Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Con el caso Linda Loaiza y Luisa Ortega a cuestas, Ángel Zerpa llega a magistrado | Especial TSJ

Ángel Zerpa, emblema de la injusticia y abogado de Luisa Ortega 22/07/2017 5:45 PM

Especial La Cabilla

En twitter: @la_cabilla

Hecha pública la lista de postulados, se hizo una labor de selección de nombres resaltantes, que debido al poco tiempo se nos quedó corta para hacer mayor investigación de nombres necesarios y relevantes para el máximo tribunal del país, y de aquellos que por su pasado tormentoso plagado de oscuros episodios no merecen estar allí. Sin embargo, con la elección de los 33 magistrados y suplentes, se nos hace más sencilla la labor al reducir la lista, a la vez que, como en el caso que contaremos a continuación, nos hace lamentarnos por no denunciar esto antes.

Este es el caso del nuevo magistrado principal de la sala Político-Administrativa Ángel Zerpa Aponte, quién tiene en su expediente como juez la mancha de ser parte de uno de los procesos judiciales emblema de la impunidad, los malos manejos y en general de todo lo que está mal en el sistema de justicia venezolano como es el caso de Linda Loaiza López.

Para los que no recuerdan, este fue un caso de violación, tortura y tratos crueles que conmovió a la sociedad en el año 2001, cuando la víctima fue encontrada brutalmente golpeada, con quemaduras, lesiones y otros trastornos en el apartamento de su presunto captor y agresor Luis Carrera Almoina, quién fue posterior a esto capturado y enviado a la cárcel de Yare bajo cargos de homicidio frustrado, tortura, violación, entre otras graves acusaciones.

Sin embargo, ninguna de estas graves acusaciones de delitos de lesa humanidad pareció privar sobre el hoy Magistrado del Tribunal Supremo de Justicia, quién entró en la historia como el juez que otorgó al bautizado como “El Monstruo de Los Palos Grandes” el beneficio de casa por cárcel el 7 de noviembre de 2001 desde su despacho del Tribunal 18° de Control de Caracas. Medida que el mismo acusado violaría más de un mes después al escapar de su apartamento el 20 de diciembre del mismo año, siendo recapturado horas después en La Pastora y encarcelado.

Por todo este escándalo, Ángel Zerpa fue suspendido y luego destituido de su cargo  en un procedimiento disciplinario, sin que además diera esto un buen resultado para el caso, que cayó en una espiral de retardo procesal, huelga de hambre de la víctima ante la sede del Tribunal Supremo de Justicia donde quién benefició a su agresor ha sido nombrado, una condena mínima de 6 años a Carrera Almoina por lesiones personales y privación ilegítima de libertad (purgó apenas un año de esta), hasta la llegada del caso a la CIDH esperando algún tipo de justicia que en el sistema legal nacional no se ha encontrado.

No conforme con su polémica actuación que llevó a su destitución, Zerpa es también el abogado defensor de la Fiscal General de la República Luisa Ortega Díaz, siendo esto al menos, un motivo para recusarse por conflicto de intereses cuando le toque recibir los casos de su representada.

Estamos así ante un juez involucrado en uno de los casos de violación de derechos humanos peor manejado de la historia reciente, y además relacionado directamente a una de las partes de los muchos casos que podría recibir, siendo premiado con un cargo donde lo que menos podría garantizarse son decisiones justas y confiables ante un país que clama por representantes en quiénes pueda confiar para detener los abusos e impunidad de la injusticia chavista que no ha hecho sino proteger delincuentes siempre que tengan las conexiones adecuadas con el poder.