Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Película Cabilla: Rebelión en la Granja. Comunismo animado.

Los cerdos, analogía del comunismo. 09/09/2017 10:00 AM

Equipo Cabilla

El Equipo Cabilla realiza trabajos especiales, de investigación y análisis.

El comunismo siempre actúa igual. Desde su primera tiranía establecida en la Rusia de 1917 hasta la Venezuela de hoy donde avanza a pasos agigantados consumiendo lo que alguna vez fue una sociedad. Iniciando siempre prometiendo la transformación de un sistema corrupto y opresor, en una utopía de igualdad y felicidad social donde todos trabajando de forma equitativa tendremos los mismos derechos y ganancias. Claro, esa es la promesa, la realidad es lo que ya todos conocemos. Ese sistema opresor de las libertades desde lo más sencillo como la libertad de elegir que comer, hasta la libertad de cómo vivir, a que dedicarse o hasta a quién amar.

Este supo verlo brillantemente George Orwell, quién plasmó de forma fabulada en su obra literaria “Rebelión en la Granja” de 1945, el ascenso y desarrollo de la Unión Soviética y el régimen stalinista, de una manera tan entendible que fue posible pocos años después que fuera llevada al cine de dibujos animados por Joy Batchelor y John Halas en 1954, en una versión sin desperdicio alguno para comprender la actuación de las tiranías comunistas desde su etapa pre-revolucionaria hasta su ascenso y consolidación como tales.

Aquí es fácilmente identificar los elementos que siempre posee una revolución que se transforma en un estado totalitario. Desde el instigador del Cerdo Mayor, Bola de Nieve al principio siendo el líder socialista blando desplazado por Napoleón, el Stalin de la partida; pasando por los perros que representarían el horror de la Cheka de Féliz Dzherzhinski y sus derivados posteriores de represión, Wimper que representaría a los negociantes capitalistas que nunca faltan para negociar con las tiranías sin importar cuan sangrientos sean sus frutos, hasta la pared de las reglas, que representa perfectamente con sus cambios según las necesidades del tirano, las sucesivas constituciones y constituyentes donde es ley su opresión.

Una obra fundamental para todos, a fin de que abran los ojos frente a la instauración de un totalitarismo que pretende cegarnos a todos, a fin de que el dominio de los cerdos sea absoluto y todos seamos sus esclavos.