Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Grave e Imperdonable Omisión | Por Víctor Bolívar

El zoológico electoral celebra sus candidaturas sobre las penurias ciudadanas (Ilustración de Emejota) 18/08/2017 4:00 PM

Victor Bolívar

Víctor Bolívar es abogado y profesor universitario de dilatada trayectoria. Fue presidente de Acción Democrática

Insisto, creo en toda elección como ejercicio ciudadano necesario para consolidar el sistema democrático. De hecho fui hace mucho tiempo el primer abogado en el país en demostrar un fraude electoral, con castigo a sus ejecutores, y la repetición de las mismas. No se trata entonces de falta de formación o convicción el cuestionamiento que hago en torno a la celebración de las elecciones regionales. Deberán realizarse. El desacuerdo solo alcanza el cómo y cuándo.

No agredo a los otros opositores que asumen como una panacea el acudir a esos sufragios, me inquieta sí que esa decisión vaya aparejada con la inimaginable abstracción de dos de los hechos más trascendentes del acontecer político del país. El bestial fraude electoral del 30J y su resultado, la ANC.

Pareciera que estos dos hechos, y sus consecuencias, no existen para quienes han desatado los demonios candidaturales. Grave omisión que acarrea no pocas dificultades para que se materialice el desenlace que los venezolanos hemos albergado por años.

Obvio es que hoy sumamos una mayoría que ha quedado anestesiada con esta decisión. No lo celebro, antes por el contrario me angustia que luego de la decisión de participar, se sumen a esa mayoría aquellos que de buena fe creyeron en unas elecciones que resulten fallidas.

La participación en esas elecciones debió enmarcarse en una estrategia que le diera fuelle a la oposición y no al régimen que en ellas ha visto, entre otras ventajas, la ansiada paz en la calle cuando la protesta había alcanzado sus mayores decibeles, el desconcierto en muchos actores de la comunidad internacional, el reconocimiento del árbitro electoral y, por vía consecuencial, el reconocimiento de una ANC, así como una inmensa mayoría de venezolanos en estado cataléptico.

Sería necio enumerar las opciones que la MUD tenía antes de lanzarse con temeridad a un evento electoral incierto que no resuelve y por el contrario agrava los dos problemas esenciales al país, el hambre y la permanencia de Maduro en el poder. Con ello prolongan una ya larga agonía que no se sintoniza con los otros nueve puntos que sirvieron de motivación fundacional de la Mesa, quedando solo en agenda el décimo, el electoral. Ese acuerdo lo firmamos los partidos políticos el 23 de enero de 2008. Lo suscribí por AD.

Esta ANC es inexistente desde el punto de vista jurídico, pero he señalado que es un hecho que no podemos obviar. Determina toda decisión que haya de tomarse. Mientras esa monstruosidad avanza y toma decisiones que apuntan no solo a cercenar los postulados democráticos, sino a materializar un Plan de la Patria y las otras leyes inconstitucionales que - como camisa de fuerza - impide la actual Constitución, en forma deliberada la obviamos como si ese hecho no estuviese abofeteando a diario como vecina a la AN.

Las Provincias Federales, así como la Federación de Comunas, cambiarían el formato actual de nuestra división político territorial. Esas figuras harían de las gobernaciones unos jarrones chinos, que dependerían más del gobierno central a través del jefe designado a dedo de esa provincia federal, que asumiría la regulación de sus competencias en forma discrecional. Está en sus planes y nada prevemos al respecto. Insólitamente observamos cómo se subestima a un régimen al que no le dio asco ejecutar un fraude de cinco millones de votos. Prefieren voltear para no ver.

“Gravis et nulla venia davi potest subscribere remisit”