Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Madame Ramos Allup y el burdel de los Autoexcluidos | Por Rosquero Cabilla

En El Pez que fuma había más decencia que en la AD de Ramos Allup 25/10/2017 11:08 AM

Dr. Rosquero Cabilla

Miembro del CEN no por dirigente sino por amigo de Ramos Allup, a quien llama "el antipático eficiente". Fiel pero nadie lo sospecha. De lo que pasa en AD,todo lo sabe. En twitter es @RosqueroCabilla

A este servidor, veterano del CEN, amigo personal de Henry Lisandro Ramos Allup, conocedor de sus mañas, odios, miserias y de dos o tres virtudes que como máximo podría tener si se le busca bien, no me sorprende lo que ocurre. Pero si me sorprende el cómo.

No me sorprende la orden que Henry le dio a los gobernadores de ir a juramentarse ante la ANC. No me sorprende que después que les ordene juramentarse, los lance al pajón, esa es su actuación siempre. No me sorprende eso, reitero. Lo que me sorprende, lo que de verdad es para mí una afrenta casi personal, es que haya utilizado los estatutos para excusarse ante la opinión pública. Eso sí es impúdico. Eso sí es una forma de prostitución política, una muestra de putería partidista, una defecación pública en la historia de nuestro partido.

¿Cuáles estatutos Henry Lisandro? ¿Los que has pisoteado desde 2003 cuando le montaste una jugarreta vil a Rafael Marín para sacarlo de la secretaría general? ¿Los que utilizaste en 2004 para reincorporar sin debate a Claudio Fermín al partido en 2004 o para volverlo a expulsar sin debate en 2008? ¿Los que usaste como excusa en 2006 para negarte a sumar la tarjeta blanca a la candidatura unitaria de Rosales? ¿Los que usaste en 2010 para prorrogar de forma indefinida tu permanencia en la Secretaría General sin elecciones internas?

Yo le he exigido a Daniel Lara que analice los estatutos vigentes, si es que tiene de verdad ganas de debatir. Porque a Lara me he cansado de decírselo: no basta con mentarle la madre a Henry, hay que dar el debate. Quizás este artículo no me lo publique en La Cabilla porque se lo digo, pero tengo que reiterarlo: a Henry hay que darle debate, no insultos, porque los insultos habrá quien los crea y quien no, pero el debate nunca lo gana, como se demuestra hoy. En eso, Lara se equivoca confrontando a Henry igual que Poleo defendiéndolo: los argumentos contra Henry son inapelables.

Lo que se vio en la rueda de prensa que Henry dio para “autoexcluir” a los gobernadores a los que él mandó a jura ante la ANC, fue al tipo en sus peores horas. Lo que más problemas le causa a Henry es el propio Henry. Él es su peor enemigo. Para verlo así, desencajado y fuera de orden, solo hay que darle el micrófono y la tarima, el protagonismo, por un rato. A los días, ya se envenenó con su propia ponzoña, incapaz de construir termina destruyéndose él mismo.

Fue él quien se atribuyó ser el político de burdel. Fue él quien llamó “prostituyente” a la Constituyente. Fue él quien llamó “zorras” a las rectoras del CNE. La manía prostibularia la puso de moda él, nadie más que él.

Henry imita a su tío, dueño de un burdel en la Valencia de antaño. En su familia, un negocio es un burdel. Para Henry, un partido es un puterío, una rochela, una esquina con vendedores de droga, un poste con putas rondando. Esto no es AD. Esto es el burdel en que nosotros los adecos permitimos que Henry convirtiera al partido de Rómulo.

Estamos tan mal los adecos, que ya ni vergüenza nos da.

GOTAS DE CIANURO BLANCO

AUTOEXCLUIDOS Si los gobernadores están autoexcluidos por juramentarse ante la ANC ¿Por qué el salón desde el cual dieron la rueda de prensa presentando sus argumentos fue pagada por AD, a través del diputado Oscar Ronderos? Si AD no tiene nada que ver con la decisión de los 4 traidores ¿Por qué el diputado Ronderos y el diputado Carlos Prosperi fungen de coordinadores de las actividades de los 4 personajes? ¿Serán autoexcluidos también los dos diputados? ¿Serán autoexcluidos los compañeritos que sean nombrados como parte del tren de gobierno de cada gobernador traidor? Allí, en esos momentos, veremos el tamaño de la mentira JUGARRETAS A Primero Justicia y Voluntad Popular se le viene encima un grave problema a nivel de las regiones. No es lo mismo lo que digan sus dirigentes nacionales sobre los gobernadores traidores, que las ocurrencias en las regiones. ¿Qué pasará en Anzoátegui, Mérida, Nueva Esparta y Táchira cuando se cumplan los acuerdos de nombramiento de dirigentes de esas toldas como parte de los gobiernos de esos estados? Allí, cuando veamos a amarillos y anaranjados cogobernando con los blancos traidores, también veremos el tamaño de la otra mentira. DOPAJE Una compañera profesional de la salud, al ver la intervención de Henry “autoexcluyendo” a los 4 traidores, dijo sin apelación: “Henry esta medicado. Ese no es él”. Toma fuerza de nuevo la iniciativa de un grupo de médicos adecos por nombrar una Junta Médica que inhabilite por incapacidad física y psiquiátrica al capataz del partido. JURAMENTOS Alfredito Díaz debe ser el perjuro más grande de la historia reciente de Venezuela. Juró que no iría a la ANC, le juró a Henry que haría lo que él decía, le juró a los demás partidos, le juró a su familia, le juró a sus financistas, le juró a sus testaferros, le juró a sus 15 hijos y a las 15 madres de esos hijos. Incluso, le juró vía telefónica a Leopoldo López que lo apoyaría como candidato presidencial, porque era el líder vergatario que el país necesitaba. Lo mismo le dijo a Ledezma Y a Henry. Y a Falcón. Y a Rosales. Alfredito dejó de ser un galerón lamentado a un bolero de rockola de bar de ficheras, falsos juramentos y promesas de barra, con cariño fingido y caricias pagadas DEFENSORES La defensa que en las redes se hace de Henry Ramos, por parte de tristes militantes sin argumentos, da cuenta de la mala hora que vive el personaje. Ni los robots montados por Oliver Blanco desde la redacción de El Cooperante sirven para algo. El rechazo es nacional, unánime y sostenido. Solo muchachos de nómina, esposas de, gente con cargo y esclavos de postín, defienden al hombre. Lamentablemente, aspirantes a estar en nóminas son utilizados por el henricismo, otra vez, para defender lo indefendible. Igual que en el PSUV, manipulan al hambriento a través del estómago, para sostenerse en el poder. Una vergüenza.