que “la falta de diálogo político respetuoso es una constante durante los 9 años del actual gobierno nacional”. Igualmente planteábamos, como primer punto “Rescatar el prestigio y funcionamiento autónomo de las instituciones de la República”.

En el mea culpa del comunicado del 29-12-17, la MUD declara que: "Se subestimó la estrategia de control electoral por comida (a través del reparto de alimentos subsidiados) que desarrolló obscenamente el gobierno, y se sobrestimó tanto la capacidad organizativa de nuestros equipos y maquinaria como la respuesta electoral de la mayoría de la población descontenta”. Qué hará la MUD para evitar que el régimen recurra al mismo modus operandi. Preguntamos, ahora si estarán en capacidad de ir unas elecciones con eficacia contra los malandros del régimen. Por otra parte, allí también reconocen lo que una obviedad que "Desde el punto de vista social, Venezuela se dirige aceleradamente al despeñadero”. Ante esto, qué hacemos, vamos a la calle y vamos a elecciones, una de dos.  Esto debería estar previsto a escasos días del encuentro y determinar en el  mismo la posición de la MUD.

A 60 años de aquel momento histórico del 58, acudimos a un encuentro, signado por el secretismo, que nos puede sorprender por sus contradictorios resultados.