Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Una nueva táctica de Hamás | Por David Mandel

08/04/2018 2:38 PM

David Mandel

David Mandel es peruano, especialista en Israel y el Medio Oriente. Reconocido estudioso de la cultura hebrea y de sus ribetes políticos, articulista en distintos medios sobre el tema.

El objetivo estratégico de Hamás, desde su fundación hasta el día de hoy, es la destrucción de Israel y la expulsión de todos los judíos que sobrevivan. Sus tácticas varían, ya que al fracasar, son reemplazadas por nuevas con la esperanza de que estas contribuyan al éxito de su objetivo.

La primera táctica fue el envío de terroristas suicidas que hacían volar sus bombas en vehículos públicos, restaurantes y centros comerciales. La táctica fracasó (aunque causó cerca de mil civiles israelíes muertos y diez mil heridos) cuando el publico israelí no sucumbió al terror, y el gobierno israelí construyó una cerca (que, en su gran parte, sigue los contornos de las fronteras del armisticio de 1949).

La segunda táctica fue disparar cohetes, (de fabricación iraní y también local) a pueblos israelíes. Esta táctica fracasó cuando Israel desarrolló el sistema anti-cohetes denominado “Cúpula de Hierro” que tuvo gran éxito en destruir los cohetes disparados desde Gaza. Si no hubiese existido la Cúpula de Hierro, los 4,000 cohetes que Hamás disparó a Israel durante la Guerra del 2014 hubiesen causados ruinas, destrucción y miles de muertos.

La tercera táctica fue construir túneles, a un costo de millones de dólares cada uno (dinero que podia haber sido utilizado para el beneficio de la población de Gaza construyendo hospitales, escuelas e industrias que diesen empleo). El objetivo era enviar terroristas por estos túneles a las poblaciones fronterizas de Israel para masacrar a los habitantes y llevar cautivos a los sobrevivientes. Esta táctica también fracasó cuando Israel desarrolló tecnología que ubica los túneles para poder destruirlos.

La cuarta táctica es enviar cientos de miles de pobladores de Gaza a las cercas fronterizas con Israel, para invadir Israel. Lo hicieron por primera vez el viernes, y el resultado no fue lo que Hamas había soñado. No lograron que cientos de miles participaran en la marcha a la frontera. Lo hicieron solamente cerca de 30,000, una multitud compuesta de elementos armados de Hamas, empleados de la administración de Hamas y sus familiares.

La respuesta de Israel sorprendió a Hamas. Murieron 15 palestinos (diez de ellos combatientes armados de Hamas) que trataron de destruir la cerca, y mas de 1,000 sufrieron los efectos del gas lacrimógeno.

Es inevitable, como en ocasiones anteriores, que Israel sea criticado, condenado y tachado de “reacción desproporcional” por defender sus fronteras de la invasión de enemigos obsesionados por el odio y el fanatismo. Pero, el mundo en general, y los palestinos en especial, deben entender que Israel no esta dispuesto a suicidarse (como si lo están algunos países europeos en forma consciente o subconsciente, al abrir sus puertas en forma descontrolada a millones de islámicos) y que hará todo lo posible, aun si sus críticos lo califican de desproporcional, para resistir y sobrevivir.

Todos los dirigentes de los partidos politicos de Israel declararon estar orgullosos de la determinación y profesionalismo de los comandantes y soldados israelíes por haber logrado que la gente en Israel y sus familias celebren el Seder de Pesaj en paz.

Al escribir “todos los dirigentes” he generalizado. No todos los partidos políticos apoyaron a los soldados que defienden nuestras fronteras. Los dirigentes de los partidos árabes condenaron la reacción israelí, lo cual no es sorpresa. Lo que tampoco es sorpresa fue la reacción de la dirigente de Meretz, el partido de ultra izquierda, que exigió “una investigación de lo sucedido”.

El Ministro de Defensa comentó la declaración de Meretz, diciendo “No entiendo a esos hipócritas que exigen una comisión de investigación. Están confundidos. Creen que Hamás organizó un festival tipo Woodstock [famoso festival de música] y que les debíamos haber recibido con flores”.