Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Guerra de Tronos Maracucha: Cae la Casa Rosales, asciende la Casa Guanipa

¿El fin del reinado de Rosales? (Foto Cristian Hernández) 11/09/2017 10:08 AM

Equipo Cabilla

El Equipo Cabilla realiza trabajos especiales, de investigación y análisis.

La palabra guerra no es un eufemismo: desde golpes hasta tiros hubo este 10 de septiembre en los centros electorales dispuestos en Zulia en las primarias de la MUD, donde Evelyn de Rosales se medía contra Juan Pablo Guanipa por la nominación opositora a la gobernación.

Guanipa, hermano del Secretario de Organización Nacional de Primero Justicia y también Diputado Tomás Guanipa, se medía por segunda ocasión contra los Rosales. La vez anterior, las primarias fueron por la alcaldía de Maracaibo, puesto que Juan Pablo “Tequeño Crudo” Guanipa aspiró desde sus tiempos de concejal de Maracaibo. En 2015 abandonó el espacio de la concejalía para apuntar a Caracas, donde llegó como representante del Zulia a la Asamblea Nacional, espacio que a su vez abandona ahora para ser candidato a la gobernación.

A su favor, la cárcel de Rosales, la mala gestión de Evelyn al frente de una alcaldía que, otrora, tuviese en Manuel Rosales o Di Martino a gerentes reconocidos en favor de la ciudad por tirios y troyanos. Pero las posiciones públicas de la alcaldesa, aceptando agachar la cabeza frente al TSJ por el tema presupuestario, en desmedro de la AN legítima, o la extraña liberación sin precedentes de Manuel Rosales, asumiendo públicamente posturas a favor de diálogo con el régimen, dejando de lado la protesta de calle, terminaron siendo los mejores aliados de la candidatura de Guanipa.

Súmenle a eso la inhabilitación del emergente outsider Lester Toledo, hoy prófugo de la justicia, quien terminó apoyando públicamente a Guanipa. Súmele a eso unas primarias con todo el poder de medios de Primero Justicia y una feroz campaña contra el continuismo de los Rosales, a los que se les acusó de ser “chavismo azul” en la etapa más candente de la campaña y del día de las primarias. La mesa estaba servida.

Terminaría así, de momento, la hegemonía “rosalista” en el Zulia y con miras a las regionales. La “Casa Rosales” mantenía el control del estado occidental desde 2000, cuando Manuel Rosales, desgajado de la AD que lo llevó a la alcaldía en 1995, asumiera la construcción de Un Nuevo Tiempo y se lanzara a la gobernación, aprovechando el vacío que dejó Arias Cárdenas, gobernador del estado en aquel entonces, disidente del chavismo y candidato ese mismo año a la presidencia contra Chávez.

Desde allí, vimos a Rosales repetir en 2004 en el Palacio de las Águilas, sobrevivir a los juicios del 11-A a pesar de haber firmado el “decreto Carmona”, ser el candidato presidencial de 2006 y mantener a buena parte de la dirigencia opositora con la nómina de la gobernación zuliana.

Por los momentos, la Casa Guanipa desplaza al rosalismo. Solo les queda derrotar al chavismo con Arias Cárdenas a la cabeza, para acceder así a lo que en realidad ansían: al situado constitucional del Zulia, que les permita financiar la hegemonía amarilla.