Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

¿Qué hace fuerte a una moneda?| Por Daniel Lahoud

Foto: Cristian Hernandez @fortunecris 30/04/2018 12:17 PM

Daniel Lahoud

Economista con especialidad en economía empresarial, Magíster en Historia de Venezuela, en Economía Empresarial y Doctor en Historia. Profesor en la UCAB, UCV y UCAT.

De dónde proviene la fortaleza del bolívar. Desde los primeros años del siglo XX Venezuela exporta petróleo y eso ha hecho que el país reciba una fuente constante y elevada de dólares, lo que hace que el respaldo de la moneda sea aplastante. Tanto, que hay una tendencia natural a la fortaleza del bolívar. Eso es lo que hace que en momentos de buenos precios del petróleo como los que vivimos entre 2003 y 2013 los venezolanos nos sintiésemos ricos. Pero cuando los precios del petróleo bajan. Que es lo que ha venido ocurriendo desde 2013 el país está en franco deterioro. Esa fortaleza es lo que ha hecho que a pesar que estamos en un proceso de hiperinflación abierta la devaluación y el índice no haya crecido a los niveles de los países del cono sur, o como Zimbagüe.

Hay tres elementos que hacen que una moneda tenga valor, en primer lugar que el gobierno de su país no conspire contra el valor de la moneda, en segundo lugar que el Banco Central no ayude al gobierno en esa conspiración y tercero, que las personas en general tengan confianza en el valor de esa moneda.

Veamos. En Venezuela se realizaron dos devaluaciones antes de 1983, la primera en 1934 y la segunda en 1961, ambas coincidieron con los dos primeros controles de cambio. El objetivo buscado no se consiguió y el gobierno le regaló esas dos devaluaciones a las trasnacionales petroleras que podían utilizar menos dólares para pagar los impuestos al gobierno. Por tanto el gobierno perdió en las dos situaciones. Después de 1976 cuando se estatizó el petróleo (el petróleo era más nacional con las trasnacionales) el gobierno se volvió dueño del petróleo y se benefició abiertamente con la devaluación. Tanto, que se hizo propenso a las devaluaciones y logró algo que algunos de los venezolanos no entienden, que es que cada vez que devalúan el gobierno se enriquece y el resto nos empobrecemos amargamente. Es decir, transfiere riqueza de nuestros bolsillos a él sin que nos demos cuenta, es el paraíso de un keynesiano. Por esa razón el gobierno tiende naturalmente a conspirar para hacer perder el valor del bolívar, porque a él le convienen las devaluaciones.

Lo segundo es que en la ley del banco central se establece que una de sus obligaciones es mantener el valor interno y externo de la moneda. Pero hago una pregunta para iniciar esta parte si usted está endeudado en bolívares y tiene muchos dólares, que le gusta: que se devalúe el bolívar, que se mantenga, o que se revalúe. ¿Lo pensó? Pues el Banco Central tiene muchos dólares en su activo y debe mucho, porque emite muchos bolívares. Entonces, el Banco Central tiene un conflicto natural de intereses. Él es persona interesada en la devaluación y no le conviene que el valor de la moneda (bolívar) se preserve. Para colmo en octubre de 1974 el banco central se estatizó (también era y ha sido nacional siempre, nacional no significa estatal y estatal no significa nacional, mosca!!!) y desde entonces obedece a los deseos de su jefe el gobierno (no hay que confundir, en Venezuela Estado y Gobierno están ya confundidos) Entonces tenemos otro personaje atentando contra el valor del bolívar.

Por último, no menos importante las personas tienen siempre algo que decir en economía, porque la economía es una ciencia humana, no es matemática, ni estadística, sino que es tan compleja e impredecible como los seres humanos. Si a esos seres humanos les decimos que el bolívar es una moneda endeble y nuestro gobierno le entra a patadas sin misericordia y el banco central la pisotea sin el menor desparpajo. Las personas tienen mucho que ver y si ellas no tienen confianza en la moneda, estamos listos. La mesa está servida para el descrédito. Hay un ejemplo, en USA, el FED cuando se dio la crisis financiera (entre 2008 y 2014) emitió mucha Base Monetaria, tanto como un 381.9% adicional, el resultado es que no hubo aumento en los precios. ¿Por qué ocurrió eso? Porque las personas (norteamericanas o no) mantuvieron la confianza en el dólar y la demanda de dinero no cayó. Por eso no experimentaron alzas de precios, de hecho los precios medidos con el deflactor del PIB crecieron apenas un 1,58% anual en esos mismos 7 años.

En Venezuela el Banco Central elevó la Base Monetaria 16 veces es decir 1600%, bueno si lo quieren comparar la aumento 41.7 veces más que lo que lo hicieron en los Estados Unidos. Usando el deflactor el efecto en Venezuela fue que los precios crecieron 42,91% anual en el mismo período. Es decir, la gente desconfía mucho del valor del bolívar.