Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Una Fría Realidad | Por Orlando Fuenmayor

"Está en cada uno ver si quiere seguir padeciendo de todo esto que vivimos, tanto los que se quedaron como los que NOS fuimos" (Foto: Cristian Hernández @FortuneCris) 02/12/2017 10:00 AM

Orlando Fuenmayor

Ingeniero Mecánico. Refugiado Político en Colombia. Activista político por más de 10 años. Articulista crítico y reflexivo de prensa digital e impresa en el Estado Zulia. En Twitter es @orlandojosefs

Esa absurda actitud de comodidad ante todo, de ser conforme con lo que nos pasa y creer que el mundo nos debe todo y por ello debemos esperar un acto de gracia “porque me lo merezco”. Me niego a la posibilidad remota de que yo sea visto como un mendigo en el mundo. Entiendo que nos bombardearon por casi 60 años de “democracia” en Venezuela del populismo y la mediocridad quienes fueron permeando a toda la sociedad, agudizándose en los 18 años del nefasto paso del régimen militar cubano, encabezado por el mayor resentido de todos Hugo Rafael Chávez Frías… esto que no se le olvide a nadie.

Entonces si salimos del país somos cobardes y si nos quedamos tenemos coraje; tesis que manejan los mismos populistas de la 4ta, los resentidos de la 5ta y los nuevos Benjamín Button de la política Venezolana que nacieron ya viejos, con los mismos vicios de los dinosaurios políticos que hoy se niegan a morir, tal como los Allup, Rosales, Eduardo Fernández, Fermín, entre otros… unos eligieron ser de nuevos partidos políticos como Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo o Primero Justicia; que no son más que un cascaron vacío; de doctrinas sin practicas e ideologías sin ideas.

Mil disculpas a quienes si le ponen un mundo, pero creen que su lucha es hacer lo que les repitan desde las “líneas partidistas” y que por incautos logran ser conejillos de indias manipulados por los más grandes operadores de la política venezolana; rojos, azules, amarillos, naranjas, blancos y verdes… en una licuadora son la misma mier…

Nos quedamos en orfandad, indefensos ante víboras que con su veneno han hecho el país de su preferencia: sumiso, mediocre y falta de autoestima. Con nuevos liderazgos que no vienen con grandes discursos retadores o argumentos leguleyos; y el venezolano común aun no entiende que le hablen con sinceridad o con un poquito de realidad en las palabras… se acostumbró al populista que besa bebes, que saltan charcos de aguas negras o entregan dinero sin contestatario.

¿Entonces? ¿Qué nos pasa? No accionamos, estamos estáticos como quien intento tener novio (a) le fue mal y busco un reemplazo y resulto peor. Ese guayabo, estamos pasándolo y no se quita con alcohol o rumbas. Se mitiga, se sobrelleva con reflexión y haciendo una toma de decisión definitiva.

Quienes estamos en el exilio lo vemos desde otro punto de vista, fuera de tanta anarquía y descontrol. Por ello que hemos sido acertados a pesar de no sufrir el calvario que ustedes viven para conseguir comida, medicinas y convivir con tanta violencia desmedida. Mi admiración con ustedes y mi palabra de aliento ¡Estamos con ustedes!

Esto debe parar y somos nosotros mismos dueños de nuestros destinos… está en cada uno ver si quiere seguir padeciendo de todo esto que vivimos, tanto los que se quedaron como los que NOS fuimos. Tenemos que tender puentes y apartar el egoísmo; todos somos necesarios e importamos para esta nueva fase de lucha que se avecina.

¡Dios nos proteja!