Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

#EntrevistaCabilla con Viviana Padelín. Carcel y tortura, la “fábrica de odio” del chavismo.

04/03/2018 11:17 AM

Equipo Cabilla

El Equipo Cabilla realiza trabajos especiales, de investigación y análisis.

Viviana Padelín ha hecho de forma sostenida algo que a cualquiera puede helarle la sangre: investigar en los testimonios de víctimas de las tiranías del siglo XXI los puntos en común que se utilizan para “quebrar” emocional, psicológica y físicamente a seres humanos. Allí, entre tanto horror, puede encontrar el horror mayor, superlativo, paroxístico que no es otro que el objetivo central del verdugo tiránico, es decir, la esclavitud.

La pura y simple esclavitud, disfrazada tras conceptos como “reeducación”, “construcción del hombre nuevo”, “reingeniería social” “reinserción social” etcétera. Ya no estamos en presencia de dictaduras que persiguen a disidentes y los torturan para que digan donde están las armas o los compañeros de lucha. No. Ahora hablamos de quebrar al ser humano y convertirlo en esclavo de lo que el régimen verdugo necesite que diga, que haga o que “delate”, entendiendo la delación como repetición del guión que el tirano necesita para, como en un nudo gordiano macabro, seguir moliendo a más disidentes, a más víctimas puestas finalmente a su servicio.

Tortura blanca. Muerte blanca. “Tratamiento psiquiátrico”. Heridas que no se ven. De todo eso, se puede hilar una historia de la que Viviana Padelín se ha convertido en colectora y curadora, advirtiendo además del peligro de ignorar el horror que está ocurriendo en países como Venezuela, más que centro de torturas colectivo, depósito de seres humanos sometidos a todo tipo de escarnios, puesto además como ejemplo modélico de imitación en países de la región, para horror de los demócratas y amantes de la libertad.

A la luz de lo relatado por presos políticos del régimen chavista recientemente liberados, como Araminta González o Vasco Da Costa ¿qué opinión le merecen las torturas que denuncian?

Recuerda a los relatos de los encarcelados en la ex-URSS o Cuba.

Más allá de las terribles torturas físicas, Araminta González relata sobre el proceso de re-educación («Allí te visten de fucsia, te desnudan, te revisan todas tus cavidades y te quieren meter el comunismo como sea»), el aislamiento, el adiestramiento militar y el culto a la personalidad de Chávez (obligándola a aprender himnos y saludos y a «decir que quería al expresidente que se murió»). Más tarde, en la internación en el psiquiátrico, el aislamiento y la “camisa de fuerza química”.

Vasco Da Costa relata aislamiento, torturas psicológicas, humillaciones y simulacros cuyo objetivo era la delación. En la “fábrica de odio” nos cuenta sobre la primera fase de la re-educación: la etapa de progresión y la creación del torturador onmipotente (“Como si se tratase de una jaula gigante, los presos se encontraban debajo de un techo de rejas, con custodios armados que caminaban a lo alto de ellos, haciendo que los reos, al subir la mirada, solo les vieran las botas y las armas”) y la tortura moral: “Tenían un palo que decía ‘atamel’ y otro que decía “derechos humanos’ que usaban para golpear a la gente solo por quejarse”.

La denuncia hecha por ex presos y sus familiares sobre las condiciones de reclusión en La Tumba da cuenta de la aplicación de la llamada "tortura blanca". En su conocimiento del tema ¿Qué se busca con este tipo de tortura?

El aislamiento, la pérdida de noción temporal, insomnio forzado, las amenazas, las falsas noticias son descriptas por los presos de Lubianka (URSS) como la “muerte blanca” cuyo objetivo era la delación o falsa delación.

En un testimonio reciente, el iraní Amir Fakhravar, da cuenta que estuvo preso ocho meses bajo la tortura de la habitación blanca y no podía recordar la cara de sus padres.

Si se comprara con las torturas hechas por regímenes comunistas en el pasado ¿A donde llegan estos sistemas con estas prácticas? ¿Que pretenden finalmente?

En todos los casos se aplica ingeniería social para la construcción del “Hombre Nuevo”. Hoy, con un paradigma cultural diferente al entonces soviético. Es absolutamente necesario excluir, invisibilizar, anular o cooptar a los verdaderos opositores con capacidad de organización, a las víctimas y mucho más a los héroes. Ocupando su lugar: la falsa oposición que da credibilidad al régimen.

Es importante observar el método violento hacia la adaptación en la construcción del socialismo global que se utiliza en Venezuela y el método por “consenso” que se aplica en el resto de nuestros países para el mismo objetivo. Es un gran error pensar que el camino que transita Venezuela no es el del resto. Es el mismo, pero no necesariamente extremo ni violento. Con esto pienso que los venezolanos tienen una resistencia, una fortaleza aún sin nombre, que los desmarca de otros, que, sin tiranías, han avanzado mucho más en el mismo modelo.

Los opositores al régimen de la URSS eran encarcelados, torturados o confinados en psiquiátricos. Igual a Venezuela. En otros países, son injuriados, humillados públicamente y con eso, en algunos casos, es suficiente para quitarlos de la escena pública, otra forma de tortura psicológica al que hoy llaman “bullying”.

Visto lo que ya sabemos sobre el tema de las torturas ¿Hacia donde cree usted que se dirige el régimen chavista?

En lo inmediato dependerá de sus socios y/o aliados. Más adelante, en un proceso de “democratización” en la etapa de post-socialismo SXXI que algunos países ya están transitando, sin embargo el modelo será el mismo.

Diversos analistas internacionales han dado cuanta ya de la situación en Venezuela como insalvable de no haber una intervención internacional. ¿Cuál es su opinión al respecto? ¿Ve viable esta solución?

No me gustan las intervenciones, en ninguna parte. Creo en la libre determinación y la soberanía en su amplio sentido; pero comprendo a quienes la piden en medio de una situación desesperante.

El chavismo es una muestra de la expansión castrista y de las acciones del Foro de Sao Paulo. ¿Podríamos preveer quien es la próxima víctima en la región? ¿Es inevitable la expansión del modelo?

El Foro de Sao Paulo consolidó su poder en Latinoamérica en un período muy corto: 2003 al 2013, año donde comienza su decrecimiento, entre otros, como consecuencia del propio desgaste, la muerte de quien fuera su líder regional, Hugo Chávez y la llegada de un nuevo líder global para esta misma agenda: Papa Francisco.

El modelo continuará su expansión porque Latinoamérica debe integrarse como bloque regional o estado subcontinental. El Foro de Sao Paulo, a través de UNASUR, ha fracasado en este objetivo y con esto, dejó de ser una herramienta viable para esta construcción. Habrá nuevos actores, pero el socialismo, con correcciones cosméticas, será el mismo.

Al final de esta película ¿Ganarán los buenos?

Creo que, en la historia que conocemos, aún no han ganado. Es tiempo, ya. Pese a todo y a todos, si tuviese que darle un lugar a mi fe, sería en Venezuela.