Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

#EntrevistaCabilla con Federico Boccanera: Los chavistas no son venezolanos

22/02/2018 9:40 AM

Equipo Cabilla

El Equipo Cabilla realiza trabajos especiales, de investigación y análisis.

¿Cómo subtitular a un hombre capaz de llamarse a sí mismo “traidor a la patria chavista”? No caben ni alegorías ni prólogos ni epílogo ni colofón: Federico Boccanera no lleva subtítulos. Aunque podríamos decir que es tajante, certero, crudo, inapelable en sus sentencias e insuperable en sus análisis de profundidad, igual, los subtítulos están siempre de más.

Es quizás difícil para el simple mortal, seguir el ritmo de su análisis del país, pues parece siempre llevar dos o tres pasos adelante. Así, el desprevenido, puede sentir que está hablando de otro país o de otra realidad alterna. La reacción del menos avezado es señalar a la salud mental del emisor del mensaje, como siempre hace el ignorante de la vida más allá de la vida. “Este tipo está loco”. Pero pasan los días y el desprevenido ve los hechos, ve las cosas y de repente, le cae un rayo, se le atraviesa como un gato negro en medio de la noche de luna llena un deja vu. Así, recuerda, que “hubo un loco que dijo algo como eso, que advirtió algo de esto, que yo leí por alguna parte”. Generalmente, no recuerdan el nombre del “loco”, pero son capaces de repetir su argumentación tres meses después ante la fuerza de los hechos, generalmente sin reconocer la autoría del argumento ni recordar siquiera dónde, cuándo y cómo fue que llegó a escucharlo o leerlo.

A Boccanera no parece molestarle verificar, en efecto, esa situación. Como pez en el agua de las redes sociales, más bien parece disfrutarlo. Uno puede asegurar, sin saberlo, que más de una vez suelta una carcajada al ver a castas palomas de la beatería, tomar argumentaciones de feroces halcones de la guerra del teclado, pero tres o cuatro meses o hasta un año después de que en efecto se hicieron advertencias. La frustrante verificación del extravío, tragicómico, más bien es aliciente en medio de la locura de los “analistos” o “analisiados”, tiranos de la opinión políticamente correcta, asalariados de la falsa cordura, corderos de Dios que quitan los pecados del mundo, mientras pecan de colaboradores.

Pero volvemos al principio. ¿Cómo subtitular a un hombre capaz de llamarse a sí mismo “traidor a la patria chavista?”. La respuesta quizás sea más que obvia: no caben subtítulos. Quizás habría que decir, en honor a la verdad, que para sus amigos Federico Boccanera es amigo real y sin apelación. Pero siendo parte del Equipo La Cabilla el entrevistado y el entrevistador, vale la pena decir en honor a la verdad que no hubo en esta entrevista ni miramientos ni contemplaciones. Cosa que, obviamente, demuestra que La Cabilla es tan dura como él, quien la ha moldeado en fortaleza, desde que se planteó como proyecto editorial en una mesa, café de por medio, en la Venezuela que nos atormenta.

En su perfil de twitter, se declara “traidor a la Patria Chavista”. ¿Podría explicarnos a qué se refiere?

Significa que no contento con desconocer la existencia de ese chancro purulento al que llaman “patria chavista”, lucho contra esa infección en la medida de mis posibilidades, y en el proceso, soy perfectamente capaz de aliarme con otras “patrias”, de convertirme en su agente, si eso ayuda a la causa.

Los chavistas no son venezolanos, tampoco son cubanos, en realidad, no tienen nacionalidad, y esto se explica en forma muy simple: no desean un país, desean una madriguera, de paso, se sabe desde tiempo inmemorial que la prostitución no tiene patria.

Por cierto, no soy nada original en mi posición.

Siendo profesional en actividades completamente distintas a la política, ¿En qué momento sintió Federico Boccanera la necesidad de entrar en política como analista, activista o como ciudadano con responsabilidad en lo político?

El momento definitivo ocurrió en 2005, cuando sentí que se había perdido el mejor momento para hacer algo, para ir hacia una verdadera insurrección, cuando hubo esas elecciones que fueron desertadas en más de un 90 % tanto por chavistas como por opositores, ese fue el mejor momento de desobediencia universal al poder, por el cual hemos pasado, y en vez de sacar provecho de ese potencial, los políticos optaron por la vía “electoral”.

En ese momento capté que había algo que no funcionaba de ninguna manera, sospecha que arrastraba desde los hechos del 2002 y el 2003, pero no tenía claridad, no encontraba una explicación. Entonces decidí que me pondría a estudiar en serio (por mi cuenta), y al mismo tiempo decidí activarme políticamente, para poder disponer de experiencia y conocimientos de primera mano. Como ya conocía mucha gente metida en política, incluso a alto nivel, no me resulto difícil.

Tampoco me resulto difícil estudiar, no solo porque nunca he dejado de hacerlo, sino porque el estudio de la historia, del poder, se transformó en una pasión, una pasión que ya dura 14 años, y que ha terminado por conformar una extensa biblioteca/videoteca, tanto real como electrónica.

¿Qué ha sido lo peor que ha hecho en política? ¿Se arrepiente de algo?

No me arrepiento de ninguna de mis peripecias políticas, todas destinadas al más rotundo fracaso, pero sin esa experiencia, entretenida a veces, dramática a veces, no contaría con ese conocimiento que solo lo vivido te puede proporcionar, y que es imposible adquirir mediante cursos, libros o simples conversaciones.

Me arrepiento eso sí, de la enorme cantidad de precioso tiempo vital, que le dediqué a eso, pero solo en el sentido de que se habría podido aprovechar, para hacer algo más productivo, a nivel personal, o familiar.

¿Para qué le han servido a usted los 20 años de chavismo? ¿Para qué le han servido al país?

Me han servido para adquirir la cultura política que tengo, lo cual es magro consuelo en vista de los resultados. Me han servido también, para aprender a tomar decisiones totalmente opuestas al confort y a la certidumbre, y enfrentar las consecuencias con cierta serenidad, y me refiero sobre todo a la decisión de emigrar, la cual no solo no es fácil, sino que en muchos casos, nunca deja de ser difícil.

Al país le podrían servir como escarmiento, pero dudo mucho de esto, porque el país no ha cambiado para nada, los que dicen que ya no existe la Venezuela que conocimos, no tienen idea de lo que hablan, o sencillamente mienten. Lo único que ha dejado de existir es una ficción tragicómica, más bien melodramática, para ser sustituida por una de terror. De paso, si estudian la historia, entenderán que no es la primera vez que el país decae en una crisis profunda, autodestructiva, casi suicida.

¿Ve salida a la actual situación en Venezuela, más allá de la rumorología, generalmente malsana, de redes sociales y “opinadores” de postín? ¿Ve una solución temprana a nuestro padecimiento nacional?

No, no habrá solución rápida a la actual situación, la “temprana”, hubiese podido darse en 2002, a más tardar en 2005, pero lo que impidió que eso fuese así, hoy en día se ha consolidado como una fatalidad que realimenta al poder, y que lo pone todo mucho más difícil. Ya no es lucha contra un mero régimen, sino contra un Estado privado y transnacional que es tentáculo de poderes globales, y a su vez tiene los suyos, enterrados en todo poder formal y fáctico.

Organizar, activar y coordinar una operación internacional/nacional de resistencia, conspiración y confrontación final contra el Estado chavista y el Estado rentista, monstruo de dos cabezas transformado en multinacional de males planetarios, llevará años ¿cuántos? es difícil saberlo, pero me sorprendería mucho cualquier resultado positivo de aquí a 5 años.

¿Tenemos patria?

No. Tenemos una “matria”, que es puta.

Una puta fea, barata, y cargada de vicios y enfermedades.

¿Venezuela se acabó? ¿O queda algo aún que rescatar?

Venezuela sigue, porque el proceso histórico de evolución al revés que determina su inagotable vocación para la decadencia, ese proceso no se ha detenido nunca. Queda un territorio y una población que pueden ser transformados, porque la humanidad de por si nunca ha sido garantía de calidad, ni de bondad, ni de nada parecido, aquí y en todo el planeta, y a lo largo de la historia. La humanidad es algo que existe para ser moldeado por los vencedores.