Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Liu Xiaobo, otro muerto del comunismo | Especial La Cabilla

Liu Xiaobo murió sin doblegarse. 15/07/2017 11:10 AM

El jueves 13 de julio de 2017 falleció en un hospital de Shenyang Liu Xiaobo (1955-2017), poeta, disidente y Premio Nobel de la paz chino, preso de la dictadura comunista que combatió con la fuerza de las ideas y que decidió que era un hombre demasiado peligroso por el delito de pensar distinto. Como tanto hacen las dictaduras modernas en tantos lugares del mundo, lo encarcelaron y dejaron morir de mengua.

Un hombre que a pesar de un evidente pacifismo en sus acciones, no por ello debe ser considerado menos valiente. Se enfrentó con palabras, ensayos, crítica literaria y cartas a una de las dictaduras más férreas, controladoras y violentas del mundo actual como es la que gobierna bajo mano de hierro la República Popular China, escudada en su régimen de partido único del Partido Comunista fundado por Mao.

Una dictadura que aun teniendo uno de los ejércitos más poderosos del mundo, un control económico envidiable por cualquier tirano, y un aparato policial para aterrorizar cerca de mil millones de personas, veía como amenaza a un solo hombre solo por ser, por salirse del molde, por atreverse a decir que la realidad de China no es tan buena como la pintan y por denunciar, primero como protestante y sobreviviente de los hechos de Tiananmen, y luego como inspirador y firmante de la “Carta 08”, la falta de libertades fundamentales y los efectos sobre la sociedad china, haciendo el llamado a un cambio en el sistema chino que garantizara igualdad, división de poderes, una república federal y libertad de información.
Por sus artículos, denuncia del régimen y la intención de publicar esta carta, Xiaobo fue arrestado en diciembre de 2008 bajo cargos de subversión contra el estado y condenado a 11 años de prisión en 2009, lo cual no impidió que el Comité del Nobel se enterara de su caso y de su labor por la libertad de forma pacífica, otorgándole el Premio Nobel de la Paz en 2010 aún bajo protestas de la dictadura china en contra del comité, que además decidió poner bajo distintas formas de arresto a amigos y familiares de Liu para impedir que alguno fuese a recoger el premio por él, convirtiéndose en un símbolo la silla vacía en la ceremonia de entrega del premio hasta el día de hoy.

Liu se une a una triste lista de ganadores del premio Nobel de la Paz muertos encarcelados, donde solo están él bajo la dictadura china y Carl Von Ossietzky, Nobel de la Paz en 1935 encarcelado por el régimen nazi de Adolf Hitler por “espionaje” al denunciar el rearme alemán contrario al tratado de Versalles, que falleció en un hospital de Berlín en 1938 sin ver el reconocimiento que le fue hecho por, al igual que Liu, oponerse a un régimen totalitario que ve en cualquier pensamiento crítico, sin importar lo más mínimo que pueda parecer, una potencial amenaza a su hegemonía de control social.