Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Lo Bueno y lo Infame de la lista de postulados al TSJ | Especial La Cabilla

Postulantes con más de lo requerido, y otros que, sinceramente, deberían tener vergüenza 20/07/2017 5:15 PM

Hecha la debida revisión de la lista de postulados al TSJ que pueden consultar aquí, La Cabilla encuentra cosas buenas y cosas no tan buenas. Como tal es el país, con gente buena y gente infame, igual es la lista. Siendo así, y cumpliendo con el derecho de informar y con el deber ciudadano de revisar bien a quienes pretenden ser garantes de la aplicación de la justicia, presentamos lo que nos gustó y lo que no de la lista de postulados que revisa la Asamblea Nacional para, supuestamente, renovar el alto tribunal.

Lo Bueno:
Rubén Ortiz Córdoba: Abogado litigante en el estudio jurídico Ortiz Bucaram y asociados y académico reconocido no solo en el ámbito del derecho, donde es como la mayoría profesor, sino además le es observable su formación en otras materias como la filosofía, donde igualmente también da clases en la escuela de esta carrera de la UCV, mostrando así credenciales aptas para ser reconocido con este honor y probar su valía dignificando los recintos que hoy delincuentes comprobados sin formación como Maikel Moreno o Calixto Ortega se pasean queriendo envidiar la clase de experiencia o dignidad de profesores como Ortiz.

 

Mildred Camero: Abogada especialista en derecho penal, antigua jueza y denunciante de la infiltración del narcotráfico en Venezuela desde sus inicios como jueza y como presidenta de la CONACUID, es una de las grandes conocedoras del tema en un país que justamente si algo necesita es de jueces que sepan de lo que están hablando, en especial en un país donde tantos políticos parecen estar inmersos hasta el cuello dentro de esquemas del narcotráfico que deben ser investigados, teniendo el perfil requerido para empezar el saneamiento jurídico del país.

 

Alejandro Rebolledo: Abogado penalista de su propio escritorio jurídico, profesor universitario reconocido y especialista en delitos de delincuencia organizada como la legitimación de capitales. ¿Qué mejor magistrado que ese? Alguien con conocimientos de cómo tratar con delincuentes, es en toda la regla la clase de persona que se requiere en un país para acabar con la impunidad, sin hablar de su comprobada solvencia moral carente de escándalos y afiliaciones a grupos que puedan comprometer la calidad y neutralidad de sus decisiones.

 

 

Sonia Sgambatti: Poco conocida para el gran público, pero no por ello menos relevante y necesaria para un tribunal de este tipo. Senadora una vez y vicepresidenta de Acción Democrática, su filiación partidista queda de lado cuando se nota su experiencia jurídica como Magistrada suplente de la antigua Corte Suprema de Justicia, delegada ante la OEA en la Comisión Interamericana Contra el abuso de las Drogas, y autora de numerosos artículos y libros sobre leyes. Es la clase de Magistrada necesaria por currículum para cualquier caso, y en especial para los relacionados a derechos de la mujer y género en un país donde esta legislación parece quedar atrás respecto al resto del mundo, sin que a ninguno de sus mandatarios del supuesto “gobierno feminista” parezca importarle más allá de retórica para atraer votos cuando hacían elecciones. Su militancia, en nuestra opinión, podría ser un obstáculo superado por su incuestionable formación y valoración ética.

 

Lo Infame:

José Francisco Cumare Navas: El nombre no suena a la primera escuchada ni a la segunda. Quizás tampoco a la tercera hasta que por fin se decide investigar el nombre tras búsquedas de Google y otras fuentes para descubrir que el postulado es uno de los símbolos de todo lo que ha estado mal en la justicia de Venezuela, como juez del caso criminal de mayor polémica por su impunidad en el país hasta el estallido del caso Anderson: El caso Vegas de 1973.

Inspirador de numerosas crónicas, libros y películas, toda la investigación penal hasta el día de hoy ha sido incapaz de darnos un culpable más allá de toda duda razonable por las presiones de los poderosos familiares de los acusados y sus conexiones como prominentes miembros de acaudaladas familias de entonces, en un crimen donde el único que pagó cárcel seria fue Omar “El Chino” Cano como chivo expiatorio de todo el hecho.

No sabemos si sus postulantes el día de hoy son de apellido Branger, Zuloaga, Rísquez o Vegas, lo que si tenemos claro es que aceptarlo a él sería equivalente al día de hoy aceptar a Isaías Rodríguez como premio a su “resolución en el caso Anderson.

 

Nelson Chitty La Roche: Si bien es un reconocido profesor de Derecho Constitucional muy respetado en la UCV con obra y todo aquello, el profesor Chitty cae en dos vicios. El primero, uno que supuestamente se quiere combatir como es el del partidismo o filiación política comprobada, al ser este diputado por 16 años al Congreso Nacional por el Partido Socialcristiano COPEI. No siendo nada distinto esto a los nombramientos espurios de la Asamblea anterior de Diosdado Cabello que designó a comprobados chavistas ex diputados del PSUV como Elvis Amoroso y Calixto Ortega en cargos de magistrados. Segundo, como presidente de la Comisión de Contraloría, fue promotor entusiasta del juicio político más amañado de la historia del país, como fue el de Carlos Andrés Pérez, donde tras mucha tinta y reflexión, queda probado que fue todo una componenda muy grande donde Chitty participó como actor y ejecutor de algo que hasta el día de hoy seguimos pagando. Además de esto, si en caso de quedar como Magistrado le toca decidir uno de los infinitos litigios de su partido ¿Qué garantiza la transparencia y reconocimiento de justicia en uno de estos procesos?

 

Mario Popoli: Otro nombre que a la primera no suena, hasta que se busca en Google. El referido ya fue juez, siendo destituido de su cargo en la Corte de Apelaciones por mal manejo del caso de los Bonos Bandagro, caso en su momento denunciado por Leocenis García cuando era director del Reporte Diario de la Economía. Denunciado por el referido en el contexto de la demanda por chantaje que le hizo entonces Wilmer Ruperti, donde al serle revocado su régimen de presentación, acusó al juez Popoli de estar detrás de esta decisión a causa de las denuncias que hizo en su medio sobre como el jurista benefició con impunidad a implicados de este caso. Visto todo lo truculento de esta trama, al darse desde la denuncia hasta su destitución por mal manejo del caso asesinatos, intrigas, golpes y amenazas ¿Es de verdad un candidato idóneo y probo para un cargo de tan alta majestad?

 

Juan José Molina: Con él pasaríamos de un tribunal con magistrados abiertamente chavistas, a un tribunal con magistrados intelectualmente chavistas. Diputado elegido por el Polo Patriótico en 2005 bajo el auspicio de PODEMOS, Molina es conocido por haber sido el segundo a bordo del partido liderado entonces por Ismael “Maisanta” García, de donde pasaron de ser acompañantes incondicionales del chavismo a “opositores” desde la campaña de la Reforma Constitucional de 2007. A partir de allí su trayectoria política como opositor dio más polémicas malas que aciertos, como su fallida candidatura a la gobernación de Bolívar en 2008, donde terminó apoyando a un candidato que dividió el voto; la acusación que le hiciera en ese entonces el hoy jefe del Comité de Postulaciones, Diputado Carlos Berrizbeitia de grabar reuniones donde discutían estrategias de la MUD con su iPad, con propósitos nunca explicados; su fallida reelección como diputado en 2010 y la pérdida de control en PODEMOS que lo llevó hoy a ser dirigente de Avanzada Progresista, el partido de Henri Falcón. Con todo ese currículum conocido ¿Le ve alguna aptitud como Magistrado según la idoneidad?

 

Julio Elías Mayaudón: Otro que a primera revisada no arroja nada, hasta que descubres que fue dirigente y diputado de Convergencia, partido que llevó a Rafael Caldera a Miraflores por última vez, con su gran legado para la democracia que fue la liberación de Hugo Chávez y otros golpistas de la cárcel. Volviéndose así al tema del partidismo y la ética en un país donde se supone que le gran problema es un tribunal partidizado al extremo. ¿Puede uno de los parlamentarios calderistas que avaló el indulto a Chávez, reconstruir la justicia, teniendo en su currículo semejante particularidad?

 

Luis Marcano Salazar: Profesor en varias universidades de Caracas, aspirante al doctorado en Derecho de la UCV y con obra publicada en derecho. En el papel todo bien, hasta que se recogen detalles de su vida académica y se encuentran hechos poco adecuados que en otro país harían que ni fuera considerado a un comité de postulaciones. Ejemplo de ello es un caso donde siendo profesor en la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV, el referido jurista fue sacado a golpes de un aula por un hombre que lo acusaba de haber acosado sexualmente a su esposa, alumna de uno de sus cursos, en forma de hacerle una propuesta para “presentar un examen en el jacuzzi”. Hecho ampliamente conocido por numerosos alumnos de dicha escuela que dan fe del mismo y que no lo olvidan ni al escuchar su nombre como posible magistrado del nuevo Tribunal Supremo de Justicia del país.

 

José Gregorio Morales: A día de hoy y desde hace diez años es Fiscal Aeronáutico, en un país donde bajo su gestión se han dado incontables accidentes e incidentes aeronáuticos. Desde el caso Transaven, los numerosos accidentes que ha dejado Conviasa, el vuelo 518 de Santa Bárbara Airlines hasta los muchos aviones privados estrellados en Los Roques, el fruto de esto han sido muertos, daños en aeronaves, escándalos de corrupción en las autoridades aeronáuticas y aerolíneas, y NI UN SOLO PRESO por todo esto, dado que a día de hoy, ningún presidente del INAC ha sido investigado, ningún jefe de transporte aéreo imputado o siquiera citado algún directivo de Conviasa por los muchos accidentes, escándalos y desfalcos que allí se han dado, teniendo la potestad para hacerlo. Súmele a esto, haber sido el fiscal encargado por la hoy heroína Luisa Ortega, para encabezar la persecución contra los antiguos dueños de Globovisión, persecución que solo buscaba presionar a los empresarios para que vendieran el canal a personajes de clara afiliación chavista y de dinero con dudoso origen. Así, un fiscal aeronáutico que no ha podido imputar a nadie en un país donde lo que ha sobrado es accidentes aéreos y, de paso, un verdugo a destajo de los medios ¿Podrá impartir justicia?