Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

La Juventud que no le habla al joven | Por Javier Lara

El nuevo escudo del Partido a 76 años de su fundación. 13/09/2017 9:55 AM

Por Javier Lara

Profesor de Geografía e Historia y ex miembro de AD

En Twitter: @vzla_apesta

“Se siente. Se ve. La Juventud de AD” un grito que es pegajoso y no se niega, pero que en los hechos solo queda en mero cántico cuál barra brava que va al estadio a gritar y fumar monte, en lugar de disfrutar el espectáculo y animar a su equipo.

Este cántico es un reflejo igualmente del partido que se jactaba de tener la división juvenil más poderosa del país. Una que fue la encargada de luchar en las calles contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez mientras la vieja guardia era encarcelada o exiliada; esa misma juventud que en su mayoría fue capaz de dividir el partido en los 60’s para fundar un MIR que luego derivó bajo la nada noble influencia castrista, hacia la derrota en la lucha armada; y la misma juventud que arropó el triunfo de Carlos Andrés Pérez en 1973, como respuesta a un candidato copeyano representante de un gobierno con fama de represor estudiantil. Todo eso es un simple álbum de fotos en el que se escuda hoy el cascarón vacío de una organización que se dice juvenil, pero que sus planteamientos parecen ir cónsonos con las arrugas y achaques propios de la edad del indiscutible líder supremo y Secretario General de ese partido.

Se presenta de esa forma una rama juvenil cuyos últimos representantes icónicos han terminado excluidos del partido o entregados a ofertas de otros partidos que los hacen volverse tránsfugas hasta de su propia tierra, y cuyo principal logro a día de hoy no pasa de mostrar como un triunfo tener al Secretario Juvenil Nacional como diputado suplente, y repetir hasta el hartazgo los muchos representantes estudiantiles que poseen en universidades, donde el liderazgo de estos no viene por el partido, sino por las alianzas, el trabajo propio y por qué obviarlo, hasta por las trácalas clásicas de quiénes se forman para un futuro de corrupción, negociando cupos a carreras al mejor postor y organización de eventos hoy, para mañana ser los que negocian comisiones, bonos y plantas eléctricas defectuosas al mejor estilo de la familia real del partido.

Forman así en su seno y universidades, a los corruptos del futuro, ya que graduándose o no, si tienen la habilidad negociante encontrarán un buen puesto para ejercer la verdadera carrera para la que los prepara el partido, la carrera de la corrupción del rentismo, mientras en el país donde la mayoría de la población joven no se encuentra en las universidades activando por el coto de renta de un centro de estudiantes, sino buscando sobrevivir trabajando, estudiando realmente para graduarse y en una cantidad cada día creciente para lamento de un futuro que debería preocuparle a este grupo que dice defenderlos, huyendo del país que no les da esperanzas ni de pan, tierra o trabajo.

Y así es momento de preguntarse ¿Qué propuesta o discurso tiene para esos muchos jóvenes que cada día más hacen sus maletas o están en planes tiene la JAD más allá de consignas fatuas o insultos queriendo hacer un remedo aún más lamentable de su líder supremo? ¿De qué manera convences a gente de quedarse y unirse a ellos a luchar para mejorar este país, si no se está luchando ni para renovar el partido?

Porque claramente, una agrupación juvenil que es al igual que su casa matriz incapaz de mostrar comportamientos democráticos y éticos de la calle hacia dentro, no puede convencer a nadie de que son capaces de mejorar el país frente a la tiranía asesina de la juventud que es el castrochavismo, si su gran demostración de rebeldía se resume a que las únicas elecciones que son capaces de organizar cada año, sean solo las de “La Novia Blanca” cual unos aspirantes a Osmel Sousa cuya propuesta para el grupo que dicen representar, no pasa del espectáculo cuál láudano una vez al año, ante una población juvenil que prefiere voltear a otro lado, agarrar sus maletas y huir para no volver.

 

A pesar de los contratiempos, realizaron la única elección que el "amado líder" les permite hacer

Pero no puede esperarse una conducta arcaica de una organización que en plena era de las comunicaciones, las redes sociales y demás, su participación en este medio se resume, cuál el “Mujiquita” de Doña Bárbara a posicionar etiquetas dándole la razón de la forma más mediocre en todo cuanto haga el secretario general. Sin cuestionamientos, sin ideas, sin rebeldía, sin alma para siquiera ser jocosos.

Den la razón al líder, no a la historia o a la lógica.

Pero mientras, la mayoría de la juventud hoy milita en el partido del “Me Quiero Ir”, la Juventud de AD sigue en el negocio de la formación de los futuros dinosaurios y corruptos que contribuirán a la rapiña nacional, entrenándose en centros de estudiantes, como sombras de los candidatos avejentados y para acostumbrarse a un sistema electoral donde el triunfo a nadie le importa, preparando a la Novia Blanca con más ahínco del que podrían exigir una renovación desde las bases de sus propios estatutos, que al parecer no entienden de rebeldía o de un país avanzado.