Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Las Diez cosas de la Independencia que la historia oculta | Especial La Cabilla

De toda la gente que está ahí... la mayoría no estaban. 5 de Julio de 1811. Juan Lovera 05/07/2017 5:21 PM

Especial La Cabilla

En Twitter: @la_cabilla

Aquí una breve reseña de ciertos hechos que la tergiversación, la manipulación política, la ignorancia y errores de la educación formal han obviado del hecho que celebramos hoy.

Estados Unidos, el primer ejemplo
1. La fecha fue un homenaje a los Estados Unidos de América: No fue nada casual que la celebración de nuestra independencia fuese justo un día después de la conmemoración de la fecha patria norteamericana. La inspiración desde un principio fue siempre con este proceso revolucionario, dado que los otros ejemplos cercanos (Francia y Haití) no le convenían mucho a las oligarquías criollas que buscaban un proceso que no se les escapara de las manos por el camino de la violencia radical y racial. Igualmente el proceso dio pie a la primera constitución republicana cuyas formas de gobierno federal, elecciones y derechos políticos son calcados de las trece colonias originarias. Por eso y más buscaron firmarla el 4 de julio de 1811, pero la prolongación de los debates y búsqueda de acuerdos, llevó a que el inicio formal del acto de firmas fuese al día siguiente.
2. Tardanza en las firmas: El cuadro de Juan Lovera si bien es una obra de arte de alto valor, no se ajusta a la realidad dado que varios de los firmantes no se hallaban en el Palacio Federal de Caracas donde se supone estaban todos posando mientras Miranda sale en primer plano. Las firmas se vinieron a completar más de un mes después de la fecha afirmada, para el 18 de agosto por encontrarse varios diputados en otras funciones e incluso enfrentando ya a la reacción realista  en sus lugares de origen tal día como hoy.
3. Elección de los firmantes: A la convocatoria al Congreso de la Junta Suprema de Caracas, Juan Germán Roscio propuso un reglamento que tomaba mucho del Congreso Continental Estadounidense. Proponía para la elección de representantes comicios de dos grados al estilo estadounidense donde “hombres libres” votaban por electores que a su vez elegían a los 44 representantes al congreso. Se consideraba como “hombre libre” y por ello con derecho a sufragio a todo aquel de sexo masculino, mayor de 25 años, libre, con casa poblada (casa que paga tributos, propietario) sin distinción de razas, existiendo registro de pardos, indios y negros libres sufragando.
4. Ni una mujer: En vista del reglamento anterior, la participación femenina en la declaración de independencia fue inexistente, dado que en esos tiempos la mujer no pintaba nada en estos aspectos políticos, no pudiendo ni ser sufragante primaria, ni electora y por ende, tampoco representante.
5. Todo el proceso violó el orden establecido: La independencia fue un acto ilegal, irrito, inconstitucional, un golpe, una prostituyente, un desacato… para el orden establecido legalmente por el Reino de España en ese entonces bajo el mandato del Consejo de Regencia de Cádiz que gobernaba en nombre de Fernando VII, siendo este Consejo de Regencia desconocido al querer establecer reglamentos de elección de representantes al mismo, que los criollos de Caracas y el resto de América veían poco favorables, contrarios a la cantidad de población del continente, desiguales respecto a España e ilegales por contrariar lo prometido por la Junta de Sevilla que había aceptado muchos de los planteamientos antes exigidos.


6. Prominentes firmantes: Juan Germán Roscio, Prominente escritor y prócer civil. Lino de Clemente, almirante y prócer de la independencia. Antonio Nicolás Briceño, Militar, prócer de la independencia, instigador de la Guerra a Muerte bajo la proclama conocida como “Convenio de Cartagena”. Francisco Javier Yanes, prócer civil, político y escritor. Francisco de Miranda, Generalísimo e Ilustre Americano. Francisco Rodríguez del Toro, ex-Marqués del Toro, General del Ejército Libertador, fundador del Partido Liberal.
7. Próceres Ausentes: Simón Bolívar: No era diputado pero hacía activismo político por la independencia desde la sociedad patriótica. José María Vargas: Era parte del Poder Legislativo de la Provincia de Cumaná. José Antonio Páez: Era soldado de caballería en Los Llanos al servicio de Manuel Antonio Pulido, un hacendado que lo empleaba. Antonio José de Sucre: Era subteniente y se encontraba en Margarita a cargo del regimiento de ingenieros… a los 16 años de edad.
8. ¿Algún representante se negó a firmar?: Fernando Vicente Maya, sacerdote y diputado por La Grita fue desde el inicio de las sesiones del congreso un opositor a cualquier forma de declaración de independencia bajo el argumento de que a él y a sus electores se les convocó a una Junta Suprema Conservadora de los Derechos de Fernando VII, siendo la declaración de independencia un desvío absoluto del propósito original de la convocatoria, debiéndose él a sus electores decidió retirarse a fin de consultarles su postura.
9. Todos blancos: Si bien el reglamento de Roscio establecía que cualquier “hombre libre” podía ser sufragante, elector o representante, en este congreso ningún representante electo fue negro, indio o siquiera pardo incluso cuando, como se vio arriba, muchos sufragantes llegaron a ser de razas distintas a la blanca. No llegaron tampoco a ser electores de los diputados tampoco, porque si lo pensamos bien ¿Cuántos pardos, negros o indios libres según el criterio de Roscio existían en Venezuela para el momento de la elección del Congreso?
10. El primer fraude electoral de la Historia de Venezuela: Como no podía faltar, la elección no estuvo exenta de polémicas y denuncias como todas las elecciones hasta el día de hoy. El sistema electoral de Roscio disponía que la votación para elegir a los electores se hacía casa por casa por un recolector comisionado y sus testigos, siendo este voto verbal e individual, constando en actas firmadas por los encargados. En un caso registrado en lo que hoy llamamos Carayaca, Estado Vargas, el presbítero José María González se negó a firmar el acta electoral denunciando que el comisionado para la recolección había incurrido en saltos en el reglamento al haberse repetido “votos de personas que ni están incluidas en la lista de la matrícula”, además de excluir de la recolección a vecinos que al dar sus votos de palabra, los agregaba a la opción que buscaba favorecer como elector. Estos hechos fueron notificados al corregidor de Maiquetía Francisco de Talavera quién luego informó a la Junta Suprema del reemplazo del comisionado, así como la acusación al mismo párroco de no acompañar al comisionado a registrar a los sufragantes y de presionar a los feligreses de la iglesia para que votaran a su favor, atentando así contra la libertad del voto. Hubo así fraude tanto del denunciante como del originalmente denunciado según consta en el “Informe del Corregidor de Maiquetía, D. Francisco de Talavera el 29 de agosto de 1810” que se halla en el libro “Archivo Histórico del Concejo Municipal de Caracas: Padrones 1810. Inventario n° 4338”