Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

¿Por qué el Paquete de Teodoro fue más efectivo que el Paquete de Miguel - Carlos Andrés Pérez (CAP)? | Por Daniel Lahoud

Teodoro Petkoff, Ministro de CORDIPLAN de Rafael Caldera, junto al presidente y Pompeyo Márquez 22/11/2017 1:16 PM

Daniel Lahoud

Economista con especialidad en economía empresarial, Magíster en Historia de Venezuela, en Economía Empresarial y Doctor en Historia. Profesor en la UCAB, UCV y UCAT.

Continuando un poco con la descripción realizada en nuestro artículo anterior, a CAP le tocó el incremento de los precios petroleros producto de la primera invasión de Irak. Cuando el “viejo” Bush pretendió darle una lección a Saddam Hussein, provocó una elevación de los precios petroleros y, por supuesto, el abandono del programa de ajustes del 89. Eso permitió que a CAP se le olvidara hacer los ajustes y difiriera todo para tiempos mejores (peores realmente). Después de todo, lo peor siempre está a la vuelta de la esquina. Recuerden que CAP fue la vuelta de esquina del gobierno de Caldera, Luis Herrera fue esa vuelta de esquina del gobierno de CAP, Lusinchi lo fue de la de Herrera y CAP la de Lusinchi, así como Chávez fue de Caldera II. Hoy estamos viviendo la vuelta de la esquina del gobierno de Chávez. Todo lo cual prueba, que la historia para lo único que sirve es para que un erudito nos deje con la boca abierta mientras habla, porque en diez minutos, todo lo que dijo se olvidó, para volver a cometer el mismo error, y concluir con la afirmación de la tesis destinista: “es que la historia se repite”.

El Boom ocasionado por los precios crecientes de la “Tormenta en el Desierto” (la acción de USA contra Saddam) causó la suspensión del paquete de Miguel Rodríguez-CAP. Hoy decimos que eso era lo que debieron realizar y que Caldera lo desbarató. Realmente Miguel Rodríguez y CAP lo habían desbaratado y lo único que quedaba del paquete era la baja de aranceles, que permitía que los que lo vivimos compráramos queso suizo más barato que el Guayanés. Eso, en un bon vivant (que era como me llamaba un nieto del Dr. Luis Ignacio Dubuc a quien todos debemos recordar como insigne y honrado adeco) como yo, es inolvidable.

El paquete de Pérez estaba muerto en 1991, por lo que Chávez reaccionó tarde e inefectivamente, como buen militar. Por eso fracasó y lo recordaremos como el gigante en la fabricación de fracasos. Pero lamentablemente, había todavía cosas que no estaban del todo desmontadas y una de ellas fue la aplicación de políticas monetarias por parte del BCV. Eso, y la audaz ignorancia de realizar política monetaria con pasivos propios, provocó que nuestros banqueros entendieran el paquete como la última oportunidad de hacerse ricos y pasaron de las acciones a los bonos brady’s y resulta que en los primeros se pierde y se gana en bolívares (que siempre son mentira) y en la segunda se pierde dinero de verdad (es decir, dolaritos) y en ese mercado perdieron la camisa, los pantalones y las medias. Pero algunos de estos ilustres emprevivos (no puedo llamarlos empresarios, porque eso significa gente seria) prefirieron que sus bancos (es decir los depositantes) perdieran y ellos se salvaran. Como en algún momento dijo Rothbard, “todo gobierno es una organización delictiva y los banqueros son sus cómplices” se cumplió, ganaron los banqueros especuladores y los depositantes que especularon (que buscaban altas tasas), fueron los ganadores y los que nos portamos serio y no depositamos en esos bancos (Latino, Barinas, Venezuela, Consolidado, etc.), así como los banqueros honrados perdimos amargamente con la primera hiperinflación venezolana (la de 1996).

Entonces se comenzó a discutir si era bueno o no liberar el cambio y sorpréndanse, los mismos genios que hoy afirman que no se puede liberar sin estabilizar, comenzaron a afirmar que había que estabilizar primero y luego liberar. Que eso de liberar el cambio, podría ser nefasto para la economía. ¿Se les parece? Recuerden lo que dijimos en el primer párrafo y verán porqué hay tanto degenerado que defiende a Gómez, Medina o a Pérez Jiménez y no entienden que el único presidente sensato de Venezuela después de Páez y Guzmán Blanco fue Rómulo Betancourt. Incluso los que escriben sin poner su foto o su nombre verdadero en twitter y son valientes en el anonimato.

En 1996 Venezuela estuvo en una disyuntiva interesante, había control de cambios y problemas con la deuda (había importantes pagos de capital en 1997) por lo que intentaron por todas las vías de convencer al Dr. Caldera y éste sólo le creyó el cuento a Teodoro Petkof. Luis Raúl Matos Azócar intentó por todas las vías convencer a Caldera, pero don Rafael no le creía. Por tanto, Venezuela firmó un acuerdo “light” con el fondo (FMI)es decir, Teodoro diseñó un acuerdo y el FMI lo avaló como sensato. Realmente Venezuela no requería recursos para salir de su problema (realmente nunca los necesita) y el FMI esta vez pudo entender que lo propuesto tenía sentido. Teodoro inició la Agenda Venezuela. Demostrando que este economista, era más brillante que los que habían intentado el ajuste del 89. De hecho, su paquete fue tan exitoso que los primeros años del insigne mentiroso (La época de 1989 a 2001 de Chávez) mostraron una baja consistente de la inflación y una mejora de las cuentas macroeconómicas. Pero como dijimos, la vuelta de la esquina está ahí. Todo Turgot tiene su Necker y a nuestro Turgot (Teodoro) le salió su Necker (Giordani). Lo que ocurre es que estos Luises no se cansan de inventar nuevos Necker. (señores, lean historia o repitan como hacen los venezolanos)

Los primeros años del gobierno de Chávez mostraron una reducción significativa del índice de inflación, que no consiguió Miguel Rodríguez, ni las políticas restrictivas del BCV. Pero Chávez aprovechó los beneficios de un FIEM con más de 3 mil millones de dólares y los precios crecientes de la segunda invasión de Irak. Esta es la manera en la que comenzó el peor de los despilfarros de nuestra historia. Chávez tenía como ejemplo la dictadura Perez Jimenista y el nefasto primer gobierno de Pérez (CAP) para copiar necedades, lugares comunes y hacer que la historia se repita en errores y consecuencias.

Fíjense que este artículo no es para que se pongan pesimistas, la solución está en el mismo. La vuelta de la esquina está aquí, el problema es a quienes tomemos como líderes del nuevo proceso y más fundamentalmente cómo se entiende lo del petróleo y los recursos naturales. Estos son mercancías y deben ser administradas por quienes las entienden como mercancías. Hoy hay mucha gente lamentándose de lo que han hecho con PDVSA, y esta fue un error más del gobierno de Pérez I (por seguir a pérez jiménez, en lugar de Betancourt) Para que el petróleo sea de los venezolanos, tiene que ser privado y procurar la mayor producción posible del hidrocarburo. Así se produciría el mayor crecimiento posible a Venezuela. No importa el pasado, el futuro se construye hoy.

Nota al artículo: Se hizo mención de dos personajes históricos. Turgor y Necker. A.R.J. Turgot es uno de los mayores genios de la economía. Llegó luego de estudiar en la Universidad de París (La Sorbona) a la burocracia francesa y ascendió meteóricamente hasta llegar al más alto cargo de la monarquía, como ministro de planificación (Intendant) de Louis XVI. Le tocó enfrentarse a la guerra de las harinas (la guerra económica de su tiempo) y su solución fue sencilla, quitó todos los controles, por lo que la harina y el pan aparecieron de inmediato, claro a un precio mayor y luego comenzó a bajar de precio (como toca a las economías que se liberan). El efecto en la calle fue sonoro, las gentes en el mercado decían que lo mejor que le podía ocurrir a Francia era que Louis renunciara y dejarle el gobierno a Turgot quien era preferible porque sabía resolver los problemas del pueblo francés. Jacques Necker envidiaba el puesto de Turgot y no estaba de acuerdo con los liberalismos del nuevo Intendant, por lo que solicitó una audiencia con el Rey y le llevó el chisme del mercado. Louis reaccionó precipitadamente destituyó a Turgot y colocó en su cargo a Necker, por lo que este último repuso los controles y volvió la escasez, lo que contribuyó a que la gente se alzara y tomara la Bastilla, dando inicio a la Revolución Francesa, por lo que tanto el Rey (Louis XVI) como su ministro (Necker) pagaron su error con sus cabezas