Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Las verdades incómodas de Ledezma | Por Eliécer Hernández Falcón

Antonio Ledezma, con la bandera de 7 estrellas y el caballo brioso del escudo detrás, desconoció hasta en lo simbólico la imposición de la sumisión que acata la MUD 01/08/2017 8:14 AM

Eliécer Hernández F.

Venezolano. Especialista en Seguridad Informática. En twitter es @EliecerHF

La MUD como la conocíamos, ha muerto. La ha matado el Alcalde Metropolitano Antonio Ledezma desde su injusta casa por cárcel. Mediante un video de 18 minutos -en donde asume las consecuencias de sus palabras desde el comienzo- expresó, además de lo que todos conocemos y que nos aqueja de la tiranía, una serie de hechos que, sin duda alguna, han destapado unas cuantas ollas podridas en el seno de la MUD, tanto fue así que, cuatro horas luego de haber difundido el vídeo, fue secuestrado nuevamente por los esbirros del SEBIN y llevado, supuestamente, a Ramo Verde.

Hizo un llamado a los diputados de la Asamblea Nacional para que asumieran la conducción del mandato popular que recibieron por parte de los ciudadanos venezolanos mediante el plebiscito celebrado el 16 de julio del presente año: acto que alabó por su contundencia, pero que no obtuvo resultados al verse diluida su épica por egos tormentosos de líderes de la MUD que la han convertido en una feria de vanidades.

El Alcalde Ledezma ha reconocido abiertamente que la MUD negoció la eficacia del Referéndum Revocatorio mediante reuniones a espaldas del pueblo en República Dominicana, en donde pactaron cuotas de poder y quizás cifras por encima del hambre de los venezolanos. Definitivamente, quienes fueron a sentarse a R.D haciéndose pasar por el “pueblo opositor venezolano” tienen que darle explicaciones al país por lo que el Alcalde ha sostenido con vehemencia, la suficiente como para poner sus manos al fuego y ser injustamente encarcelado, de nuevo.

También dijo que los líderes de la MUD, que optan por ser gobierno y liderar al país, “...primero tienen que liderar sus consciencias”, frase que debe haber retumbado en los oídos de los abajo firmantes de todos los panfleto propagandístico impresos con la venia de Cuba, y que hoy han dado la espalda a los ciudadanos que con toda la fe han ido a las urnas a depositar su confianza en pro de un país libre.

Hizo reconocimiento de las manifestaciones contundentes que se han dado en el país, y recoge el sentimiento de los gobiernos y pueblos del mundo quienes se quedan boquiabiertos ante la asistencia masiva de las masas y que la MUD no logra capitalizar como victorias.

Recordó a la Asamblea Nacional todas las deudas que tienen pendientes con la ciudadanía y el país: No se designó TSJ ni CNE en los lapsos, como tampoco se aprobó Ley de Amnistía prometida en campaña para la liberación de todos los presos políticos (incluyéndolo a él y a Leopoldo López), actos que dejan entrever una conchupancia maligna entre algunos sectores que buscan satisfacer sus propios intereses mediante el ejercicio de la política convertida en politiquería, opacando a los líderes que verdaderamente anhelan una mejor Venezuela.

Hoy tenemos una mejor percepción del problema que nos aqueja como país, y de quienes son los culpables directos de toda el hambre que hemos pasado y de los hijos de la patria que nos han asesinado los esbirros. Hoy, más que nunca, podemos separar la paja del trigo y darle sepultura al cadáver de la MUD.

Sin duda alguna, el Alcalde Ledezma ha acabado con ese mito llamado UNIDAD DEMOCRÁTICA, que no fue más que un cogollo de secuestradores de erario aliados para mantenerse en el poder junto a sus eternos compinches comunistas.

¡No es hora de desánimo! ¡Que a nadie se le enfríe el guarapo! ¡Gracias Alcalde Ledezma