Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

¿Qué cosa es el liberalismo? | Por Daniel Lahoud

06/10/2017 8:00 AM

Daniel Lahoud

Economista con especialidad en economía empresarial, Magíster en Historia de Venezuela, en Economía Empresarial y Doctor en Historia. Profesor en la UCAB, UCV y UCAT.

Vamos a comenzar por qué no es. No es conservatismo, por lo que los conservadores no son liberales, es decir, no se puede decir de manera ligera que los liberales son de derecha, en esto estoy basándome en Mises quien dice que los conservadores “quieren conservar lo que no se puede conservar, impidiendo una evolución que no se puede impedir”. Por tanto, el error que casi siempre se comete con el liberalismo es suponer que es una ideología de derecha. Hay personas de derecha que les puede gustar el liberalismo, pero cuando entran en temas como la libertad individual, la libertad de conciencia, o la libertad de las costumbres, comienzan a tener problemas serios con el liberalismo.

Otra cosa que no es, ni puede ser es un partido político. Por eso, quizá se dice que a los liberales no les gusta el gobierno, o que son anarquistas, o que tienen una tendencia a ser utópicos. De hecho, la propuesta liberal como busca el crecimiento económico pudiera ser, y de hecho lo es, muy afín las propuestas de izquierda. Por tanto, es más fácil que un izquierdista muy maduro sea liberal.

En eso de no ser un partido político hay que aclarar que a los liberales les encanta la política, pero no el poder y por eso realmente la existencia de partidos liberales es una contradicción intrínseca. Un presidente o un político pueden tener ideas liberales, sin embargo, no pueden fundar un partido liberal. Un partido liberal no funciona, porque no tendría conducción y la gente creería que se trata de anarquía, por eso la confusión y la creencia de que existe un anarquismo liberal. El anarquismo es la utopía del liberalismo, cuando el individuo se gobierna solo y no tiene ningún límite sino los que él mismo se impone. Pero eso en la sociedad puede ser desastroso, porque los individuos sin gobierno pueden desatarse y llegar a extremos peligrosos.

Lo importante aquí es que los liberales reconocen la necesidad de un gobierno, porque de otra manera la vida en sociedad pudiera transformarse en un verdadero imposible; y alguien debe tener la fuerza compulsiva para garantizar el derecho de propiedad y el derecho a la vida que son fundamentales en un sistema liberal. En esto hay que aclarar que algunos sistemas que no garantizan la propiedad a plenitud, como es el caso de las democracias contemporáneas se hacen llamar liberales y distan años luz de la verdadera ideología liberal. No puede haber excusa que impida la propiedad privada en un sistema liberal.

Entonces, pueden ratificar que la libertad fundamental es la libertad para tener una propiedad, cuando se ponen cortapisas como es el caso de la propiedad social, la propiedad pública, y se justifican en una necesidad pública o social, podemos afirmar que ese sistema no es liberal.

Otro elemento importantísimo que parte de lo anterior, es que para el liberalismo, el centro de atención es el individuo, desconociendo a la sociedad. Hay que tener claro, el liberal contemporáneo comprende que el individuo se realiza en sociedad, con sus iguales. Pero también comprende que no existe una entidad independiente, pensante y actuante que se llama sociedad. La sociedad es únicamente la suma de los individuos, pero esta suma no tiene comportamiento, no tiene sicología, porque no es un ente pensante, y al final cuando actúa colectivamente lo hace siguiendo los lineamientos de los individuos particulares y sus voluntades. Por eso el temor liberal a los sistemas colectivos, porque realmente la colectividad sucumbe ante el individuo que logra escudarse en el grupo para imponer sus deseos personales. De ahí el temor que los liberales sienten por la democracia como sistema, por su tendencia a la demagogia y otras distorsiones.

Ahora ese deseo por darle primacía al individuo, es lo que lleva al liberalismo a ser un sistema propenso a defender los intereses del consumidor. Eso se tergiversa en el pensamiento general y se llega a decir que el liberalismo defiende los intereses de la empresa y de sus empresarios. Pero eso no es cierto, los liberales abogan por la libertad de negocios y contratos, para que haya mucha competencia y en eso se beneficien los consumidores con precios más bajos y con productos mejores.

Entonces el fin último del liberalismo es aumentar el bienestar de los individuos, eso se confunde con egoísmo y con defensa de las empresas usando también a Mises: “Una de las grandes ideas del liberalismo es hacer valer los intereses de los consumidores y no dar importancia al interés de los productores”. Las empresas emergentes suelen ser más propensas a complacer los intereses de los consumidores, una vez establecida y consolidada la empresa, el empresario tiende a ser contrario a los principios liberales.

Los liberales abogan por los intereses de los consumidores, por lo que quieren que la producción se realice con la mayor productividad y el menor costo posible, por tanto el liberalismo quiere la mejor y mayor satisfacción del consumidor quien es el individuo y su razón de ser como sistema.

Ahora quiero hacer una inferencia personal. Si usted lee Venezuela Política y Petróleo encuentra que Rómulo en el trienio acordó con Rockefeller la creación de CADA y otras tres empresas (que nunca se fundaron) la idea era que el gobierno se asociaba con Rockefeller y luego vendería esas acciones (las del gobierno) a los venezolanos para que los venezolanos fueran socios de Rockefeller. Eso fue desbaratado por Pérez Jiménez y sus milicos por lo que Betancourt tenía sin saberlo mucho de liberal, más que Pérez Jiménez que de liberal, no tenía nada.

En ese mismo libro Betancourt dice que él sigue la teoría de las cuatro libertades de Roosevelt, por lo que los demócratas norteamericanos son llamados equivocadamente liberales, claro hay que hacer la salvedad que inspirado en las ideas de Roosevelt se adoptó limitar la propiedad privada, pero contrario a Roosevelt, quien devaluó el dólar; los octubristas llevaron el cambio de Bs.3,90/$ a Bs.3,35/$, y Rómulo consideró la posibilidad de llevarlo más abajo a Bs. 3,06/$. Por lo que no era expropiador como Roosevelt y en eso era mucho más liberal.

Hay otra cosa, en su propuesta de traer inmigrantes quería que se mezclaran con los venezolanos y quería la transculturación, eso lo hace, sin saber muy liberal, porque el liberal, dijimos cree que el individuo se desarrolla en la sociedad y no cree, como quienes creaban las colonias del siglo XIX en sitios aislados y consideraban ésas unas masas de gente. En eso también encontramos rastros de un liberalismo que es digno como dijimos de un izquierdista maduro.

Además Rómulo y sus adláteres intentaron mejorar la condición de todos y cada uno de los venezolanos, facilitando el establecimiento de empresas para que generaran empleo y tratando de beneficiar de una manera importante al común de la población. Considero que si Rómulo hubiese entendido a cabalidad el liberalismo, y no se hubiese dejado engatusar por otros intelectuales de su momento que pretendían que Gómez, López Contreras o Medina Angarita eran liberales manchesterianos, que en realidad no lo eran, hubiese sido un verdadero liberal. Porque en nada contradice el liberalismo a las ideas fundamentales del partido del pueblo, en cambio hay que resaltar que Rómulo jamás quiso formar parte de la internacional socialista, y que él no se denominó a si mismo Socialdemócrata. Esas son ideas de otro.