Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Falsedades islámicas presentadas como verdades | Por Eduard Yitzhak

26/10/2017 1:13 PM

Eduard Yitzhak

Es doctor en Filosofía y en Medicina. Judío de origen español, descendiente de franceses y austriacos, es coautor del libro “Objetivo: califato Universal – Claves para comprender el yihadismo“

En los atentados perpetrados por muyahidines (yihadistas) caen mortalmente muchas veces niños no-musulmanes. Pero esto no es ningún problema para la conciencia del salafista – yihadista por tres razones:

La primera es que está permitido islámicamente atacar a los infieles con la posibilidad de que caigan niños y mujeres. Dice el hadiz de Bujari 52:256: “El Profeta … Se le preguntó si estaba permitido atacar a los guerreros paganos en la noche con la probabilidad de la exposición de sus mujeres y niños al peligro. El Profeta respondió: “Ellos (es decir, mujeres y niños) son de ellos (es decir, de los infieles)”.

En este mandamiento, Muhammad establece que está permitido asesinar a no combatientes en el proceso de matar a un supuesto enemigo. Esto le proporciona al yihadista la justificación para cometer los atentados terroristas islámicos.

La segunda es que los niños no-musulmanes, los “hijos de los idólatras” que fallecen antes de la pubertad van al Paraíso de Alá, la Yannah, a diferencia de sus padres (infieles) que si van directos al infierno. ¡Por lo que aún podrían estar agradecidos los familiares de las víctimas infantiles y éstas! según el salafismo-yihadismo.

La tercera es que el yihadista no debe tener remordimientos de los asesinatos que perpetra en la Yihad, pues el responsable es Alá, Alá es quien mata: “Creyentes! Cuando os encontréis con los infieles marchando, no les volváis la espalda! Quien ese día les vuelva la espalda -a menos que sea que se destaque para acudir a otro combate o para incorporarse a otra tropa- incurrirá en la ira de Alá y tendrá la gehena por morada. Qué mal fin…! No erais vosotros quienes les mataban, era Alá Quien les mataba. Cuando tirabas, no eras tú quien tiraba, era Alá Quien tiraba, para hacer experimentar a los creyentes un favor venido de Él. Alá todo lo oye, todo lo sabe.” [Corán 8:15-17]

Es recurrente entre los apologistas del Islam afirmar que el Corán se opone a las masacres y matanzas y se aduce que es comparable el asesinato de un vida humana con el genocidio contra la humanidad entera: “Si alguien mata a una persona, sería como si matase a toda la humanidad; y si alguien salva una vida, sería como si hubiera salvado la vida de toda la humanidad.” Y afirman que esto está escrito en el Corán 5:32.

El portavoz de la Comunidad Ahmadía del Islam en España, Qamar Fazal, ha tildado de “antimusulmanes” y “antirreligiosos” a los salafistas yihadistas que perpetraron el atentado del 17-A en Barcelona y Cambrils asesinando a 15 personas e hiriendo a otras 131. Fazal ha asegurado que “Una religión que no tiene bondad no es religión. El santo Corán dice que quien mata a un inocente es como si hubiera matado a toda la humanidad. El crimen de Barcelona es como si hubieran asesinado a todo el mundo.”

Pero esta aleya (versículo) no se puede encontrar en ninguna copia impresa del Corán, ni por Internet, independientemente si esté o no en el original árabe o en una de sus muchas traducciones al español, inglés, francés, alemán. Y la razón de esto es porque este texto en cuestión no existe. Lo que en realidad presentan falazmente estos apologistas es un parafraseo distorsionado, fuera de contexto y engañoso de la siguiente aleya (versículo): Corán 5:32: “Por esta razón decretamos (hubimos decretado) para los Hijos de Israel que quien mata a una persona sin que ésta haya cometido un crimen o sembrado la corrupción en la Tierra es como si matase a toda la humanidad. Y quien salva una vida es como si salvase a toda la humanidad. Por cierto que Nuestros Mensajeros se presentaron ante ellos con las evidencias. Pero muchos, a pesar de esto, se excedieron en la Tierra.”

En esta aleya la orden está escrita en pasado, (????? y no ????), en español no se refleja por la conjugación, pero en inglés sería “ordained” y no “ordain”.

Clara y explícitamente esta orden no está aplicada para los musulmanes sino para los “Hijos de Israel” es decir, los judíos quienes, según el Islam, recibieron un conjunto anterior de escrituras, el Tanaj [Antiguo Testamento]. En realidad este texto no está en el Tanaj (Antiguo Testamento) sino que es un comentario rabínico, -realizado por rabinos-, del Talmud; y los que escribieron el Corán lo atribuyen erróneamente como si fueran palabras de Alá dirigidas al Pueblo de Israel cuando no es más que una interpretación hermenéutica rabínica en el Talmud, de la cual tuvieron conocimiento a oídas Muhammad y los que escribieron el Corán.

Pero el texto coránico continúa en Corán 5:33-34: “Retribución de quienes hacen la guerra a Alá y a Su Enviado y se dan a corromper en la tierra: serán muertos sin piedad, o crucificados, o amputados de manos y pies opuestos, o desterrados del país. Sufrirán ignominia en la vida de acá y terrible castigo en la otra. Quedan exceptuados quienes se arrepientan antes de caer en vuestras manos. Sabed, en efecto, que Alá es indulgente, misericordioso.”

Ahora, la cláusula que permite la matanza sin piedad, crucifixión, amputación de manos y pies opuestos de infieles está en tiempo presente y estas aleyas (versículos) son dirigidos a los musulmanes (nótese la referencia al Enviado y Mensajero de Alá y el cambio a tiempo presente), lo que parecía ser a la primera lectura un mensaje de paz, es pura y llanamente una advertencia a los no creyentes, a los no-musulmanes. Los más importantes exegetas del Islam y contemporáneos de Muhammad lo aplican como “sólo el que mata a un musulmán auténtico, no a un no-musulmán-, es el que derrama la sangre de todas las personas, sólo si derrama la sangre de un auténtico musulmán como Alá manda-.”

¿Pero qué pasa si un musulmán asesina a un no-musulmán? La vida de cualquier no-musulmán no es sagrada. La vida de un judío, cristiano, ateo, agnóstico, budista, musulmán “light”, no es sagrada, según el hadiz Sahih, en el cual Muhammad dice que la vida de un no musulmán no es sagrada. Aún más: Muhammad también dio el veredicto (fatwa) que un musulmán no puede ser condenado a muerte por asesinar a un no-musulmán. La amplia mayoría de los eruditos musulmanes apoyan esta visión, mientras que una escasa minoría cree que un musulmán puede ser ejecutado si él mata a un inocente no-musulmán dhimmi cuando está bajo la “protección” de la comunidad musulmana. En Occidente en general, y en España en particular –aún- no se está gobernado por la Sharía ni bajo la “protección” de la Umma, la comunidad musulmana, por lo que ni aún amparándose en esta interpretación minoritaria se puede condenar a muerte a un musulmán por el asesinato de un infiel (judío, cristiano, ateo, etc.)

Por lo que si un musulmán asesina a un no-musulmán no puede ser condenado a muerte y no se le considera en absoluto que asesina a la humanidad. Los apologistas del Islam conocen muy bien la gran ignorancia de los líderes de opinión y políticos occidentales sobre su religión y sus leyes y se permiten hacer taqiyya de la manera más infantil. No en vano mentir para el avance y defensa del Islam es correcto desde el punto de vista coránico. Además, el libro sagrado del Islam afirma que Alá es el mayor de los intrigantes/mentirosos, Corán 3:54: E intrigaron y Alá intrigó también. Pero Alá es el Mejor de los intrigantes.

Aquellos que hacen la guerra a Alá y a Su Enviado y se dan en corromper en la tierra serán muertos sin piedad, o crucificados, o amputados de manos y pies opuestos.

Pero, ¿qué es corromper la tierra para los Sahaba –los Compañeros- de Muhammad? corrupción en la tierra es desobedecer a Alá, así como también la apostasía.

En Europa en general y en España en particular no se obedece a Muhammad, y la península Ibérica, el Al-Andalus para el Islam, es una tierra que ha hecho apostasía, está gobernada por infieles, por lo que es legítimo desde el punto de vista coránico para todo salafista y yihadista atentar y asesinar su población, pues esta corrompe la tierra del Al-Andalus.

La afirmación de: “Si alguien mata a una persona, sería como si matase a toda la humanidad; y si alguien salva una vida, sería como si hubiera salvado la vida de toda la humanidad.” que repiten los cínicamente apologistas del Islam para mostrar dicha religión como una religión de amor, bondad y paz, no sólo está desmentida por los hechos, sino que no tiene base teológica islámica. El texto que se nos ofrece propagandísticamente como la más alta de las enseñanzas morales del Corán resulta que es una copia de una cita del Talmud hebreo, y ordenado para el Pueblo de Israel, y el tiempo que emplea el Corán es pasado, mientras que concluye en un intolerante llamado a la criminal violencia para el presente, presente continuo. Y que continuará desgraciadamente llenando las calles europeas y españolas de sangre. A no ser que se tomen las medidas oportunas, medidas contra el salafismo y los predicadores salafistas.

© Eduardo Yitzhak para el Grupo de Estudios Estratégicos