Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

La Tragedia Bautista y la Farsa Kico | Especial La Cabilla

La Venezuela trágica y cómica a la vez, tiene en Kico Bautista uno de sus más patéticos representantes de postín 31/10/2017 9:50 PM

Equipo Cabilla

El Equipo Cabilla realiza trabajos especiales, de investigación y análisis.

Como pólvora corrió por los medios de comunicación la noticia infame de la semana: Kico Bautista, el periodista disfrazado de analista, se presentará como candidato a alcalde de Baruta.

Como es Halloween, podría tratarse de un simple disfraz más en la carrera del personaje. Estamos hablando de un permanente disfraz, de un antifaz que camina. De “dirigente estudiantil” de la UCV en los ’80, a amanuense de alcoba del extraño duo Peña-Otero en El Nacional. Llave de postín de Juan Barreto, con quien administró el juguete que fue la revista dominical del periódico, el otrora famoso “Feriado”, convertido en sus manos en un instrumento de guarrerías, extrañas caras en portada, reportajes infames y muerte lenta de la revista. Fue la etapa del carnaval del periodismo, donde se asumió como editor de revistas.

Con el tiempo, lo vimos pasar del equipo de campaña de Edmundo Chirinos a editor de revistas. Luego se disfrazó de dueño de restaurant. También usó el disfraz de conductor de programas de TV, iniciando en VTV en tiempos de Caldera II. Y, oh sorpresa, logró una columnita de chismes políticos en El Nacional, siempre bajo el ala del duo Peña-Otero. Y con Juan Barreto siempre de llave, de pana.

Así, entra al ruedo político como “analista-columnista”. No como quinta columnista, que es otro disfraz.

En radio y en tv se le tuvo con ese disfraz de analista todos estos años. En 2002 se le vio en tarima arengando a la gente en las marchas que terminaron en tragedia, aquel 11 de abril. Extrañamente, a diferencia de otros periodistas protagonistas de la época, no ha sufrido las consecuencias por su papel de primer orden en esos días. No sufrió exilio como Orlando Urdaneta o Napoleón Bravo o Rafael Poleo. Ni persecución como Teodoro ni juicios como el duo Otero-Peña o Ravell. Extraño: no sabemos si su rol en los días del 11 de abril fue otro de sus disfraces. O si fue su rol en la Tragedia. O el inicio de su farsa.

“Buenas Noches” se llamó el show desde el cual, vistos los elementos hoy, se preparó la intervención de sus conductores en la política directamente. Ya en 2012, vimos a Kico disfrazado de jefe de partido, con el famoso conglomerado de independientes llamado “Tu y 2 más”, financiado por Capriles para agrupar independientes a su candidatura. Al final no se sumaron independientes sino chulos, borrachos, estafadores, protochavistas como su gran pana Semtei, indigentes de la política nacional y regional y hambrientos. El dinero dio para alquilar una mansión en Altamira, Caracas, llamada “Quinta Versalles”, amoblada un día y desvalijada unos meses después. Nadie sabe en qué se gastó tanto dinero, pero los mesoneros de los restaurantes de la zona podrían darnos una idea.

Vivimos una tragedia durante años, viendo a periodistas disfrazados de analistas. Ahora los vemos de políticos. Ya Kico es diputado suplente por Mérida, ya Roland Carreño es “dirigente” de Voluntad Popular.

Con pocas esperanzas en una regeneración de la política nacional, esperamos la candidatura presidencial de Carla Angola, quien seguramente contará con los mismos asesores de discurso de Manuel Rosales, acostumbrados a los desaciertos y desubicaciones.

Tragedia es tragedia. Farsa es Farsa. Aquí, un resumen de ambas cosas, desde Kico hasta Bautista y viceversa.

Rodeado de chavistas ayer, sospechoso hoy

Sus panas de ayer son todos chavistas. Menos él. Desiré Santos Amaral, los hermanos Villegas, Juan Barreto, Eduardo Semtei, Jorge Rodríguez y un largo etcétera.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El show que no terminaba.

En este performance, lo vemos como presuntamente borracho, acaba con el ritmo del programa un día, haciendo retirarse del estudio a su compañera Carla Angola, en medio del estupor de Roland

Mas madurista que mariacorinista

En este otro performance, en un video del que emana alcohol, hace la confesión que no necesita interpretaciones: “Tengo más diferencias con Maria Corina que con Maduro”.