Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

La esclavitud moderna venezolana | Por Eliécer Hernández Falcón

Los mecanismos de esclavitud impuestos por el sistema chavista son múltiples y adaptados a cada integrante de la sociedad. (Foto Vladimir Marcano) 25/07/2017 8:10 AM

Eliécer Hernández F.

Venezolano. Especialista en Seguridad Informática. En twitter es @EliecerHF

A ocho días de haber solicitado a la Asamblea Nacional -mediante el plebiscito- hacer su trabajo, muchas cosas han cambiado en beneficio de Venezuela, aunque “todo siga igual”. Déjeme explicarle con lujo de detalles.

Si antes del 16 de julio, mucha gente “opositora” (votantes de la MUD) creía que la salida del gobierno estaba cocinándose gracias a los jerarcas MUDecos, hoy, 24 de julio, a seis días de la  implantación del Estado Comunista, se han revelado muchas verdades y hechos que no pueden pasar desapercibidos por quienes ostentan tener, al menos, cuatro dedos de frente. Vamos a empezar a usarlos.

¿Qué paso el 16 de julio? La ciudadanía, en ejercicio de sus derechos, se dirigió a todos los lugares que se habían dispuesto para decirle a la Asamblea Nacional que no quería “pactos”, ni “negociaciones ocultas”, ni mucho menos cohabitación con los criminales del gobierno, sino un cambio total de gobierno, sumando el rechazo a la Constituyente castrochavista y la petición a las FF.AA.NN a que “respetaran las leyes”, como si eso no fuese intrínseco en quien porte un uniforme y las armas de la República. 

Votaron 7.6 millones de venezolanos solicitándoles a la Asamblea lo arriba descrito, pero, una vez más, la ciudadania venezolana ha sido traicionada. No por la Asamblea Nacional, sino por la cúpula de la MUD que ha secuestrado al Parlamento, y que hoy bloquea todas las decisiones que allí podrían tomarse en beneficio de todos.

¿Quienes son los que bloquean a la Asamblea Nacional? Varios actores políticos que han transado con el régimen durante los 18 años de estadía del castrochavismo. Comunistas que no saben producir riquezas, que han convertido a Venezuela en el país exportador de esclavos profesionales número 1 del planeta. No es casualidad que los dueños de grandes empresas venezolanas tengan utilidades grandiosas con esta tiranía hambreadora. Pagarles a profesionales de todo tipo con moneda de hacienda (el Bolívar “fuerte”) garantiza que las empresas tendrán buenas ganancias a cambio de pagar nóminas de hambre, como hoy se hace. 

Un ingeniero recién graduado en Venezuela, actualmente, cobra entre 300~400K bolívares fuertes al mes, que, llevándolos a dolares, son 50 ínfimos verdes que no alcanzan para nada en un país en donde se ha secuestrado el poder adquisitivo para convertir a la ciudadanía en “peones de hacienda”. Un ingeniero recién graduado en México, cobra entre 1.000~1.500 dolares mensuales, en un país en donde esa cantidad le alcanza para pagar el arrendamiento de un apartamento, llenar la nevera con lo que desee, y darse lujos que ningún ingeniero venezolano puede darse aquí. 

Esta esclavitud ciudadana le conviene tanto a los opresores como a los “opositores” oficiales, quienes han montado empresas rentables a cambio de pagar nóminas de hambre a profesionales que en otros países ganarían lo que verdaderamente merecen. Es por ello que todos los profesionales capaces que se han ido de Venezuela hoy viven felices en el país que eligieron de destino, y no tienen ni el más mínimo interés de regresar al país a ser esclavos, otra vez.

¿Qué pasa con los profesionales mediocres -o sin apostille de títulos- que emigran de Venezuela? Bueno, terminan haciendo cualquier tipo de trabajo que nacionales del país a donde se van no quieren hacer, por un salario mínimo que les alcanza para vivir decentemente. En resumen, son esclavos con título universitario que les conviene tener a los otros países porque representan supremacía del nacional sobre los extranjeros, aunque estos últimos sean más profesionales o capaces que los mismos empleadores.

Teniendo claro el panorama, a sabiendas que la MUD y el régimen castrochavista son los mejores aliados y desean la muerte de la ciudadanía, ¿qué debemos hacer?

Evidentemente ejercer nuestro rol de ciudadanos y desobedecer cualquier mandato de la MUD y sus colaboradores. Tenemos que hacernos de la vista gorda con lo que propongan los pseudo líderes “opositores” y empezar a tomar las riendas de nuestro destino. Existen muchas personas organizándose actualmente desconociendo toda “autoridad”, y son la piedra en el zapato de los opresores. Hablo de los libertarios que, con fuerza y contundencia, han tomado las calles para no regresar hasta obtener la libertad de Venezuela SIN pactos ni agendas ocultas. Muchachos jóvenes que, con el estómago vacío pero la mente repleta de esperanzas e ideas de libertad, han decidido emprender cualquier acción desestabilizadora en contra del status quo que hoy nos aprisiona y no nos deja, ni siquiera, salir del país. Somos la mano de obra barata de los opresores, por eso nos la ponen tan difícil para emigrar.

Ante esto, debemos recuperar la República uniéndonos a los libertarios: escuchando sus ideas y proponiendo otras. Restituida la República, enjuiciaremos a coMUDnistas como a opresores del régimen castrochavista. Si usted ha sido fiel seguidor de la MUD, pero no se ha lucrado por formar parte de ellos y más bien sufre lo que sufrimos todos, este mensaje es para usted. 

Piénselo, recapacite y actúe. Muchos queremos salir del régimen, pero los “jefecitos” abajo firmantes no quieren. Perderían sus negocios multimillonarios con el régimen y sus corruptelas serían reveladas. Cosa que no les conviene a ellos, pero que nos salvaría a todos de la muerte prematura y segura que brinda el comunismo.