Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

La Libertad Administrada | Por Víctor A. Bolívar

"Para este régimen, Venezuela es un cuartel en el que el Orden Cerrado es la permanente instrucción que debemos seguir los civiles como si fuésemos sumisos" (Foto: Cristian Hernández @FortuneCris) 18/11/2017 3:26 PM

Victor Bolívar

Víctor Bolívar es abogado y profesor universitario de dilatada trayectoria. Fue presidente de Acción Democrática. En twitter es @vabolivar

Administrar la libertad como pieza de recambio en Venezuela es hoy una cotidiana acción indignante. Definida como la capacidad de la conciencia para pensar y obrar según la propia voluntad de la persona, respetando la ley y el derecho ajeno, la libertad se constituye como un derecho humano sagrado, inalienable e imprescriptible que no puede estar sometido a otros condicionamientos. Resulta obvio que en el ámbito político el asunto alcance mayor relevancia al cercenar esa capacidad cuando esta tiene como objetivo que esa conciencia sea asumida colectivamente.

Hemos sostenido que en nuestro país los militares viven su sueño dorado al gobernar a sus anchas con una fachada de democracia. Para este régimen, Venezuela es un cuartel en el que el Orden Cerrado es la permanente instrucción que debemos seguir los civiles como si fuésemos sumisos y obedientes militares en acción. Es una distorsión propia del inconstitucional planteamiento cívico militar, que derivó  en una militarización de la política y sepultó uno de los mayores logros de la democracia como lo fue la exclusión de los militares del manejo de los cargos públicos e instauración de gobiernos civiles.

No hay cabida en este régimen para que se piense y mucho menos se actúe libremente. Quien así lo haga corre la segura suerte del carcelazo. Los operadores civiles de este gobierno castrense se han ocupado de materializar sus decisiones al perseguir, apresar y torturar a la disidencia. Para las dictaduras la paz es el sometimiento. Así fue con Gómez y Pérez Jiménez.

Esto hay que tenerlo en cuenta cuando Maduro negocia - con algunos opositores - el levantamiento de sanciones que en buena medida fueron tomadas por la violación sistemática del derecho a la libertad de muchos venezolanos. Esa misma violación que hoy de nuevo ha quedado contundentemente expuesta ante el mundo cuando, por sí mismo, Antonio Ledezma recuperó su libertad en contra de la voluntad de sus carceleros.