Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

La Psicosis Electoral de Elías Pino en cinco actos | Especial La Cabilla

Elías Pino Iturrieta, equivocado desde 1989 22/10/2017 6:57 PM

Equipo Cabilla

El Equipo Cabilla realiza trabajos especiales, de investigación y análisis.

Continuando con el especial post-electoral que desnuda las peores infamias y contradicciones de los “influencers” pro-MUD, vamos con un favorito de Fidel Castro, el firmante de comunicados infames, de artículos sosos, el sobrino de la Tía Amelia Bates: el Doctor Elías Pino Iturrieta.

El querido profesor, arrejuntado con la clase intelectual que, falta de pensamiento, llama a votar porque sí (a pesar de no haber argumentos serios para ello), nos mostró en un lapso de horas todo un círculo de opiniones. Como si fuesen las etapas de la muerte con su negación, ira, negociación, depresión y aceptación, termina siendo toda una montaña rusa que desmenuza todos esos argumentos de la MUD que hizo propios, en desmedro del pensamiento crítico que debería caracterizar a alguien que se considera intelectual. Pero que en este caso, cae víctima de su castrismo avanzado incapaz de asumir errores propios y de aquellos en quienes vive depositando su confianza.

Así, empieza temprano la noche del pasado 15, en alarde de pitoniso que la pega menos que Reinaldo el Profeta y Hermes El Iluminado, con sus proyecciones:

Acto I. La Negación

La senda democrática de Lacava:

En la ruta del triunfo (De Héctor Rodríguez): 

La Tía (O su alter ego cual Norman Bates criollo) sigue con los criptomensajes del error con canciones: 

Las cargas mal amarradas del Estado Aragua: 

No pega ni un Parley, ni un animalito, ni en mensajes crípticos:

Ni el sponsor oficial de las derrotas electorales lo hacen despertar: 

Acto II. Empieza la Ira.

Tras el optimismo, la preparación para el golpe de autores y coautores:

Lo que se advirtió y su grupo siempre negó ocurrió y… 

Redirigiendo el odio al enemigo imaginario, el chivo expiatorio: 

Más petitorios con ira: 

Acto III. La Negociación con la cordura.

Un pequeño momento de lucidez:

Cuando las neuronas empiezan a funcionar mostrando parte del problema real: 

Acto IV. Empieza la depresión

Tanto civilismo para terminar llamando al Gendarme Innecesario:

Luego de las loas, la condena al teniente: 

Viendo el panorama mortuorio: 

El que siempre firma listas infames por fin empieza a notar las consecuencias de esto: 

El que creyó en todas las encuestas, hoy las culpa: 

Acto V. La Aceptación de lo inevitable

Críptico y todo, por fin asume ciertas culpas:

Después de llamar como siempre al mito militar, descubre una vez más que el agua moja: 

Aceptando que a quiénes apoyó ciegamente, están más ciegos que él: 

Asumiendo una posición de condenar las municipales, hasta que sus amos lo convenzan fácilmente de lo contrario: