Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Estudiar Periodismo ya no tiene sentido | Por Luis Eduardo Rodríguez

¿Hasta que punto el periodismo tradicional ha muerto? 11/01/2018 1:23 PM

Luis Eduardo Rodríguez

De Valencia, Venezuela. Conservadurista liberal. En twitter es @Edurodriguezmo

Se ha debatido un montón de veces sobre la importancia de que la información sea veraz y responsable, y que no debe siquiera inducirse un poco de opinión en una noticia porque es antiprofesional, estoy de acuerdo. Al mismo tiempo, constantemente se recuerda que la noticia debe tener cierto rango de velocidad, con eso también coincido; al final informar es una competencia.

Lo que nadie avizoró es que la rapidez y el alcance lograron un nivel tan inevitable, que llegaron al punto de absorber las cosas como las conocíamos (o estudiamos) de manera progresiva. Estamos en una era donde gobierna Internet a pesar de que su contenido no sea precisamente el rey, una plataforma que entre comillas beneficia a todos y definitivamente manda al demonio a algunos.

Estudiar periodismo ya no tiene sentido porque, además de que no da plata, actualmente todos pueden ser periodistas. La información en estos tiempos cuenta con un delivery casi literalmente inmediato que te facilita e incluso bombardea datos y hechos.

Los emisores se han modificado y la profesión en cierta medida se ha convertido en vocación gratuita: Twitter se actualizó recientemente con el incremento de sus caracteres a 280, con éstos, quiere fuere puede armar una noticia fácilmente: el titular jocoso, un lead (párrafo informativo) sencillo y puntual, y una foto o video de acompañamiento. Y ese tweet puede ser literalmente la noticia emitida por un medio de comunicación. La gente regala información por redes sociales, siendo o no periodista. Y lo hacen por vanidad, para ser populares, o porque sienten que es su responsabilidad hacerlo –siendo o no periodista.

Estudiar periodismo ya no tiene sentido porque la academia en vez de integrar Economía, Marketing o “Community Manager” como materias obligatorias, intenta instruir a los estudiantes a ser excelentes entrevistadores –por poner un ejemplo. Y eso también es un sinsentido: la entrevista no es una cuestión que tenga una plantilla, no hay instrucciones precisas para ser una persona incisiva –lo cual es una actitud llevada a habilidad.

Estudiar periodismo ya no tiene sentido porque por más importantes que fueren las noticias, repito, cualquiera puede decirlas. Ahora los políticos parecen periodistas cronistas de lo obvio, y hay periodistas de apodo que hacen mejor de políticos. Incluso hay robots que programados con algoritmos arman una noticia –sí, eso realmente ocurre.

Entonces, lo que ahora se valoriza es el análisis que alguna persona pueda hacer acerca de un acontecimiento: deportivo, social, político, cultural, etc. Al público le gusta leer o escuchar individuos emisores de conocimientos certeros sobre algo, con un lenguaje un poco elevado y con datos más relevantes que los que deja ver una noticia. Es decir, un experto en fútbol, un musicólogo, un economista o un sociólogo. La información noticiosa se prostituyó tanto, que ahora lo opinativo, por tener rasgos auténticos e individuales, tiene más relevancia.

Citando a Pergolini: “Algunos medios –como The New York Times- están diciendo que el único valor que le queda al periodismo es una firma o una redacción capacitada y diferente.” Y eso, es lo que los profesores tanto satanizan en la academia: una opinión. Y un opinar calificado no se consigue estudiando periodismo, sino teniendo conocimientos sobre el tema sujeto a opinión.

(Pergolini, por cierto, es un reconocido comunicador argentino, incluido en el top 10 de mejores periodistas de la Argentina, y que académicamente no es periodista)