Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

La Caotización. Abono socialista | Por Javier Lara

No ha habido imposición del comunismo sin hambre y Venezuela no es la excepción. (Foto Cristian Hernández @fortunecris) 19/07/2017 8:39 AM

Por Javier Lara

En twitter es @vzla_apesta

Se sabe que las ciencias sociales no son exactas. Es decir, no son como las ciencias puras del estilo de la matemática donde dos más dos siempre dará cuatro sin importar el orden de los factores. Sin embargo, permiten hacer aproximaciones a hechos futuros basándose en experiencias previas de hechos pasados económicos, sociales e históricos.

Eso nos permite siempre tener en cuenta, por mucho que otro nuevo comunista idiota iluminado pretenda justificarnos el último fracaso de su utopía preferida, las razones para el fracaso siempre se resumen a que el socialismo no funciona porque es un sistema maligno creador de miseria y contrario a la misma naturaleza humana.

Así es posible identificar siempre, como es que el socialismo, cual una flor maligna de un barranco lleno de muertos, crece entre el caos, sirviéndole este de abono.

Ejemplo de esto lo ha puesto Aura Palermo tomando el caso Venezuela bien detalladamente , e igualmente hay quién no lo comprende, por lo que es momento de recurrir a un poco de historia básica para tener una pequeña idea de cómo a los comunistas les encanta el caos revolucionario para cosechar y luego procesar sus frutos totalitarios que resultan en ese sistema del mal.

El ejemplo clásico fue Rusia en 1917, la toma del poder por los comunistas se dio por el hecho de estar el país bajo la agitación propia del fin del estado zarista, azotado por las crisis económicas, una guerra perdida con Japón y otra en camino de perderse contra Alemania, donde ante el colapso del estado, se impusieron quiénes mejor se beneficiaban de este caos y además poseían las armas suficientes para dominar a los otros grupos que aspiraban a imponerse infructuosamente en este país.

El ejemplo de Rusia es lo que podría llamarse un caos inducido “de abajo hacia arriba”. Es decir, el colapso del estado se dio a causa de las muchas presiones de los grupos opuestos al viejo régimen, que terminaron erosionando al estado en el poder hasta derrumbarlo y a partir de allí construyeron uno nuevo. Ejemplo que fue luego replicado con sus condiciones propias en China tras años de guerra, Yugoslavia y Camboya, donde el caos actuó desde abajo construyendo sus muchos estados socialistas, hacia arriba buscando destruir el otro estado, llamado “feudal” o “burgués” dependiendo de donde este ocurría.

El otro ejemplo, atípico y aun así más adecuado a nuestro país, es el inverso. Es decir, el de la destrucción del estado y el caos inducido de “arriba hacia abajo”. Donde la toma del poder ocurre primero, y posterior a esto es que se crea el caos para la construcción del estado socialista. Este caso fue el que trató de hacer Allende en Chile, con su “vía chilena al socialismo”, tomando el poder por elecciones y desde allí expropiando fundos, tomando fábricas, nacionalizando industrias y con ello generando escasez caos y violencia, sin contar que ese caos se lo terminaría llevando a él en una contra revolución que con mal que bien, terminó evitando que el país sucumbiera al comunismo.

Hoy este modelo se aplica y aunque aún hoy haya quién pretenda banalizar su mal en forma de llamarlo “gobierno inepto e improvisado”, es todo lo contrario. Su maldad es bien calculada para causar el justo caos y sufrimiento necesarios para crear su estado socialista, vía la demolición de lo poco que queda del “Estado Burgués” para así por vía de la futura Asamblea Nacional Constituyente Comunal, dar inicio a su ansiado comunismo, impuesto primero por las urnas, y que hoy parece consolidarse por el caos generado, las armas que acumulan y sobre el hambre de millones.